Damas con tacos

Da gusto leer opiniones que provienen de mujeres y, que sean o no partidarias de un equipo en especial, les gusta el fútbol. Muchos años han sido (y continúan siendo) relegadas de actividades que teóricamente han sido creadas para los varones: pongamos el caso de la cinefotografía, donde no se ve a menudo figurar el nombre de una fémina en los créditos de una película relacionadas a la cámara. En un pasado, no muy lejano, podría adjudicarse esta cuestión a un elemento meramente técnico y físico: las cámaras de cine pesaban kilos y kilos; lo que no es pretexto para denostar el ojo del sexo femenino. Afortunadamente se han abierto espacios con la llegada de la era digital y comienzan a figurar en el séptimo arte.

Ligado con pegado va el fútbol. A lo largo de la historia de este deporte, específicamente en México, el rol de la mujer está basado en la figura de la madre: presente en los gritos y bullicios del estadio, así como en la cancha, cuando se falla un gol o el árbitro sanciona una jugada acertada o equivocadamente. Vaya, el arte de la mentada. Sin embargo, poco a poco esas madres se han ido colocando como motivación para que sus hijos vayan al llano, apoyan con porras a sus hombres en los partidos de cada domingo en los deportivos y acuden a los estadios para acompañar a su familia (aunque a veces no sepan o no les guste el fútbol).

Bien. Patentadas las mentadas como un eco libertador del coraje o de la frustración había que pasar a otros niveles. Ya no sólo son madres, sino también esposas, novias, amantes o enamoradas de un aficionado, técnico, directivo o futbolista. Ellas sí que supieron y saben copar los engranajes del fútbol, y lo han demostrado aprovechando las rendijas que a pura vista no se percatan: desde el hogar, pasando por la cancha y llegando a los escritorios. ¿O no Vergara? A ritmo lento y con la astucia del “pasar desapercibidas” se han introducido al mundo del balón y quieren más ¡con justa razón!

Ya no sólo son aficionadas y seguidoras de un equipo, previo conocimiento y práctica de la devoción, el fanatismo y la historia de la camiseta que defienden a capa y espada; sino que ocupan un espacio en las canchas llaneras, de fútbol rápido, fútbol 7 o fútbol universitario. No corren a lo loco por un balón, aprenden de cuestiones tácticas y técnicas. Al cantar un gol es cantarle a la libertad de la que son merecedoras y que reglamentos, leyes o estatutos las tienen en el olvido. Pues ya no… o no tanto.

Aún existen países o regiones donde no se le permite a la mujer asistir a un estadio por cuestiones religiosas o por la tradición ya conocida de los “usos y costumbres”. Pero también es cierto que hay naciones que apoyan e impulsan el fútbol profesional y amateur entre las mujeres. Un esfuerzo que le ha costado mucho al sexo femenino y que tiene al menos una recompensa con un Mundial para ellas. Sin embargo, aún falta por extender el profesionalismo en otras zonas (basta vernos a nosotros), y no nada más en el campo como futbolistas, sino también árbitros, jueces de línea y ¡directoras técnicas!

Ahí van, pian pianito, pero mientras tanto, aprovechen esta trinchera para seguirse manifestando con sus opiniones. Bienvenidas siempre sean.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

11 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *