¡Decio grosero!

El tema de los castigos y suspensiones ha sido tema recurrente en los últimos años en el fútbol mexicano. Podemos recordar no hace muchos años el tema de Salvador Carmona y Aarón Galindo, por supuesto dopaje en plena concentración nacional previo a la Copa Confederaciones en Alemania. Fue todo un escándalo, lleno de dimes y diretes y con otras tantas puntadas de suspicacia, lamentable hecho en donde incluso la FIFA tuvo que intervenir. Las cosas se hicieron mal, se trataron de ocultar y la olla explotó dejando a los jugadores en exhibición y tuvieron que aceptar su castigo.

Digamos que este tipo de castigos son con todas las de la ley, justos, cuando se comprueban porque atentan contra el fair play por donde quiera uno que se le vea.

Bueno, otro tipo de castigo se dio apenas al Director Técnico del Puebla,  al famoso Chelís al mentarle la madre a la CONCACAF, organismo que rige el futbol de la zona centro y del Caribe a la que México pertenece. La reacción de Chelís se dio debido a que una vez que el Puebla consiguió su clasificación a la Copa Sudamericana, la CONCACAF decidió que los equipos mexicanos no participarían en ese torneo a partir de este ciclo, por lo cual, Puebla y Monterrey quedaron automáticamente fuera de ese torneo, el cual es organizado por la CONMEBOL, que es el organismo que rige el futbol de Sudamérica y por ende, la Copa Sudamericana y la Libertadores.

Puebla no pudo hacer nada en el aspecto deportivo y hasta con su uniforme con detalles de los colores patrios, destinado para ese torneo, se quedó. El castigo del entrenador del Puebla fue económico y la FEMEXFUT se lavó las manos para eso del pago pues no fue su responsabilidad claro está. Por cierto, Decio de María, Secretario General de la Federación Mexicana de Fútbol (FEMEXFUT) criticó la majadera reacción del Chelís y se dio baños de pureza mostrando una gran educación.

Apenas ayer miércoles 29 de julio, Cristian Chaco Giménez, acaba de ser suspendido por fingir un penal en el juego de la semana pasada entre Estudiantes Tecos y Pachuca  el cual abrió el torneo Apertura 2009 del fútbol mexicano. Cristian Giménez,  estando el juego empatado a dos goles, fingió un penal el cual fue marcado por el central y el equipo Pachuca se llevó el triunfo. Miguel Herrera, Director Técnico de Estudiantes, reclamó a la Federación y a la Comisión de Arbitraje dicha jugada pidiendo un castigo y la Comisión disciplinaria decidió castigar al Chaco Giménez con un partido de suspensión por aquello del Fair Play.

Herrera comentó este día que él pedía el castigo para el árbitro no para el jugador. Giménez aceptó su castigo y el equipo Pachuca en general ha decidido no moverle mucho a este asunto pues no conseguiría nada y terminaron aceptando el castigo al jugador hasta este momento.

Bueno pues resulta que el domingo anterior que México derrotó a Estados Unidos por 0-5, el Secretario General de la Federación Mexicana de Fútbol, Decio de María, sí, ese que criticó al Chelís por majadero, se enfrascó en pleno festejo del cuarto gol con una grupo de aficionados de Estados Unidos y les recetó una seña obscena, esa que hizo Britney alguna vez y que ahora se la vamos a adjudicar a Decio. Le llamaremos la Decio señal para el ámbito futbolístico. Dicen que hay un aficionado que tiene fotos del momento, vaya usted a creer si es esto cierto, pero en el programa de Fútbol Picante hicieron referencia a este tema y el periódico Récord igualmente lo confirmó.

Bueno, mi pregunta es la siguiente: ¿Quién va a castigar a Decio de María? Porque me imagino que debe tener un castigo ciertamente.

Veamos, Decio es un alto funcionario de la Federación Mexicana de Fútbol. Un hombre de pantalón largo que representa todos los aspectos directivos y procesos administrativos relacionados al fútbol mexicano. Es un hombre que se supone, representa ante la FIFA a nuestro fútbol y como Secretario General trabaja junto al Presidente de la Federación Mexicana.

Qué pena de verdad, y expreso este punto de vista, porque como aficionado uno en las tribunas hace y dice lo que quiere,  y cuando la violencia se hace presente la reflexión debe salir a la luz. El señor Decio de María no sólo le faltó al respeto a unos aficionados gringos, en su país, le faltó al respeto a su persona y además no pensó que pudo haber desencadenado algún acto violento si es que alguno de esos aficionados hubiese perdido la cordura.

México ganó y el festejo de todos los aficionados se vale, es más, de los federativos también, porque seré honesto y no soy partidario como en España, de no gritar los goles de tu equipo porque estás sentado al lado del Presidente del equipo contrario, pero en calidad de Federativo hay que cuidar las formas y los modos, y el señor Decio de María debe ser castigado también. Si no es por la FIFA , pues de menos podemos esperar que dé la cara y se disculpe porque es lo mínimo que una persona con su puesto y su cargo, debe de hacer.

El problema es que los medios de comunicación han hecho caso omiso pues han de preferir no moverle al asunto por aquello de las represalias, (que en México casi no se dan)….
En fin, quizás estoy exagerando, no lo sé, pero me parece que esto no debe pasarse por alto. Muchos aficionados en las tribunas suelen insultar al rival cuando se festejan los goles, y digamos que aunque no es correcto, la pasión puede llevarte a esos extremos, pero atención, si nuestro Secretario de Federación baja por un pasillo y les “levanta un dedo” a los aficionados contrarios… ¿A dónde vamos a llegar?

De ser esto cierto: Sanción a Decio señores…

2 comentarios

  1. Carlos Delgado viernes 31, julio 2009 at 19:28

    Yo tambien vi la edicion de Futbol Picante donde decian lo que Decio hizo con la dedoseñal, y dejame dcecirte que hace varios dias que la CONCACAF debio haber publicado una sacnion ejemplar a Decio. Es increible que un hombre de su jerarquia (si es que la tiene) haya hecho eso a los aficionados, hasta Compean se reservo a hacer esas tonterias y lo unico que hizo fue abrazar con mucha felicidad a Giovani. Hay un dicho que dice que hay que saber perder, pero tambien hay que saber ganar, Decio es el claro ejemplo del tipico mexicano fanfarron que ya estaba harto de los mas de 10 años del dominio de los gringos sobre nosotros en su territorio. Por gentuza como Decio el futbol mexicano esta como esta, por eso, y por dejarse levantar el cu.lo a los de la CONCACAF y a los de Televisa.

  2. Sergio Sánchez viernes 31, julio 2009 at 19:53

    Así es Carlos, de hecho es de llamar la atención el caso omiso que han hecho los medios a este tema, sabemos el por qué como bien comentas, pero no deja de ser cínico el silencio general. Me parece que festejar es la expresión física de la alegría y lo que hizo Decio fue una vulgaridad. Creo que debe ser sancionado, sin duda alguna. Gracias Carlos por tu comentario y por visitar el sitio.

Your email address will not be published. Required fields are marked *