La leyenda oculta de Togo

Algunas plumas de gallo, una estatuilla de santo y una botella de ron explicarían la clasificación de la Selección de Togo al Mundial de Alemania 2006, la primera ocasión que este país africano se presentaba en el máximo torneo de fútbol. “Son rituales demoniacos”, denunció Ferdinand Caldeau, autor de Togo: del Umbanda a la FIFA, un complejo ensayo metafísico y deportivo. Caldeau, hijo de un diplomático francés y nacido en Haití, es quizá el máximo conocedor de las relaciones entre el fútbol y las religiones africanas. “Estos pactos con el maligno son los que le hacen tan mal al fútbol; se pierde el espíritu de competencia y son claros atentados contra el fair play“.

Las declaraciones de Caldeau fueron asombrosas. “Nadie puede avalar que una escuadra como la de Togo tenga su lugar en el Mundial; el demonio ha debido meter la cola”. Según el investigador, la magia negra es la causa de la clasificación. “La cultura africana posee conocimientos ocultos, muy ocultos, inclusive ocultos para los propios africanos. Claro que nosotros, occidentales, podemos acceder a ese saber. No me pida que le diga cómo. Lo que sí puedo decirle es que ellos están en contacto con fuerzas oscuras. El uso del umbanda y rituales prohibidos es la única explicación posible a la clasificación”.

Sin embargo para Caldeau no todas son sospechas. Pruebas “irrefutables” apoyaban su explicación. “Sabemos que entre los integrantes del cuerpo técnico hay un médico brujo, quien ha estado detenido por practicar el canibalismo. Un allegado a la delegación me informó que durante un amistoso en el Congo, el equipo togolés devoró al árbitro por haber cobrado un penal. Inclusive se dice que ellos, antes de los partidos, no presentan lista de jugadores sino que presentan un menú. Ilustración de esto es que durante una contienda que los enfrentó al equipo Zulu Soccer Team, al terminar el encuentro, esta escuadra abandonó la cancha con 8 jugadores, sin que ninguno haya sido expulsado”, declara un enardecido Caldeau. “Es más, sabemos que llevarán a Alemania una olla enorme, la cual ubicaran en el córner, con la que se busca intimidar a los rivales”.

La leyenda negra que rodea a Togo no terminaba ahí. También Caldeau refería rituales que conectan a la Selección de fútbol con el vudú. “Hemos identificado al menos dos jugadores de Togo, los cuales, según nuestra lectura, han muerto hace 72 años”, afirmaba el autor.

Según Caldeau, jugadores como el inglés T. S. Anderson y el alemán F. G. Heiddagor han sido blanco de reanimación zombi y puesto a entrenar a favor de Togo. “No es la primera vez que Togo usa el vudú. Sabemos que han querido reanimar a Napoleón para lograr su independencia, pero la moral se los ha impedido. Claro que esta es una situación de mayor importancia para el país y por eso han caído en semejante falta ética”, refiere Caldeau.

A pesar de las demenciales denuncias, el periodista intentaba conservar el buen humor. Una muestra de ello fue su afirmación: “muchas veces se dice que a determinados futbolistas les falta pasión y no duda en llamárselos muertos. Creo que con Togo esa afirmación es cierta”.

La leyenda oculta de Togo

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *