Nomás fue una charlita pambolera

Hace poco platiqué con un amigo que es “aficionado” al fútbol y externaba su indignación por la llegada de Javier Aguirre al frente de la Selección Nacional (ya ni tan nacional). Entre muchas de sus inconformidades, las siguientes son las que más han lastimado su corazón: la convocatoria de Óscar Pérez y Cuauhtémoc Blanco, la marginación de Oswaldo Sánchez, el no llamado de Marco Palacios, y el olvido cruel que los aficionados hemos arrojado sobre Hugo Sánchez en su etapa como seleccionador.

Primera inconformidad. Estuve de acuerdo con él en que Óscar Pérez no debió ser llamado ni siquiera por un acto de caridad. Sin embargo, y con ganas de hacerlo rabiar, diferí con él sobre el regreso del Temo a la Selección. ¿Por qué? Él argumentó que era un jugador viejo, poco creativo, problemático y sin un historial que lo avale para portar la verde. ¡Esas fueron sus palabras! No obstante, se aferró a la idea de que Leandro Augusto (y no S(Z)inha) debe ser el hombre que se encargue de la orquesta verde en la cancha. Antes de responderle tomé conciencia del equipo del cual es partidario este amiguito mío: Pumas.

Segunda inconformidad. Como sacrilegio consideró la decisión de Aguirre de no convocar a Oswaldo y ceder la estafeta a Ochoa. “Oswaldo ha sido el pilar de la Selección, es la voz en el campo, es la experiencia”, alegó. Lo único que hice fue recordarle que Oswaldo, que es un gran portero (y más de club) poco ha lucido y aportado en la cancha enfundado en la camiseta nacional. Le cité algunos ejemplos: en el Mundial de Alemania 2006, Portugal le anotó dos goles, Argentina dos goles, que pudieron ser evitados. En un partido amistoso contra Corea le anotaron un gol por demás estúpido ¡en el área chica!. Contra la misma Argentina, en Copa América, recibió tres goles por sus malas salidas ¡en el área chica!. Recientemente Jamaica y Canadá lo hicieron ver mal con tiros de largas distancia, por estar mal parado ¡en su propia área! En conclusión, los goles que ha recibido Sánchez han costado eliminaciones. Sin duda, cada Santo tiene su capillita. ¿Qué habría alegado si Oswaldo fuera puma?

Tercera inconformidad. Como buen puma, mi amigo cree que todo jugador universitario debe ser seleccionado nacional. Si bien es cierto que se carece de centrales con carácter y fútbol, el llamado Pikolín o Picolín (a nadie le interesa cómo se escribe, el mote lo dice todo) no es más que un muchacho queriendo jugar cascaritas cada ocho días. “Pero si es el mejor central de México y tiene garra”, arguyó mi amigo el puma. Con mesura le respondí que se imaginara a Palacios jugando contra Inglaterra, Brasil u Honduras, que lo visualizara dominando un balón. ¿Qué creen? Mi amigo calló.

Cuarta inconformidad. Para él Hugo Sánchez fue víctima de la idiosincrasia del mexicano, que no puede comprender el éxito de una persona y lo desquita con envidias (no está tan alejado de la realidad). El colmo fue cuando dijo que Hugo necesitaba por lo menos otros ¡cinco años! para acoplarse al sistema del fútbol nacional y entonces sí México sería ¡¿campeón del mundo?! Sólo atiné a decirle que hay escalones firmes y de todos tamaños. ¿Cuál pisarías si fueras Hugo? El amigo puma concluyó su charla futbolera con la siguiente frase “salvo yo, nadie sabe de fútbol”. Un Goya para mi amigo el puma.

8 comentarios

  1. michell miércoles 27, mayo 2009 at 10:09

    excelente nota….!!! los pumistas, asi como todos los villamelones del futoblmexicano son vicerales, bobos, y con carencia total de objetividad en sus comentarios, cero coherencia entre lo ke piensan, dicen, sienten y hacen…es penoso!

    Oda al escritor!!! de este articulo.

  2. Israel miércoles 27, mayo 2009 at 10:43

    muy buena nota y mas que eso muy atinada… aunque a tu amigo se le olvido mencionar que una ves los pumas completitos representaron a Mexico y no muy bien que digamos… y vemos que todos los pumas estan cortados con la misma tijera con la que fue cortada Hego Sanchez… hay que ser mas humiles y aceptar cuando un jugador es de club y no de seleccion… esa parte me encanto.

    Felicidades.

  3. Isaura miércoles 27, mayo 2009 at 11:02

    Pos, nada tengo yo contra los Pumas (nada muy hondo, digamos), pero celebro, sí, oh, que Oswaldo no sea más el portero de la verde, con todo y que amo a los Santos de Torreón (por su afición y por el pony aunque ya no juegue ahí). Ampliamente de acuerdo en que el Conejo (paradojas de la vida con este mote) no es el portero ideal.
    No sé nada de lo demás, sólo soy una chica, muaja já.

    El autor de esta nota es harto combativo, que siga escribiendo.

    Felicidades Jairo (a ti y a tus colaboradores)

  4. Jair miércoles 27, mayo 2009 at 11:25

    Elias, me parece que la nota salio de un dia de cervezas en la casa, hablando sobre futobol, politica y religion, en cualquier casa el fin de semana.
    Te soy sincero, la nota no me aporta, solo me muestra el fanatismo que puede tener una persona cuando su equipo avanzo a la final, que defendera a capa y espada la posicion de cada jugador y justificara hasta el error mas grande como una cualidad o virtud.
    Por otro lado, el polemizar sobre un Director Tecnico que ha sido tan arrebatado cual Lider de Partido Politico, es ya conocido y no se si ya llegamos hasta el termino de “necear” en si es bueno o no.

    En fin, el futbol es asi.

  5. George miércoles 27, mayo 2009 at 15:12

    Gran gran nota, tan grande como la vida misma. Hoy en día, todo puma defiende su playerita, haciendo añoranzas a su querido Hugo Sánchez, es una pena que carezcan de objetividad y falta de sentido común, a diferencia de comentarios previos, a mi sí me aporta bastante esta nota, porque realmente nos damos cuenta que todo puma, es como lo describe Elías en la nota.

    Por otra parte, El Conejo Pérez, que demonios hará en la selección? solo Aguirre sabrá por qué hizo eso.

    Y como un comentario final… Un 60% de amistades que le van a pumas, fueron aficionados al América, pregúntome yo, ¿que objetividad podrán tener respecto a comentarios futbolísticos?

    Solo puedo decirles una cosa… VILLAMELONES

  6. Mauricio miércoles 27, mayo 2009 at 16:47

    Simplemente felicitar a Jairo por contar con gente tan capaz y tan objetiva en sus comentarios. Para ser mas exactos el Licenciado Sergio Sánchez y el Licenciado Elías Leonardo deben ser tomados en cuenta para el Marca de España y el Ole de Argentina, buenas tardes.

  7. Miguel Sánchez miércoles 27, mayo 2009 at 19:33

    Elías, te felicito por tu excelente nota. A alguna gente podrá antojársele demasiado crítica, pero es porque está acostumbrada a las banalidades sintéticas de la mayoría de los que escriben de deportes. Pasando al texto, estoy de acuerdo contigo en lo de Palacios, Óscar Pérez y Oswaldo, aunque hay que hacer notar que Ochoa brilla intensamente en el América mientras en la selección es sólo uno más y habrá que tenerle paciencia; Cuauhtémoc tiene mucho que dar, sobre todo en las eliminatorias, pues su juego hace daño a los rivales de zona, y en cuanto a Hugo, hay una parte cierta: es objeto de envidias y resentimientos por sus triunfos y por su arrogancia, sin la cual no sería quien es, pero es indiscutible que la selección bajo su mando jamás se vio siquiera regular. Recibe un abrazo y hazlo extensivo para tus lectores, entre quienes me cuento desde hace tiempo. Marca, Olé y Esto ya quisieran un redactor así.

  8. Pingback: Tweets that mention Nomás fue una charlita pambolera | ELBUENFÚTBOL* -- Topsy.com

Your email address will not be published. Required fields are marked *