Estupideces habemus

A toda hora y en todos lados hay alguien que dice alguna grosería (majadería o insulto para todo tipo de oídos) que pueden ocasionar reacciones diversas, como pueden ser molestia o simpatía, dependiendo de la forma en que se expresen. Hay quienes todavía se ofenden por una mentada de madre cuando la progenitora no está presente. Chale, los seres humanos somos tan aprehensivos con cuestiones insignificantes. La mentada nos recuerda que tenemos (o tuvimos) madre. Bueno, pero hay a quienes se les resbalan los improperios. “Hijo de la…”. Uno más, uno menos, ¡no pasa nada!

De alguna u otra manera la grosería podría estar ligada a la estupidez, y no precisamente por la falta de cultura para usar el lenguaje, sino porque de manera manifiesta la llevamos a la práctica. ¡Ser y nacer estúpido si es una ofensa! Citemos el caso de un banco donde hay más de 13 ventanillas de atención a los clientes y de las cuales sólo funcionan tres. Una estupidez del banco y una ofensa para el cliente (que también estúpido se tiene que aguantar). Y ya que hablamos de bancos y dineros, la estupidez (entiéndase grosería) irradia en el fútbol.

Nos parecen de antaño frases como “por amor a la camiseta”, “lleva los colores en la sangre”, “nada como la Selección”, «se mueren en la raya”, “sudan sangre”. No, nos engañemos, son añoranzas de lo que alguna vez fue (si no pos cómo). Hoy en día son groseras las cantidades que se fijan para la venta de boletos, playeras y chunches de los equipos. ¿En verdad los valen? Digo, basta ver el nivel de juego que hay en nuestra liga y que se ve reflejado en los torneos internacionales que disputamos tanto en clubes como en Selección. ¡Yupi, se le ganó a Trinidad… con todo y Tobago! Si bien no hay que ser malinchistas, tampoco seamos estúpidos.

Digno de mención honorífica a la estupidez (quedamos en que es grosería) es el costo de los futbolistas, que tal cual mercancía no tienen voz y voto para elegir su destino y transitan sin ¿espíritu? a donde el patrón diga. Kaká y Cristiano Ronaldo, dos jugadores, dos, le costaron más de 200 millones de dólares al Real Madrid. También seamos honestos, paga el que puede y el que quiere. Ojo, no está en duda la calidad de ambos jugadores, pero con ese dineral ¡qué no podríamos hacer millones de estúpidos!

Billetes van, billetes vienen. Futbolistas van y vienen. Los aficionados van y… (grosería), no se enojen, es el sentimiento que deja el espectáculo pambolero en quienes confiamos nuestros salarios, ahorros, quincenas, préstamos y robos para ver una pasarela de piernas sin sudores, de monitos montados en una plataforma pastosa imitando (actuando) lo que alguna vez fue llamado el juego del hombre. Venga, sigamos ofendiéndonos e insultándonos, sigamos con este nivel de juego, sigamos apoyando la mediocridad que vive nuestro fútbol, sigamos pagando por nada, sigamos creyéndonos las excusas de los federativos. ¿Vale la pena enojarse si México no llega al Mundial? ¿vale la pena seguir yendo a los estadios? Mientras la estupidez no diga otra cosa, no nos alteremos por una mentada de madre. ¡Qué tanto es tantito, hijos de…!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

3 comentarios

  1. Miguel Sánchez lunes 15, junio 2009 at 9:47

    Hay cosas que ofenden más que una grosería, y una de ellas es que nos quieran ver la cara. Efectivamente, El futbol mexicano (del mundial luego hablamos) es una porquería de un nivel bajísimo y, para colmo, los comentaristas, analistas y locutores dan lástima. Algo muy malo está pasando en nuestro país cuando tenemos un futbol tan mediocre y un gobierno que nos expolia y nos engaña como si fuésemos idiotas, y he escuchado a personas supuestamente sensatas decir que ambos nos los merecemos. En fin… Quizás exista gente que de veras se los merece. Un abrazo.

  2. Israel lunes 15, junio 2009 at 10:06

    Una mentada es igual a:
    – ganar 2 a 1 a trinidad y tobago
    – agunatar a los comentaristas diciendo mexico merecia meter 5 goles (y con trabaos metio 2)
    – perder con paises que no tienen ni para zapatos de futbol profesional
    – ganar a trinidad y tobago cuando tienen mas jugadores en europa que mexico y no hacen programitas que se llaman «siguiendo la ruta de los mexicanos en europa» si argentina. brazil, paraguay, chile y otros mas hiciera eso tendrian que tener una cadena de tv dedicada solo a eso…
    – tener un nivel tan bajo de juego y sin sentido y que naturalizados (como guille franco metan un gol y lo festeje y rabie y grite como si fuera mexicano, los naturalizados no son mas que jugadores tan tan tan malos y que ellos saben que son tan malos y que nunca jugaran en sus selecciones que no les queda mas que jugar en mexico)….

    Pero bueno… dudo que vallamos al mundial y si vamos de ir a hacer ridiculeces a no ir, mejor nos quedamos… haaaaaaaaaaaaaa pero vieron durante la transmición del partido en ambas televisoras «que buenos son los judadores de la selección para hacer comerciales» pobres concentrados durante dias o meses para un juego y todabia tener que hacer comerciales, foros, edecanes, las luces, el desgaste, dialogos de momeria (lo mas dificil para ellos)… woooowww que gente tenemos ellos si sudan la camiseta…

  3. Isaura lunes 15, junio 2009 at 11:58

    Auch, Sr. Leonardo, toca usted un tema bastante polémico y digno de debate. Estoy de acuerdo con Miguel cuando cruza la línea de nuestro gobierno con la de nuestro futbol; creo que en ambos casos hay una falta absoluta de sensatez y manejo de las cosas: ambas cosas están siendo manejadas como corporativos, como empresas y en esencia ninguna de las dos lo es. Que el futbol es negocio, claro… lo es y uno ya muy necesario en muchas economías, mantiene a demasiadas familias como para argüir algo en contra de eso. El asunto es que ya está muy viciado.
    Pensemos desde otro enfoque, tanto gobernantes como futbolistas han olvidado (y no generalizo, pero puede ser) que además de jugar por diversión, por placer, lo hacen por entretener, por vincular a los demás (de otro modo no sería un deporte público, espectáculo). Bien, es tanta la presión económica que pesa sobre ellos que más bien se me hace que están a las puras vivas. No sé. Los gobernantes han olvidado que son funcionarios públicos, representantes ciudadanos… están ahí en lugar de muchos, en representación y porque les gusta, de otro modo no lo haría. Dije: pensemos desde otro enfoque, olvidando que el interés tiene pies y el hueso mueve a la banda.
    Ahora, es verdad que nadie merece tanta estupidez, tanta falta de consideración, nadie (nadie) merece la miseria, el abandono, el rezago, la estafa, la burla ni la grosería, de acuerdo Migue, peroooooo…. (citaré a Ian, el yerno de Chava Sevilla, de una plática en casa de los Sevilla, «si yo pago por un café en Starbucks, de 50 pesos, lo único que pido es que esté bien hecho, si me lo dan quemado, lo devuelvo.» La bandita que chambea ahí se gana la vida, lo sé, son estudiantes, pero su labor en el café, es hacer el café más chulo que puedan, aunque Starbucks se maneje como se le dé la gana al señor don dueño. (Estoy haciendo notas mentales de esto, porque hasta a mí se me olvida).
    Entiendo que mi punto es medio ingenuo, que las cosas son más complicadas y difíciles de cambiar, pero creo que es un tema que involucra eso, todo… futbol malo, gobernantes malos, televisión mala, literatura mala (la hay muy buena también), comida mala… es un mal que lo está tocando todo. ¿De dónde viene la raíz?

Responder a Isaura Cancelar respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *