Un Imperio llamado Barcelona

Sí, una vez más el Barcelona ha dejado claro que hoy por hoy es el mejor equipo del mundo y no hay nadie que si quiera se le acerque. Este miércoles 27 de mayo Barcelona se adjudicó su tercera Copa de Europa al derrotar en el juego final al Manchester United de Cristiano Ronaldo y compañía.

Parecía en el inicio una noche complicada para Barcelona, pues apenas en 8 minutos ya los ingleses llevaban cinco tiros a gol por cero de los catalanes y la posesión del balón simplemente era arrolladora.

Pero una vez más la calidad se impuso y en la primera jugada al ataque de los azulgrana, Samuel Eto’o puso de cabeza al Olímpico de Roma y decretó el uno a cero que condicionó el juego y la táctica del mismo.

De ahí en adelante la tónica del juego se convirtió en un monólogo culé y dominaron a un Manchester hasta el grado de anularlo por completo, de propiciar errores y fallas que era difícil de ver en este equipo a lo largo del torneo continental.

Otra vez Xavi e Iniesta, fenomenales, extraordinarios en su andar por la mitad del campo, ganando en tiempos y ritmos el duelo ante la ofensiva del United, condenaron tácticamente el juego y fueron determinantes como todo este año lo fueron para el FC Barcelona.

El juego no resultó lo espectacular que se esperaba y es que era una final en la que no se permitía distraerse o perder una marca. Barcelona simplemente fue perfecto del minuto 8 en adelante y las cartas estaban puestas.

La segunda mitad resultó cerrada, ríspida y con un Manchester que parecía se animaba a apretar el acelerador y con la entrada de Carlos Tévez se esperaba algo distinto de los rojos, pero no pasó absolutamente nada. Por el contrario, fue Henry y Messi quienes sin tener el partido más brillante de su carrera, brillaron con luz propia y volvieron loca a la zaga inglesa quienes fueron víctimas de la magia culé.

Xavi se encargó de abrir el camino para el segundo gol al centrar desde la derecha con exactitud de billarista y Lionel Messi, a pesar de su pequeña estatura, se levantó ante la mirada atónita de los espectadores y puso el remate con la cabeza cerca del ángulo superior de Van der Sar, quien sólo se dispuso a ver el gol que mataba cualquier tipo de aspiración inglesa… ¡Magia en el Olímpico!

Barcelona ha levantado su tercera Copa de Europa y vive hoy por hoy un momento extraordinario. Es impresionante ver el juego de esta escuadra, perfectamente dirgida, con jugadores de clase mundial, con un juego sofisticado y práctico al mismo tiempo, y que en cuestión de segundos puede pasar de un estado al otro. Juegan, se divierten, lo disfrutan y además son asertivos en todos los sectores de la cancha.

No hablo de perfección porque en el fútbol el acierto y el error van de la mano, pero este Barcelona por momentos pareció tocar la perfección cuando paseaban el balón y le daban un baile a una escuadra poderosa y que se presumía como el único equipo que en Europa podría desbancar a los culés. No fue así y Barcelona consiguió el triplete que muy pocos en su historia han conseguido.

Europa se rinde ante el campeón, ante el Barcelona de Messi, de Eto’o, de Henry, de Puyol y compañía, y esta etapa del Club será recordada a través de la historia como la más brillante quizás, esperando qué viene para el futuro.

Mantener este nivel será complicado, no lo podemos saber, pero hoy vale la pena disfrutar lo que este equipo ha hecho en la cancha y lo que ha ganado. A los que nos gusta el fútbol sólo nos queda congratularnos por tener la oportunidad de presenciar a un equipo que simplemente es el mejor del mundo en todos los aspectos posibles.

Barcelona es el Rey de Europa y no hay más.

Un imperio llamado Barcelona

FacebookTwitterWhatsAppEmail

1 comentario

Responder a Daniel Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *