Destino caprichoso para hazaña faraónica

Son conocidos como Los Faraones. La Selección de Egipto se ha complicado la situación en la eliminatoria mundialista hacia el país donde están brillando. Está en último lugar del grupo tres, ya en la fase final de la zona africana detrás de tres equipos que nunca han brillando: Argelia, Zambia y Ruanda. Es cierto que apenas se han jugado dos de seis jornadas, pero la cosecha ha sido pobre. Empate a un gol recibiendo a Zambia en El Cairo y una derrota de 3-1 en su visita a Argelia.

Al revisar el grupo de la zona africana se pensaría que muchos problemas no tendrían, pero la situación se les ha oscurecido de inicio. Del otro lado, en esta Copa Confederaciones estaba destinado a quedarse en la primera fase junto con Estados Unidos, obviamente por tener enfrente a las dos mejores selecciones de la historia.

Hoy Egipto venció a Italia 1-0, un mínimo marcador que sólo se entendería como un golpe de suerte. No fue así. Los Faraones se plantaron en la cancha del Ellis Park de Johannesburgo y superaron a La Azurri con pasajes de juego donde vimos tintes de baile.

Tres días atrás le complicaron la vida a Brasil, sólo se definió por un penal de último minuto con el que A Seleção obtuvo la ventaja final de 4-3, dejando una agradable sensación de buen fútbol y teniendo una posesión de balón del 52%, detalle no menor tomando en cuenta su distinguido rival.

Egipto e Italia han vivido de la mano desde varios milenios atrás, remontándonos a los tiempos del Imperio Romano y el Antiguo Egipto, con el fabuloso pasaje entre Julio César y Cleopatra, hasta la muerte de la reina egipcia, enterrada y descansando eternamente junto a Marco Antonio, su último esposo. Eventos, todos, que modificarían la historia para ambos territorios. De la misma manera, el fútbol egipcio ha vivido una estrecha relación con el italiano. Su partido debut internacional fue contra la selección italiana el 28 de agosto de 1920 en Gante, Bélgica, partido válido por los Juegos Olímpicos de Amberes. La Squadra Azzurra se llevaría el juego 2-1.

El peor resultado que sufrió Egipto fue también frente a Italia, esto el 10 de junio de 1928 durante los Juegos Olímpicos de Ámsterdam. El juego finalizó con un escandaloso 11-3.

Egipto se ha clasificado a dos Copas del Mundo, ¿no adivinan a cuáles? Así es, Italia 1934 e Italia 1990. En el primero de ellos sólo disputó un partido en el que cayó ante Hungría 4-2. Terminó en lugar 13 de 16, curiosamente arriba de Brasil, Bélgica y Estados Unidos, dos de ellos comparten su grupo en esta Confederaciones 2009. En el Mundial de 1990 se ubicó en el 20º lugar entre 24. El papel no fue del todo malo, obtuvo empates frente a Holanda e Irlanda y derrota ante Inglaterra. Su participación no trascendió otra ronda, pero exhibieron un fútbol con coraje y buen trato de balón.

Hoy han logrado el mejor resultado de su historia, pasaron por arriba de Italia, el Campeón del Mundo, con una exhibición brillante y justa. La histórica anotación llegó gracias a Mohamed Homos, hombre del Ismaily Sporting Club de la Primera División de Egipto.

El elenco conducido por Hassan Shehata es la revelación del torneo, están cerca de la clasificación y sueñan con dejar bien parado al fútbol africano en el primer torneo de FIFA, sin límite de edad, jugado en su continente.

Egipto hizo historia contra la historia. Ni hablar, así de caprichoso es el destino, y éste decía, quizá desde hace siglos, que Italia debía ser elegida para la hazaña faraónica.

Destino caprichoso para hazaña faraónica

FacebookTwitterWhatsAppEmail

1 comentario

  1. Isaura martes 23, junio 2009 at 14:13

    Elá, elá, elá, elá…. golpeteo el paladar con la lengua, es justo. Ir contra la Historia, es justo. Me quedó con la percusión árabe.

Your email address will not be published. Required fields are marked *