España llegó un año antes a Sudáfrica

Presiento que España llegó un año antes a Sudáfrica. Por supuesto me refiero al Mundial del 2010, el de verdad.

Hoy La Roja es la mejor Selección del mundo, no tengo duda. Es más, lo es desde hace ya un buen rato. Tanto así que llegó a 33 juegos invicto, sólo a dos de los 35 de Brasil, de 1993 a 1996, donde curiosamente cayó frente a México en la final de la Copa de Oro. Es campeón de Europa, está a un paso de calificarse a la Copa del Mundo, es número uno para la FIFA y su (hoy no tan raro) ránking, el Barcelona barrió a todos en Europa y el Madrid está rompiendo récords, aunque de chequera. Aún así, España es el país sensación en el tema del balón, pero…

Me viene a la mente la Selección Colombia de 1993, la que muchos decían estaba para campeona del mundo. Seguramente se exageró, pero es que también dieron muchos motivos para pensar que podían ser muy fuertes en el Mundial de Estados Unidos. Aquel 0-5 en el que destrozaron a Argentina fue el punto máximo del equipo de Maturana. Para su mala fortuna, Estados Unidos estaba a un año de distancia y la cosa terminaría hasta de manera trágica.

Para 1998 Brasil llegó con la Copa bajo el brazo y sin ninguna intención de prestarla por los siguientes cuatro años. Estaban en su punto máximo tipos como Rivaldo, Ronaldo, Roberto Carlos, Denilson y compañía. De la mano de Zagallo habían conseguido la Copa Confederaciones y la Copa América en 1997. Es cierto que ya en Francia la cosa no fue tan mal, pero en la final se presentó un equipo que si bien tenía los mismos nombres, el fútbol nunca apareció y terminaron goleados en el Stade de France.

En Japón-Corea pocos tenían dudas sobre la final, sería Francia contra Argentina, ambos presentando en el estadio de Yokohama todas sus figuras: Zidane, Verón, Henry, Batistuta, Makelele, Gallardo, Petit, Ortega, Cissé, Aimar y Thuram se disputarían la final sin discusión. Francia llegaba como Campeón del Mundo, también con el título europeo conseguido en Holanda-Bélgica 2000, y por si fuera poco también se había llevado la Copa Confederaciones un año antes en Japón y Corea, como se acostumbró por primera vez. Argentina no se quedó atrás. Terminó primero en la eliminatoria sudamericana. Bueno no, en realidad La Albiceleste se robó la eliminatoria. Consiguió 43 puntos, le sacó 12 de ventaja a Ecuador, que fue segundo. Ganó 13, empató 4 y sólo perdió 1. La Bruja Verón lo declaró hace poco: “llegamos un año tarde al Mundial”, lógicamente en referencia al nivel que tenían Bielsa y sus muchachos a mediados del 2001. Argentina y Francia ni siquiera calificaron a la segunda ronda, es más, Francia terminó último en el torneo sin goles a favor. Ambos decepcionaron al mundo como pocas veces se ha visto.

Para Alemania 2006 nadie llegó como favorito universal, me atrevo a decir que Portugal era una agradable sorpresa en aquellos momentos, pero su caída en realidad fue dos años antes cuando Grecia les amargó la fiesta en el mismísimo Estádio da Luz. Y por supuesto Brasil, llegaba como Campeón del Mundo y de Copa América, líder absoluto en la eliminatoria sudamericana y teniendo jugadores que vivían un gran momento. Ronaldinho había sido campeón con Barcelona en Champions, acompañado de una constelación amarilla: Kaká, Adriano, Roberto Carlos, Cafú, Ronaldo y Zé Roberto. En sus partidos amistosos previos a Alemania alegraron al mundo con el jogo bonito. Para su mala fortuna nunca aparecieron así en el torneo y se quedaron en cuartos de final ante Francia.

Hoy España asusta a todo mundo, sus jugadores son valorados como nunca lo vio el fútbol español. Xavi, Torres, Iniesta, Villa, Puyol, Casillas, Ramos, Xabi Alonso… uff. La eliminatoria mundialista ha sido un chiste para ellos y en su primera aparición de Copa Confederaciones se rieron de Nueva Zelanda.

Más allá de que ganen o no la Confederaciones, España en este momento no muestra signos de debilidad, su nivel está intacto según lo que vimos en Austria y Suiza. ¿Pero en un año? Hay sensación de que La Furia Roja llegó un año antes a Sudáfrica…

Como sea, a los admiradores del buen fútbol no nos queda más que disfrutar el juego español en este momento, porque la historia dice que nunca se sabe.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *