La copa está… ¡en las manos de Bernal!

Sergio Bernal levantó la copa, la sexta corona de la Universidad Nacional Autónoma de México. El sexto rugido puma. Las manos del capitán cargaron toda la historia del fútbol universitario, alzaron el orgullo de la mejor institución educativa del país, llevaron a la parte más alta el esfuerzo y el compromiso de todos sus compañeros.

Las manos de Bernal, que por momentos se equivocaron, regalaron un gol y pusieron la victoria en suspenso, tras un disparo de Chaco Giménez. Las mismas manos que atajaron de manera impresionante los embates de un gran equipo como Pachuca, el líder del torneo. Las manos cansadas de Sergio, que tienen que cargar 20 años de experiencia, 20 años de esperanzas consolidadas, 20 años de buen fútbol. Las manos de Sergio, que ahora tiene cuatro motivos para sonreír, sostienen el Clausura 2009.

Sergio Bernal levantó la copa. Ese triunfo que cayó de los botines de Pablo Barrera, de las lágrimas de Pikolín, de la sabiduría del Tuca. Bernal levantó la copa, a pesar de sus carencias ortodoxas de arquero. Cargó el trofeo de campeón que marca la diferencia y pone a los Pumas de la Universidad en la cima futbolística.

Campeones del fútbol mexicano, por sexta ocasión, los Pumas se sostienen de las manos del único personaje que ostenta cuatro trofeos, de cada integrante del equipo que derrochó pasión, esfuerzo y determinación; de la historia universitaria; de la exitosa y mejor cantera; y se sostiene del corazón azul y la piel dorada del Goya que hoy retumba en el estadio Hidalgo y en toda la nación universitaria.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *