Realidad o fantasía II

La fase de semifinales de la liguilla mexicana ha llegado a su fin y a pesar de lo sorpresivo de los resultados en los juegos de vuelta, la lógica se impuso pues Pachuca y Universidad Nacional disputarán la gran final del torneo Clausura 2009 de nuestro fútbol.

Realidad o fantasía, queda claro más que nunca que la liguilla es un torneo completamente diferente al campeonato regular y cerca estuvieron poblanos y juarences de dar la nota grande este fin de semana.

Realidad o fantasía queda a criterio de muchos y de las diferentes fanaticadas, pues lo que para unos era una realidad para otros era una ilusión y viceversa.

Puebla perdió el primer juego ante Universidad y todos pensaban que estaba escrita la historia, pero una vez más el fútbol mostró que es una caja de sorpresas y de no ser por el atinado remate de Verón en el minuto 90, hoy estaríamos hablando de un Puebla que con justicia hubiese llegado a la final. Universidad Nacional festejó como si hubieran ganado el mismísimo título, el drama se dejó ver en las tribunas, como una historia de película y el gozo de los poblanos se fue al pozo.

En la otra semifinal Pachuca impuso condiciones pero dejó una sabor de boca agrio con su última actuación ante Ciudad Juárez, quienes llegaron más que muertos al Huracán y estuveron a 50 centímetros de eliminar al aún favortio Pachuca en su propio terreno.

Fantasioso iba resultando el marcador de este juego en donde nuca estuvo elimando el Pachuca, pero la derrota en su estadio y en las condiciones que se dio, ante un equipo que mostró más ganas y orden que fútbol, resultó lamentable.

Puebla a mi parecer mostró más argumentos futbolísticos que Ciudad Juárez en su condición de equipos sorpresa en esta liguilla, al final es de reconocerse la actitud y corazón que pusieron estos dos en sus eliminatorias que hicieron de esta liguilla algo especial en cierta manera.

Pachuca y Pumas decidirán quién es el mejor de este torneo. De seguir la lógica, los hidalguenses deberán levantar su sexta corona en México, mismo número que Universidad de concretar otro heroico capítulo como el del pasado sábado.

Veremos en qué termina esta historia con dos equipos que se vieron muy mal en sus juegos de vuelta pero que para esta final, ciertamente, deberán evitar confianzas y hacer lo que saben hacer, jugar al fútbol.

Que gane el mejor.

Realidad o fantasía II

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *