Agua y aceite en el fútbol

Bueno, pues ahí tienen que el Vaticano, a través de la Fundación Juan Pablo II, para el deporte, criticó (así lo manejan algunos medios, aunque bien podrían decir despotricó, soltó la ira o se enojó) a la FIFA, más claramente Joseph Blatter, por “intentar” prohibir las manifestaciones religiosas en el fútbol. Esto después de la celebración que hicieran los jugadores brasileños al final del partido contra Estados Unidos donde se coronaron campeones de la Confederaciones en Sudáfrica.

Partamos de que el agua y el aceite no se mezclan, lo dice la química, comprendemos que hay tres temas que casi nunca se tocan por aquello de entrar en discusiones donde casi siempre se ausenta la razón, a no ser para los intereses particulares de quien se pronuncia; estos son: política, religión y fútbol. Ahora bien, tampoco es para tanto alboroto que un jugador o un aficionado manifieste sus creencias religiosas siempre y cuando sea con respeto. ¿Utopía? Digo, si tomamos en cuenta que barras argentinas identifican a Jesucristo como seguidor del equipo que son partidarios y no se ha generado mayor polémica por parte de la FIFA y de la Iglesia católica por estos casos, ¿por qué ahora si?

Hay que observar la realidad de descrédito que ambas influencias de las masas (fútbol y catolicismo) atraviesan actualmente y que el éxodo de sus fieles hacia otros deportes y religiones respectivamente es cada vez más inminente, deben alzar la voz y posicionarse para evitar una mayor fuga de sus devotos. ¡Qué mejor que ir de la mano y justo en el país sede del que será el próximo Mundial! Sin embargo, hay que ver que la FIFA no avala dentro del fútbol profesional a Palestina, donde reside comunidad musulmana, y que el Vaticano no se pronuncia de igual forma en apoyo contra el descrédito que sufre la mujer en Medio Oriente, por estrictas reglas del Islam, para integrarse sanamente como aficionadas a este deporte.

Y para no variar la opinión del aficionado no cuenta. A los partidarios de la Selección brasileña dudo (o sáquenme de la duda) que les afecte que Kaká sea cristiano, cuando lo que les importa es ver que el hombre-jugador derroche en la cancha el talento que le fue concedido por el Dios de su creencia y que cuando toca el balón el aficionado promedio (y somos muchos) no gastamos la mente pensando en la FIFA o en el Vaticano. Pónganse de acuerdo; el fútbol debe ser una fiesta.

Digamos que lo anterior son palabras mayores para los golpes de pecho que se da la Femexfut en nuestro país al prohibir que los jugadores celebren la máxima del fútbol, que es el gol, portando máscaras de sus luchadores favoritos o simulando la actuación de un personaje de sus películas favoritas. Si de por sí nuestra liga carece del fútbol espectáculo y ofensivo que ansiamos ver, peor aún es que un jugador que anota en un torneo acostumbrado a la defensiva no pueda soltar la tensión, estrés o alegría de haber anotado ¡un gol! Y para colmo, deba quedarse callado porque en su defecto lo amonestan o lo expulsan.

Uno ya no entiende nada, ¿y ustedes?

Auch dadurch probleme hausarbeit schreiben erfolgt eine glättung des stromverlaufes
FacebookTwitterWhatsAppEmail

10 comentarios

  1. Miguel Sánchez martes 14, julio 2009 at 10:05

    Tienes toda la razón, Elías, Al parecer los jerarcas políticos, religiosos y deportivos quieren quitarse de problemas al privar a la gente de manifestar libremente sus ideas, en vez de suscitar un debate amplio y enriquecedor.
    Las causas son muchas, y entre ellas se encuentran la ignorancia y el miedo, que se manifiestan cuando esos mismos jerarcas se meten en ámbitos que no les corresponden, por ejemplo felipe calderón (con minúsculas) cuando hizo la autopsia de Michael Jackson, el papa cuando nos aconseja acerca de sexo, y los federativos mexicanos cuando un futbolista habla de agremiarse u organizarse de alguna manera con otros..
    Hay que pugnar por el respeto irrestricto a las libertades individuales, aunque a veces tengamos que soportar los ridículos de nuestros jerarcas, aunque gracias a ellos sabemos cómo son sus pesadillas. Un abrazo.

  2. Israel martes 14, julio 2009 at 10:24

    Y el derecho libre de expresión que??? y nuestros derechos para adoptar las creencias que mejor con convengan (o convenzan) que??? esto no es otra cosa mas que una justificiación para lo cerrado y absordo que es el sistema de la FIFA, no usar mascaras, no usar playeras con leyendas al rato no festejar, no hablar… falta que pongan en la cancha “no grito, no corro, no empujo” y esto va mas haya que una religion es una prohibición a los derechos de expresion de las personas… y todo se debe al enfermo sentimiento de poder que tiene… creo y sin duda que esto es un acto de racismo porque no solo es recista el que ve feo a las personas de color, sino a los que son de otras religiones etc… si a mi como jugador no me molesta que uses la mascara de la parkita jr. (en paz descance) al meter un gol que carajos le importa a la FIFA como si supieras quien es la parkita jr. o wagner o el mistico…. por favor hay cosas mejores que hacer que estar viendo eso…

  3. garcíavergara martes 14, julio 2009 at 10:37

    mejor debería aceptarse el espectáculo que es el fútbol, pero ni así se le invierte, no hay imaginación y sólo las multas y el dinero tiene sentido. Pero no habría de sorprender si la FIFA y FEMEXFUT tiene como toda institución de corte occidental, la escuela del Vaticano…seguirle el juego no es más que carencia porq se pierde el goce de un partido, de los jugadores y sobre todo de los aficionados. Deberían todos los seguidores dejar de ir a los partidos, dejar de apoyar, ser exigentes y dejar de dar dinero tan fácil a estas instituciones chafas…a menos q se esté a gusto….eso sí es lo preocupante.

  4. romerita martes 14, julio 2009 at 10:42

    La neta, aquí nadie sabe de fútbol y menos las niñas que escriben. Visca el Barcelona!

  5. Isaura martes 14, julio 2009 at 10:45

    Pues ya han dicho un poco lo que pienso al respecto. La FIFA está, con perdón de los lectores, meando fuera del escusado; del Vaticano mejor no digo nada y ellos no deberían decir nada porque además de representar a la iglesia católica son un Estado, o sea… aguas. Pasa con la FIFA que no ve el panorama completo, los muchos de jugadores que profesan el judaísmo y que no debieran “trabajar” en sábado, lo hacen y nunca he escuchado nada al respecto. Si la FIFA va a meterse entonces que lo haga bien y reglamente la prohibición musulmana a que las mujeres entren en los estadios, que busque esa conciliación, que efectivamente Pakistán y Palestina tengan liga… si no, mejor que se atenga a su labor como negociador entre instituciones “deportivas”. Ya han olvidado el tema de los hooligans, de la violencia brutal en los estadios europeos, la omisión de las diferencias no es el camino…: jogo bonito!,

  6. Israel martes 14, julio 2009 at 10:55

    Seamos claros y honestos no es mas que un pretexto mas para crear multas y sacar lana (como los famosos templos de pare de sufrir, le cuesta tanto $$$$ y le ayudo a que le perdonen sus pecados)… mi pregunta es “que tiene que ver el futbol con la religion” si las dirigentes de la FIFA son Catolicos quiere decir que el futbol es para catolicos solamente… ya basta de tanta ignorancia en este mundo tan globalizado como dirian en ese viejo programa de deportes de tv azteca “estamos artos de…” tantas estupideces de los dirigentes que estan llevando el futuro del mundo a la perdición… ahora empiezo a creer que las peliculas sobre el fin del mundo son una introducción a lo que pasara….

  7. MOLLETUCA martes 14, julio 2009 at 16:10

    No entiendo ese afán de la FIFA de prohibir acciones que no dañan a nadie, que incluso son en beneficio del espectador y del futbolista mismo.
    Una vez que el jugador logra la máxima en el deporte de las patadas, estalla en júbilo, lo mismo que los aficionados, pero se tiene que limitar, porque no puede quitarse la playera, no puede usar una que tenga mensajes “ajenos” al futbol, no puede usar máscaras, no, no, no.
    La FIFA debería encargarse de problemas de verdadera trascendencia, y no vayamos lejos, en México tenemos de sobra: monopolios, irregularidades en los traspasos, “pacto de caballeros”, y el tema de moda: el futbol y el narco.
    Sin embargo, esto de las restricciones es un tema que no parece preocupar a los directamente afectados: los futbolistas, quienes se limitan a acatar órdenes sin cuestionarlas, pues lo contrario significaría salirse del sistema, quedar fuera de la célula y perder méritos ante los directivos, lo que se traduciría en perdida de dinero.
    Porque el futbol es pasión, pero también es un gran negocio.

  8. Miguel Sánchez martes 14, julio 2009 at 19:22

    Y acabo de recordar que en México casi todos los jugadores tocan la grama y se persignan, hacen rezos en los vestidores, encienden veladoras a la Virgen o al santo de su devoción, dicen “gracias a Dios”, “Quiera Dios”, “Espero en Dios”.
    Mejor ni le sigo; no vaya a venir la FIFA a prohibirles todas esas manifestaciones de su fe.

  9. Marco jueves 16, julio 2009 at 2:59

    Hizo falta una foto de García Aspe y su famosísima playera de la Virgen de Guadalupe.

  10. Elias jueves 16, julio 2009 at 18:10

    Se agradece que ustedes aficionados hayan tomado con seriedad el asunto y no se hayan ofendido o tomado postura religiosa de forma radical. Como buenos devotos y creyentes a este deporte sigamos disfrutándolo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *