Argentina: Un mar de dudas

El seleccionado argentino dirigido por Diego Armando Maradona cayó una vez más en las eliminatorias sudamericanas, esta ocasión a manos de Ecuador en juego disputado en el estadio Atahualpa de la ciudad de Quito. Los tantos del equipo local fueron obra de Walter Ayoví y Pablo Palacios a los 71 y 82 minutos de tiempo corrido.

Nuevamente el equipo albiceleste no estuvo a la altura y terminó perdiendo un juego más de la eliminatoria. Una vez más el mito de la altura volvió a ser factor en un equipo argentino que en esta ocasión mostró mejores argumentos futbolísticos que en el juego contra Colombia, pero que definitivamente este tópico de la altura los mató mentalmente.

Tévez tuvo el uno a cero a favor pero erró un tiro penal cuando estaban empatados a cero goles. Messi tuvo oportunidades, de hecho parecía que el astro argentino del Barcelona iba a definir en cualquier momento, sobre todo en la primera mitad, pero no tuvo suerte.

Es realmente inquietante lo que pasa por la mente de los jugadores argentinos cuando van a la altura. Es mucho más que un simple temor, es un fantasma que vive con ellos y que no pueden quitárselo de encima. Argentina es un equipo tradicionalmente poderoso, ni quien lo dude, pero justo en este proceso ha adolecido de muchos males que antes no existían o al menos no se pretextaban.

Argentina ha ganado en la altura de La Paz, ha ganado en todas las canchas de Sudamérica. La realidad es que están jugando mal y que tácticamente no es un equipo armonioso ni efectivo, pues históricamente cuando no jugaban bien, las individualidades aparecían, pero ahora ni eso.

Las grandes estrellas que ganan todo en Europa y que son fundamentales en sus equipos, parece pesarles las casaca albiceleste y hablo de un Messi, de un Tévez, que son jugadores que deben tener un peso específico grande en el seleccionado. Pero algo pasa, no se entienden, no quieren o realmente les pesa jugar en ciertos escenarios.

Es un hecho también que equipos como Ecuador, Chile, Paraguay, los mismos venezolanos, ya no son aquellos equipos que se espantaban al ver las camisetas de los colosos del continente, Argentina y Brasil. Ahora se dan cuenta que pueden aprovechar esas condiciones, las cuales siempre han tenido, pero les faltaba actitud, esa actitud que ahora tienen y que han hecho sentir.

La gestión de Maradona al frente del seleccionado argentino ha sido por demás accidentado y es que los resultados no lo han acompañado, además el conflicto con Riquelme, el 10 del equipo, ha sido el golpe más duro para El Pelusa como hombre que toma decisiones en el equipo.

Argentina tiene juegos muy complicados por delante, le esperan Brasil en Buenos Aires, visitará a Paraguay y a Uruguay entre los más complicados. Debe regresar a sus argumentos que históricamente lo han puesto en los planos más altos del fútbol mundial y dejar a un lado situaciones extra que le están haciendo daño.

Aún están a tiempo…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *