Historia americana

La Selección de Estados Unidos ha dado este miércoles la nota de la semana, quizá del año, por el tamaño de la victoria que obtuvo ante España, la para muchos mejor selección del mundo. Estados Unidos obtuvo este día no sólo el pase a la final de la Copa Confederaciones, obtuvo un prestigio que ha venido construyendo desde hace ya más de 15 años y que hoy por hoy ha dejado claro que si de disciplina y orden se trata, ellos son especialistas.

Cierto es que este fue sólo un juego de fútbol y que de antemano sabemos que cuando el balón rueda todo puede suceder, pero atención, el temple que demostró hoy el equipo norteamericano es de llamar la atención. Se anticiparon en todas las jugadas, taparon todos los disparos posibles y supieron jugar muy bien su juego, esperaron, aguantaron y nadie les puede quitar mérito en este momento. Ciertamente España encimó, acosó por así decirlo, pero el juego estaba diseñado de esa manera y España se cansó de repetir las mismas jugadas una y otra y otra vez. No pasaba nada.

Era lógico que España iba a tener el balón, pues lo maneja muy bien y juega tácticamente por nota, pero hoy se topó con un equipo que entendió el juego y que adoptó una postura inteligente, pues nunca intentó más de lo que podía hacer. Además, físicamente extraordinarios y tácticamente sacaron diez.

Me llama la atención el nivel de concentración del equipo gringo, desde el primer minuto hasta el último. Personalidad, carácter y bríos, con eso tuvo España, que hoy llora debido, en gran parte, a su arrogancia y a su exceso de confianza, porque no me queda duda que esta noche el seleccionado español salió sobrado al campo de juego y se ha llevado la lección de su vida.

Estados Unidos calificó a esta ronda de semifinales después de una primera parte del torneo mala, donde fueron goleados por Italia y por Brasil, dos potencias, y creo que aprendieron mucho de esas derrotas. Estos resultados en vez de debilitarlos los fortalecieron y después enfrentaron a un Egipto que venía siendo equipo sorpresa. Le ganaron fácil y España, se suponía, iba a ser el final de su participación.

Con esto quiero decir que en el fútbol hay niveles y no me queda duda que España es mejor selección que la norteamericana por contradictorio que esto suene, pues muchos podrán decir que este triunfo demuestra lo contrario, pero no creo que esto sea así. Tampoco quiero decir que los americanos ganaron de milagro, simplemente hoy la determinación de uno y la arrogancia del otro se combinaron para que se diera esta sorpresa que hoy es nota en todo el mundo. De ese tamaño fue el triunfo norteamericano que espera a Brasil o a Sudáfrica, y que a pesar de las sorpresas considero que el Scratch estará en la final.

Veremos si el equipo estadunidense mantiene esa personalidad y ese nivel de concentración que lo pueda catapultar al cielo. De ser Brasil su rival lo dudo mucho, pero ciertamente en el fútbol no hay nada escrito y para muestra un botón.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *