La maldición de La Corregidora

México es un país con mucha historia y folklor y si hablamos justamente de folklor no podemos dejar de platicar de un tema que a la mayoría de los mexicanos nos apasiona y nos pone los pelos de punta como se dice vulgarmente, me refiero a los relatos de terror, leyendas y mitos que existen a través de todos los pasajes de la historia y que en ciertas ciudades forman parte incluso de los tours que se realizan a los turistas.

La ciudad de Querétaro, aparte de hermosa e histórica, cuenta también con un sin fín de leyendas que refieren a eso que llega a ser fascinante para miles de personas, hablamos de las historias sobrenaturales que con el tiempo, algunas adoptan el grado de reales y que por más fantásticas que suenen, siempre nos dejan una pequeña duda en cuanto a su veracidad, y son justamente esas dudas las que mantienen vivas a estas historias.

El fútbol no puede quedarse fuera de estos temas y existe una leyenda en la ciudad de Querétaro, la cual refiere directamente al monumental estadio La Corregidora, inmueble construido para ser sede del Mundial de México en 1986 y que por cierto fue testigo de aquella goleada histórica de España a Dinamarca con cuatro goles de Emilio Butragueño.

La leyenda cuenta que el inmueble fue construido sobre un panteón, que los muertos no logran el descanso y en venganza impiden que los equipos que fungen como locales, no alcancen el nivel óptimo de competencia. Jesús Galindo Zárate, Presidente de la Segunda División en la Federación Mexicana de Futbol, relató algunas de las historias escuchadas durante siete años de permanencia en el mundialista estadio, que ha sido la tumba de cuatro equipos que se vieron condenados al descenso, que para efectos de los creyentes puede significar el castigo del infierno, el abismo.

Comentó Galindo Zárate que los orígenes de esta leyenda datan de 1980, que es cuando el equipo Atletas Campesinos asciende y su propietario exige al gobernador Rafael Camacho Guzmán que le haga un estadio, pues de lo contrario dejaría la entidad. La negativa fue contundente y el equipo se vendió, pero en venganza, el gobernante decidió construir el estadio y las malas lenguas dicen que lo hizo sobre un panteón y esa es la fuente del maleficio…

Cobras de Querétaro, que en 1987 descendió y desapareció; Atlante, que buscó salir del DF para buscar una afición más numerosa en la capital queretana, jugó durante la temporada 1990 en el Corregidora y descendió; también le pasó a aquel Querétaro que descendió en 1994; así como TM Gallos Blancos que descendió y desapareció en 1995.

En el año 2002 llegaron a la ciudad de Querétaro unos nuevos Gallos Blancos, luego de adquirir la franquicia de los Reboceros de La Piedad. El equipo jugó en el estadio La Corregidora por dos años, desgraciadamente la Federación Mexicana de Fútbol llegó a la decisión de reducir el número de equipos en la Primera División profesional en el año 2004, desapareciendo la franquicia del Querétaro sin razón alguna. El más reciente, Gallos Blancos de Querétaro descendió en 2007.

Otras historias cuentan que uno de los trabajadores que construían el estadio, cayó de un andamio muriendo instantáneamente, y que fue enterrado en el cemento de una de las paredes del estadio. A la fecha, comentan los veladores del estadio que el espíritu del trabajador ha sido visto recorriendo los pasillos del inmueble.

Historias hay muchas y vaya usted a saber qué tan ciertas puedan ser, pero de que la suerte de los equipos que juegan en Querétaro termina siempre con el mismo final, es cierto y las estadísticas hablan por sí solas. También es cierto que futbolísticamente esos equipos quizás no han tenido argumentos para mantenerse en el máximo circuito y esta leyenda pasaría a ser una mera coincidencia.

Por cierto, este torneo que está a punto de iniciar, tendrá nuevamente al Querétaro en su máximo circuito, veremos si después de los dos torneos la historia se repite por enésima ocasión.

Como siempre es usted amigo lector el que tiene la mejor opinión.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

  1. Queta martes 21, julio 2009 at 17:11

    Pues quién sabe, la maldición de la Corregidora es muy famosa.
    Y, hablando de los fracasos en el fútbol, la selección mexicana está también bajo el influjo de una maldición?

  2. Sergio Sánchez martes 21, julio 2009 at 18:13

    Hola Queta, pues lo de la Selección siento yo que es el resultado del mal trabajo directivo desde 1995 a la fecha y de los intereses económicos que han estado por encima del equipo nacional y del torneo mexicano, el resultado de todos esos procesos que se han cortado, que se han interrumpido y que no se han respetado, lo podemos ver hoy día. Gracias Queta, chao.

  3. Paco Prz sábado 18, diciembre 2010 at 18:18

    Lo único maldito que tenemos los aficionados de GALLOS es la directiva !, gracias a Dios y a los GALLOS de Chava Reyes y Mauro Gerk se quito ese «estigma» de que no se podia ascender en la Corregidora, y ahora con la permanencia de los GALLOS de Reynoso quedo todavia mas claro que si hay algo que nos pone los «pelos de punta» a los aficionados de GALLOS son los hombres de pantalon largo que dirigen al equipo de nuestros amores.

  4. brenda domingo 13, noviembre 2011 at 17:37

    Tu comentario ¿que fue cementerio ja,ja, mis papas cortaban tunas y garambullos en esos entonces, hasta había hoyos porque sacaban tepetate y jugaban con los champujones cuando llovía, pa que no anden de chismosos, mejor regalenme boletos para gallos-chivas como pago de quitarles lo inculto, los espero antes del viernes 18 de nov. para asegurarlos jaja, jaja chismosos att, la familia queretana100%

  5. Sergio Sánchez domingo 13, noviembre 2011 at 18:59

    Cuenta La leyenda…

    Saludos y lo de los boletos si no te apuras mi Brenda seguro te quedarás esperando.

    Saludos Brenda, gracias por tu comentario y visitar el sitio…

Responder a Queta Cancelar respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *