¡Todos lo regañan!

Al Vasco Aguirre le ha llovido sobre mojado, pues desde su criticable actuación pateando a un rival panameño en el marco de la Copa Oro ha sido blanco de toda clase de comentarios, críticas y hasta insultos. Todo esto tiene una explicación, y aunque no es justificable ofender a nadie, sí es importante reconocer que la actitud de Javier Aguirre fue lamentable y poco profesional.

Esto ha sido tema de todos los días y Javier ha comentado que está arrepentido y que no tiene palabras para justificar su terrible actitud.

Hasta ahí me parece que el tema ya fue evaluado, ya hubo una sanción y creo que Aguirre ya reflexionó mucho sobre sus acciones.

Ayer lunes 13 de julio, en el noticiero de las 10 de la noche en el canal dos, Joaquín López-Dóriga tuvo una conversación vía telefónica con Aguirre, en la cual se tocó nuevamente el tema de la famosa patadita y/o agresión al jugador panameño.

La actitud del comunicador de Televisa fue agresiva y poco elegante. Interrumpiendo a Javier y poniéndolo en ocasiones contra la pared. Criticando el proceso del Vasco hasta este momento y mostrando muy poca educación, siendo insolente y poco agradable para el público televidente que en ese momento era testigo de la “entrevista”, que de entrevista no tuvo nada.

El comunicador de Televisa incluso comentó que de seguir así para qué iban al Mundial, mejor quedarse en casa, a lo que Aguirre entendió que se refería nuevamente a la patadita y fue corregido con cierto aire de arrogancia por parte del comunicador del noticiario haciéndole ver que se refería al pobre nivel del equipo tricolor y minimizando ciertamente la victoria ante Islas Guadalupe.

En fin, sabemos que en mucho de lo que López-Dóriga le dijo a Javier Aguirre, tiene mucha razón y todos estamos de acuerdo que ganarle a Guadalupe no es justamente una hazaña, pero nunca podemos perder la clase, no podemos perder el estilo y menos aprovecharnos de la baja guardia de la persona que está siendo entrevistada para humillarlo y someterlo. Lo regañó como si fuera su jefe y fuera el que la paga su sueldo y, a reserva de que me equivoque, creo que es la Federación Mexicana quien contrató los servicios de Javier Aguirre. En fin habría que recordarle eso a Joaquín López-Dóriga.

Me parece que Javier Aguirre mostró una actitud de aceptación de todo lo que se le reprochaba pues él es consciente que su actitud fue incorrecta, criticable ciertamente, pero no para condenarlo al grado de que se le exhiba de esa manera a nivel nacional e internacional, pues el noticiario llega a muchas partes del mundo.

Bastante ha tenido Javier Aguirre pues ha sido tema de crítica en todos lados, en todos los sitios del mundo ha aparecido y ha sido cuestionado y satanizado en cierta manera. Me parece que Joaquín López-Dórgia abusó de su posición, abusó de su lugar y sobre todo abusó de una persona que no iba a responderle de otra manera.

A final de cuentas El Vasco será juzgado por sus resultados y ciertamente cuando se den actitudes de esta índole cualquier ser humano será cuestionado, pero lo que pasó ayer en el noticiario de las diez de la noche ha sido una clara muestra de intolerancia, de no derecho a la libertad de expresión pues en más de tres ocasiones se le interrumpió a Aguirre como si no tuviera derecho a expresarse.

Joaquín López-Dóriga quizá cumplió con el objetivo que tenía su entrevista, el cual no me quedó claro, les tengo que ser honesto. Pero hay que tener cuidado con los modos y modales para hacer las cosas. No nos sorprendamos si el día menos pensado nos dicen que Aguirre está fuera y que se queda Carrillo, pues al parecer, por lo visto ayer en los medios mexicanos en general, la figura de Carrillo sobresalió de más y la imagen del Vasco, quizá, se estén encargando de afectarla más de la cuenta.

En nuestro fútbol todo es posible y cuatro técnicos nacionales en tres años, contando el interinato de Chucho Ramírez, es el botón de muestra.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

3 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *