¡Bien abusados!

En la década de los noventa algunos jugadores de los Estados Unidos de América pisaron tierras mexicanas para jugar al fútbol y no llegaron de manera casual, pues recordemos que traían a cuestas el haber logrado la hazaña de clasificar al Mundial de Italia ’90 y, cuatro años después, llegaron a octavos de final.

Previo a esa época y a pesar de la cercanía con nuestro país, el fichaje de jugadores “norteamericanos” por parte de clubes mexicanos era inexistente. Fue entonces que después de figurar en dos mundiales consecutivos los directivos mexicanos voltearon hacia arriba y decidieron apostar por futbolistas que desconocían por completo el panorama futbolístico abajo del mapa. ¡Eso nos hicieron creer!

Fue así que el León le abrió las puertas a Marcelo Balboa y en un breve periodo a Eric Winalda. Los Tigres trajeron a Tab Ramos, que generó buenos dividendos en el equipo norteño. Cruz Azul, considerado uno de los grandes, le daba la oportunidad a Cle Koiman. En el Atlas jugaba, y cobraba los penales, Martín Vázquez, quien fuera auxiliar de Klinsmann en el Bayern Munich hasta hace unos meses. Dominic Kinnear vino al Necaxa en plena época de gloria lapuentista; no figuró pero bien podrá decir que formó parte de ese glorioso (ay de los Rayos) equipo. Mike Sorber vino a Pumas y no lo hizo tan mal. Incluso Santos le dio cabida a Tony Adams en la portería.

Si bien no fue una camada numerosa, fue pionera de la internacionalización del fútbol gringo y del operativo “durmiendo con el enemigo”; pues aprendieron rápidamente las mañas de nuestra liga (como rival directo de la zona) para comenzar el camino a dominar este deporte. Incluso fueron más allá: no pusieron trabas a utilizar jugadores naturalizados; mientras que a paso acelerado (y muy seguro) afinaban una liga, que sustentada en fuerzas básicas lograría que al día de hoy cuenten con una Selección conformada de auténticos norteamericanos ¡y en todas las posiciones! Quizá no sean muy buenos, pero le saben al asunto.

Increíble que en menos de 20 años hayan conformado una liga, que hayan pasado de un rival cómodo al enemigo a vencer en la Concacaf, que sus jugadores participen en las ligas europeas codeándose con lo mejor, y lo más importante, con minutos de juego. Increíble ver el respaldo y confianza que tienen a sus procesos y a los técnicos que los encabezan.

Penosamente, en México aún sigue generando polémica que jugadores naturalizados porten la verde. No sólo eso, sino que se ha descuidado el trabajo en fuerzas básicas y los procesos son prácticamente inexistentes. La continuidad de técnicos en los diferentes equipos es de risa: no pasamos de los mismos, y en algunos casos absurdos: José Luis Trejo como botón de muestra. Los internacionales apenas y juegan algunos minutos; y los que juegan se lesionan.

Así es esta historia: los gringos poquito a poco se fueron metiendo al mundo del fútbol y nosotros seguimos con las vendas, como momias. Como diría Sanz, y realmente perdonen la cursilería para la analogía, pero “maldito el maestro y maldito el aprendiz”.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

8 comentarios

  1. Israel martes 21, julio 2009 at 10:06

    No bueno no es para enojarce o sentirce mal… seamos honestos el mexicano ha sido siempre el clasico amigo que todos tenemos, el que ayuda, apoya y hasta se mocha mas que los demas en las fiestas…. pero cuando ese amigo necesita algo nadie lo pela o hasta se ofenden al verlo… eso paso con estados unidos y mexico…. les dimos la mano a esos jugadores y ahora nos aplastan… seamos honestos en estados unidos cuando dicen vamos a jugar futbol lo juegan cuando en mexico dicen la verde piensan en todo menos en soccer, lo que los gringos han hecho en 20 años mexico lo ha hecho en 50 y lo esta derribando en meses… vuelvo a lo mismo sigan haciendo comerciales y tele novelas, sigan participando en programas que idiotizan a la gente, sigan jugando a ser comentaristas… hoy en la mañana un hondureño lo dijo “el rival a vencer es estados unidos porque mexico ya no tiene garra, y sus jugadores no saben lo que es tener amor a su camiseta” y si ni les da verguenza… me averguenzo de mi seleccion me declaro oficialmente Hondureño.

  2. Israel martes 21, julio 2009 at 10:17

    Un punto que comentaba con nuestro amigo Elias (gracias a las bondades del messenger)…. se han puesto a pensar en el futuro muy cercano… Mexico vence a Costa Rica (de churro pero le gana) y USA hace lo mismo con su rival por lo que hay una final Mexico vs USA por supuesto gana USA y semanas despues vienen los gringos al Azteca a presumirnos su copa de oro y a ganarnos en el mismisimo estadio azteca y dejarnos casi fuera del mundial… y que va a hacer mexico NADA…

    • Elías Leonardo martes 21, julio 2009 at 19:17

      Mi estimado Israel, es probable que tenga voz de profeta. Ante el panorama actual que vive la Selección, no veamos como un disparate que EU venga a presumirnos la Copa de Oro y aparte nos “casi” elimine del Mundial. ¡Ver para creer!

  3. michell martes 21, julio 2009 at 10:26

    Creo que esta nota es repetitiva y no llega siquiera a subrayar adecuadamente que los norteamericanos son mejor equipo que el seleccionado mexicano desde hace años.
    Besos

  4. Isaura martes 21, julio 2009 at 11:41

    Pues pasa como pasa con los estadounidenses: aprenden a hacer las cosas y las hacen bien, funcionalmente. Por razones que no conozco y quizá diré una barbaridad, están más abiertos a aprender cosas nuevas, a cambiar de paradigmas, ¿cómo repercute esto o de qué forma?, todavía no sé, pero puede ser muy peligrosa, claro. Es verdad que falta pasión en esa liga, están muy lejos de comprender y asimilar el jogo bonito, pero funcionan y dan resultados. No están casados con una tradición deportiva futbolística porque para eso tienen otros deportes: beisbol, basquetbol, americano; ahí se vuelcan, pero entendieron pronto que el negocio del pambol también es buen negocio y genera “estrellas” que tanto les gustan. Esto no es bueno ni malo, es.
    Hay dos cosas, su selección es en términos fríos mejor que la nuestr,a aunque no sé si de jugador a jugador salgan ganando, en cuanto a las posibilidades de los nuestros, creo que muchos son muy superiores, pero los nuestros en conjunto son un pifie y a la hora de la hora quién sabe qué pasa, que la táctica gringa asusta. Juegan mal, hay que decirlo, pero ganan y avanzan.
    La otra, al abrir los estadios al futbol, los gringos hicieron una jugada que todavía no sé cómo interpretar: metieron migrantes a las gradas, llevaron equipos extranjeros (muchos mexicanos incluidos). Y compraron jugadores para sus ligas que garantizan la afluencia de migrantes hispanos a las canchas, con qué fin, ¿no sé?. Bussiness, supongo que de este modo hay un dinero de los migrantes que no sale del país, leve, pero eventualmente importante y que se reintegra a la economía de EU. Algo así.
    Un análisis más íntegro no vendría mal, éste es un buen apunte.

    • Elías Leonardo martes 21, julio 2009 at 19:15

      Mi estimada Isaura, ha tocado otra fibra muy sensible para el fútbol mexicano: el aporte paisano. Y seguimos sin darles el partido que se merecen. Ellos que ganan sus dolaritos y pagan un caro boleto para ver las miserias que les damos no se vale. Bien lo dijo el Tuca Ferreti “partidos moleros para burlarse de los paisanos, no se vale”

  5. Israel martes 21, julio 2009 at 15:10

    Es que el futbol es negocio mi querida China, desde hace muchos años dejo de ser una pasicion o una alegria… es un negocio y respecto a lo que dices de que el jugador mexicano es mejor que el gringo puede ser que si… el problema es que el mexicano no lo demuestra y el seamos honestos los gringos saben que los juegos se ganan con goles no con jugar bonito…. cuando tengamos un nivel como brasil, argentenia, alemania, italia… ese dia si tenemos que jugar bonito y meter goles por lo mientras con el nivel que tenemos solo podemos meter goles que se olviden de jugar bonito…. porque asi y solo asi le podremos ganar a estados unidos.

Your email address will not be published. Required fields are marked *