Final de 450 minutos (o más)

El fútbol uruguayo está en tiempos de definición, aunque este periodo, al día de hoy, lleva 22 días y podría extenderse hasta 7 más.

El campeonato tiene un interesante método para conseguir el título. Todo parte de que en Uruguay sigue la costumbre de coronar un solo campeón por temporada, por año, tal y como lo ha sido desde el primer torneo disputado en 1900.

A partir de 1994, el torneo de liga se dividió en dos campeonatos, lo que ahora es casi una generalidad en el continente. Pero a diferencia de Argentina o México, en Uruguay no hay campeones de liga semestrales, sino anuales. Esto quiere decir que el título semestral obtenido por el cuadro con mayor cantidad de puntos, ya sea en el Apertura o el Clausura, sólo le vale para disputar las finales definitivas.

Por cierto, hasta 2004, la temporada del fútbol uruguayo se jugó por año calendario, y fue en 2005 que disputaron un único torneo semestral, de marzo a julio, para que a partir del segundo semestre de ese mismo año la temporada se jugara con el calendario de las ligas europeas, es decir, la 2005-06.

Para obtener el campeón se tienen que enfrentar en una semifinal los ganadores del Apertura y Clausura, y el finalista jugará contra el equipo que haya sumado más puntos a lo largo de ambos torneos, conocido como ganador de la Tabla Anual. Por supuesto, si un equipo gana los dos torneos cortos, automáticamente se convierte en el campeón de liga. Pero no sucede lo mismo si un mismo equipo obtuvo un torneo corto y además ganó la tabla anual, ya que entonces se jugaría la semifinal, no importando que en ella esté involucrado el eventual finalista.

¿Ya se confundieron? Bueno la situación de la temporada que termina, la 2008-09, es así: el Club Nacional de Football fue campeón del torneo Apertura, que también tuvo sus particularidades. El Apertura, planeado para finalizar allá por noviembre 2008, a falta de una fecha fue suspendido por problemas de seguridad en la canchas. La jornada 15 y última se jugaría tres meses después, el 8 de febrero, en la que Nacional y Danubio terminarían empatados en el primer lugar con 32 puntos cada uno. Como se hace en Argentina, el título se definió con una final a partido único en la cancha del estadio Centenario. Jugada el 15 de febrero 2009, Nacional se coronaría al vencer a La Franja 2-1, con goles de Santiago García y Álvaro Fernández, a quien a propósito de franjas quizá recuerden en su paso por Puebla.

Para el Clausura la cosa no sería menos irregular, ya que Villa Española no pudo participar en el torneo por adeudos con la Federación, por lo que descendió a la Segunda División Amateur. Se jugó entonces con sólo 15 equipos, a 14 fechas con el descanso correspondiente de cada uno de ellos cuando tuvieran que enfrentar a Villa, quien de paso, les cuento, había ascendido recién una temporada atrás. A final de cuentas el Clausura quedaría en manos de Defensor Sporting, con lo cual se ganaban la posibilidad de disputar la semifinal contra Nacional.

El detalle importante es que el mismo Defensor Sporting Club fue quien mayor cantidad de puntos acumuló en todo el año, por lo que tenía un lugar asegurado en la final definitiva por el campeonato.

Es decir, si La Violeta derrotaba al Bolso en la semifinal, ya no habría necesidad de disputar final alguna, y el equipo de Polilla Da Silva sería campeón. O sea, Defensor tenía la ventaja deportiva de poder perder en semifinales, y aún así jugaría la final con el mismo Nacional.

La disputa por el título inició el domingo 21 de junio en la cancha del Centenario, en el primer partido semifinal. El resultado fue 1-1, anotando por Defensor Diego de Souza y por los Tricolores Nicolás Lodeiro.

En el partido de vuelta la historia fue exactamente igual. Misma cancha, domingo 5 de julio, empate a un gol patrocinado por Adrián Romero y Diego Vera.

La doble igualdad mandaba la serie semifinal a un tercer partido. Había dos opciones, o Defensor gritaba campeón y obtenía el bicampeonato uruguayo, o Nacional mandaba la historia a la serie final definitiva. Sucedió lo segundo. El Bolso con autoridad goleó 3-0 gracias a Santiago García, Sebastián Coates y Álvaro Fernández. El equipo del profe Pelusso, cuando menos, alargaba la historia hasta sus últimas consecuencias. Este tercer juego semifinal fue como siempre en el Centenario, el pasado miércoles 8 de julio.

El primer partido final se jugó este domingo 12, ya sin ventaja para nadie. El escenario no cambia, aunque la entrada no fue la de los partidos anteriores, quizá ya todos un poco hartos por tantos partidos.

El cuarto partido de definición arrancó y vio a Defensor ponerse al frente con gol de Pablo Pintos. Hasta ahí podíamos pensar que los de violeta harían válida la ventaja perdida y demostrarían por qué fueron el equipo con más puntos en el año. Pero jamás se puede menospreciar a un grande. El Club Nacional vino de atrás, con goles de Sebastián Coates y otro viejo conocido del fútbol mexicano, Gustavo Grillito Biscayzacú, el partido terminó a favor de los Tricolores 2-1.

Sí o sí debe jugarse el partido de vuelta, el quinto partido de esta final. Será este miércoles 15 a las 20.10 hora uruguaya. Larrionda será el árbitro y la cancha no podría ser distinta. Pueden ser los últimos 90 minutos que sumarían ya los 450. Si Nacional gana o empata es campeón. Del otro lado, Defensor necesita ganar para forzar un sexto y último partido, que se jugaría el domingo 19 y en el que ya aplicaría la regla de tiempo extra y penales.

¿Qué dicen? ¿Se termina en cinco juegos? ¿O se alarga otros 90 o incluso 120 minutos más? Este miércoles les digo…

Soviets successfully test an atomic bomb view the writing persuasive essays discussion thread
FacebookTwitterWhatsAppEmail

1 comentario

  1. Marco jueves 16, julio 2009 at 3:05

    Wow, ¡que complicado! supongo entonces que si alguien encuentra la pelota dorada de Quiditch -o como sea que se escriba aquél término de Harry Potter- gana también el campeonato, ¿no?

Your email address will not be published. Required fields are marked *