Florin Raducioiu

Florin Valeriu Răducioiu nació el 17 de marzo de 1970 en Bucarest, Rumania. Seguramente el nombre nos remite al Mundial Estados Unidos 1994 donde tuvo una notable participación en aquel conjunto que dejara en el camino a Argentina por los octavos de final.

Sin duda el mejor equipo rumano de todos los tiempos con Gheorghe Hagi a la cabeza, acompañado por algunos nombres que escuchamos alguna vez en México, Dumitrescu y Belodedici.

Raducioiu, que tendríamos que pronunciarlo más o menos como Raduchoyu, tiene un honor que nadie más puede presumir. Es el único futbolista que jugó en las cinco mejores ligas de Europa, o del mundo si gustan: Inglaterra, España, Italia, Alemania y Francia. Por ejemplo, para darnos una idea, sólo se le acercan otros cuatro jugadores, su paisano Gheorghe Popescu, el portugués Abel Xavier, el camerunés Pierre Wome y el danés Jon Dahl Tomasson, quienes no han probado los sabores de la liga francesa.

Debutó el 1985 con el Dínamo Bucarest bajo el mando de Mircea Lucescu, hoy técnico del Shakhtar uncraniano, quien es reconocido por fijarse en jóvenes promesas. Raducioiu apareció en Primera a los 17 años de edad.

Para la campaña 1988-89 ya era pieza clave del equipo de Lucescu. Tuvo un debut sorprendente en Europa al llegar a cuartos de final de la Recopa, donde fueron eliminados por Sampdoria por goles de visitante, y terminando segundo en la liga rumana. Al siguiente año, ya siendo figura rumana, ganó liga y copa en su país, mientras que en la Recopa europea se quedaron ahora en semifinales a manos del Anderlecht belga.

Su carrera despegaría a partir de ahí y viajaría a Italia, donde en los cuatro primeros años jugaría en el mismo número de equipos, cada temporada fichando por un equipo de más jerarquía que el anterior. Bari, Verona, Brescia y AC Milan. En los primeros tres tuvo mucha participación, aunque sólo en Brescia pudo tener una cuata goleadora aceptable con 13. En el Milan apenas jugó, pero formó parte del equipo campeón de Europa de 1994, aquel que venció 4-0 a Barcelona en Atenas. Florin jugaría únicamente 7 veces en el equipo de Capello y marcaría 2 goles. Por cierto, tuvo el placer de anotar el gol 300 de los rossoneri en competiciones europeas.

Al regresar del Mundial de 1994 fichó por el RCD Espanyol de Barcelona, equipo en el que se mantendría dos años y anotara 14 goles en 46 partidos. Pasó a media temporada al West Ham United londinense para retornar a Espanyol. Luego jugaría en VfB Stuttgart, otra vez Brescia y Dínamo Bucarest, AS Monaco y US Créteil-Lusitanos, que ahora se encuentra en la Tercera División francesa y en el que se retiró en 2004.

Otro detalle, en todos los equipos, en todas las temporadas, Florin Raducioiu marcó cuando menos una vez.

En West Ham United sólo anotó en dos ocasiones, una de ellas luego de un regaño de su técnico, Harry Redknapp, por salir de compras con su novia un día antes del partido frente Manchester United. Florin respondió con una anotación.

En la Selección rumana fue máximo goleador en las eliminatorias para Estados Unidos 1994 con nueve goles, arriba de nombres históricos como Cantona, Baggio, Bergkamp y Stoichkov.

Su último gol con Rumania se lo marcó a España en el estadio Ellan Road de Leeds durante la Euro Inglaterra 1996, donde terminaron en el fondo de su grupo con tres derrotas en tres partidos. Anotó 21 goles en 40 partidos para el equipo nacional.

Según su sitio oficial, www.florinraducioiu.com, dedica su tiempo a jugar golf, tenis, ciclismo de montaña y a coleccionar botellas de vino.

Florin Raducioiu, un rumano sinónimo de gol… cuando andaba de buenas.

Florin Raducioiu

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *