¡El Pato pellizcó a Closs!

Noventa minutos desesperantes. Milan no encontró la brújula y Leonardo continuó el crucero de incertidumbre que le aqueja en el banquillo rossonero. Boca Juniors hizo bostezar a más de uno y sólo Riquelme le dio algo de ritmo al tango mal encarado que diseñó Basile.

Un gol apenas disfrutable de Thiago en el primer tiempo puso en ventaja al Milan. A tres minutos del final, cayó el tanto de Boca a botines de Viatri, el canterano, y ubicó en igualdad de oportunidades a ambos equipos para que se llevaran el tercer lugar de la fría Audi Cup.

La tanda de penales se asomó sin mucho aspaviento y llegó el momento de la definición. Durante el partido, el excelente narrador de FOX Sports, Mariano Closs, se había apagado. Las exigencias así lo determinaron, pero fue raro y sorprendente escuchar al tenor del micrófono argentino. Ni siquiera mostró interés en la repetición de la tanda que colocó a Boca en la cima del mundo, en la Intercontinental 2003.

Se enfilaron los jugadores y la voz de Closs nunca despertó. Vino Palermo, cobró de maravilla y apenas un susurro salió de la pantalla. Entonces Ronaldinho encajó su penal, Mariano lo platicó. Luego Riquelme y su caricia al balón no asombró al narrador. Siguió Pirlo y Abbondanzieri cambió la historia; Mariano Closs apenas celebró. Insúa le copió a Pirlo, pero tampoco inmutó al sonido.

Continuaron Battaglia, que anotó, Jankulovski, Thiago y Vatri, hicieron lo propio. Closs estaba fuera de lugar. Hasta que se enfiló el joven Alexandre Pato al manchón, y un poco de emoción se dejó sentir. Del otro lado, el experimentado Pato Abbondanzieri.

Closs, quien dio la impresión de haberse acomodado la corbata y haber tomado un trago largo de agua, anunció el quinto tiro milanista. El Pato se veía seguro, un semblante tranquilo y con ánimos de hacer a su equipo ganador. Pato estaba desconcertado y con un ánimo un tanto distraído.

Al fin de cuentas el Pato brasileño del Milan disparó. Un silencio fue rápidamente cortado por un atajadón del Pato argentino xeneize. Sí, el experimentado había vencido al novato. Y Closs también sucumbió ante la alegría del Fútbol. Lo gritó por fin. El pellizco de Abbondanzieri a la pelota, reanimó un poco al apagado Mariano.

En fin, un trámite amistoso, para un torneo amistoso, con fines de practicar y ponerse en forma para las ligas respectivas fue lo que dejó el Milan-Boca del tercer lugar de la Audi Cup. Terminó el suplicio para los comentaristas y sobre todo para el gran cronista de la Libertadores.

Después de la pésima demostración del espectáculo de Basile, Leonardo y FOX, pensamos: ¿Estará asustado Closs por la llegada de Luis Omar Tapia al pasillo de FOX? ¿o fue simplemente una tarde desafortunada para Mariano, invocando así al Sarmiento televiso?

FacebookTwitterWhatsAppEmail

3 comentarios

  1. Alma. lunes 3, agosto 2009 at 8:18

    Coincido mucho , dado que en la transmisión de Fox Sports y note algo raro en los relatos del exitoso Mariano Closs.También no lo note como siempre en la previa con Niembro y durante los 90 minuto.

  2. Emiliano Castro Sáenz lunes 3, agosto 2009 at 23:49

    Sólo esperemos que regrese, que se renueve. No olvidemos que fue un amistoso… Quiero pensar que los gritos, alardes y putnualizaciónes acertadas, se las ha guardado para la Champions, para el micrófono compartido con Luis Omar

  3. Jairo Martínez martes 4, agosto 2009 at 0:40

    Hace unas semanas por ahí le escuché decir que su relación con Niembro no andaba de lo mejor. Además uno que otro problema personal traía encima, o eso dijeron cuando no narró la reciente final de la Libertadores…

Your email address will not be published. Required fields are marked *