¿Tan salados estamos?

Entendamos por la palabra salado la referencia que aplicamos a una persona o ente que con su presencia o ¿existencia? nos contagia y nos hereda la mala suerte; que en algunas ocasiones es difícil de modificar. Por ejemplo, aquí unas frases de aquellas situaciones muy mexicanas siempre utilizadas para dar rienda suelta a la victimización o conmiseración dentro del rango de salado: «no me sale nada bien», «otra vez me pasó esto», «¿por qué a mí?», «lugar donde me paro, pasa algo malo».

Situaciones similares viven los jugadores o técnicos, nacionales o extranjeros, que llegan a un nuevo club, a un nuevo país, con la finalidad si no de triunfar, por lo menos de hacer bien las cosas; pero en su peregrinar no cuentan con que deben enfrentarse al estigma de la mala suerte que posee su nuevo destino. En este caso se aplica a México, un país que como dicen por ahí, es tan surrealista que todo puede pasar (en el fútbol).

Recientemente Américo Gallego volvió a Argentina para dirigir a Independiente, equipo al que ya había hecho campeón. En su regreso a Avellaneda no le fue para nada bien: de tres pepinos para arriba le metían cada partido, en el vestidor nomás no lo escucharon. Analicemos la situación: El Tolo volvía a su país tras haber dirigido en México, su último equipo fueron los Tigres. Llegó a México para dirigir al Toluca, con quien ganó un campeonato y un subcampeonato, con el antecedente de haber hecho triunfar a River Plate, Newell’s Old Boys e Independiente. Su error: dirigir al equipo universitario de Nuevo León.

Como ya sabemos, Tigres es el equipo maldito por excelencia en el fútbol mexicano dentro de los últimos años. Jugador o técnico que llega se sala y fracasa tanto en el cubil felino como al pasar a otros equipos. Ustedes chequen:

– Nery Pumpido los llevó a la final que perdieron contra Pachuca. Posteriormente Pumpido dirigió a Veracruz y nomás no ganó ni un juego.
– Francisco Kikín Fonseca llegó a Nuevo León después de un bicampeonato con Pumas y una decorosa actuación en Cruz Azul, incluso como titular en la Selección nacional. En su estancia con Tigres no ha hecho nada, digo, ni siquiera 10 goles.
– Víctor Manuel Vucetich había triunfado con León y Tecos, equipos a los que colocó en el primer plano futbolístico nacional. Tras arribar a Tigres con la misión de salvarlos y hacerlos protagonistas, nomás su varita mágica no funcionó. De ahí pasó por Cruz Azul y Tecos (de nueva cuenta) sin pena ni gloria.

Y por el contrario, pero en el mismo tenor, tratemos de entender cómo es posible que Sebastián Domínguez, Rodrigo López y Fabián Cubero se hayan coronado con Vélez Sarsfield, mientras que en América y ¡Tigres! pasaron sin pena ni gloria. O el caso de Mauro Camoranesi, que del Santos y Cruz Azul ya es campeón del mundo con Italia. Sé que faltan casos y jugadores, pero aquí es donde los conmino a que se explayen y le den cuerda a su memoria. ¡Échenle!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

5 comentarios

  1. Israel lunes 13, julio 2009 at 10:39

    Pues la maldicion felina se esta haciendo aguila… un vuelo mas abajo y el america entra a problemas de descenso… mmm sigan pensando en que eso no le va a pasar nunca al america…. yo digo que estamos en alerta amarilla y no es influenza es americanismo vendido….

  2. MOLLETUCA martes 14, julio 2009 at 16:59

    Pero Fonseca salió de Cruz Azul para jugar con el Benfica, donde no le fue nada bien, y regresó al futbol mexicano con Tigres, pero al parecer se saló desde Portugal, y con los felinos sólo llegó a causar lástima.
    Y bueno, el América sabe de salar jugadores! Nombres, nombres: Fabián Estay, Alfredo Moreno, Christian Giménez, Vicente Vuoso, el «Fantasma» Figueroa, Braulio Luna, el «Ratón» Zárate, y el mismo Ramón Ramírez.
    ¿O no?

  3. Miguel Sánchez martes 14, julio 2009 at 19:14

    Yo creo que se trata de clubes con un pésimo ambiente; no encuentro más explicación para tantos fracasos (me refiero a los de los jugadores), y para colmo, la moral y la entereza de nuestros jugadores son sus partes más frágiles.
    Debe ser duro jugar en un equipo con aspiraciones y seguramente no cualquier futbolista lo logra, pero los casos del América y los Tigres son patéticos. De las Chivas les platico después.

  4. Elias jueves 16, julio 2009 at 18:04

    Coincido en que los fracasos en América y Tigres son patéticos. Sin embargo, el América ha conseguido dos títulos en los últimos 9 años y ha tenido presencia internacional. Tigres, que es otro equipo de mucho billete, nomás no da una. Parecen estar salados, como si el Volcán estuviera maldito. Jugador que llega se estanca. Algo pasa ¿no creen?

  5. Queta martes 21, julio 2009 at 17:18

    Elías, no defiendas al indefendible América.

Your email address will not be published. Required fields are marked *