México y su primer Mundial

La I Copa Mundial de Fútbol se desarrolló en Uruguay entre el 13 y el 30 de julio de 1930.

En este torneo, participaron 13 selecciones nacionales (12 invitadas más el organizador), divididas en 4 grupos, 3 grupos de 3 equipos y un grupo de 4 equipos. El campeón fue Uruguay que venció a Argentina en la final por 4 a 2.

Para el torneo, la intención de los organizadores era que todos los partidos se disputaran en un solo estadio, el Centenario, construido especialmente para la celebración de la Copa Mundial. Sin embargo, las fuertes lluvias caídas en Montevideo antes de la inauguración del campeonato impidieron que su construcción fuera finalizada a tiempo. Dada esta situación los organizadores se vieron obligados a buscar otros estadios para celebrar en ellos los primeros partidos. El Estadio Centenario fue oficialmente inaugurado el sexto día de competencia y a partir de ese momento todos los partidos se jugaron ahí.

México participó en esa Copa Mundial y fue quien inauguró el torneo ante el equipo de Francia. Dicen que minutos antes de que la Selección Mexicana saltara a la cancha, el Director Técnico, Juan Luque de Serallonga, les obligó a cantar con todas sus fuerzas el Himno Nacional y al ver eso, el masajista uruguayo, Tramaglia, le gritó muy sorprendido “¡Que macana ché, si no los llevás a la guerra; no es más que un juego de fútbol”.

La emoción invadió a los jugadores mexicanos y estando ya a en la cancha del estadio Pocitos, recuerdan que Manuel Chaquetas Rosas, jugador del Atlante, estalló en lágrimas en brazos del portero Oscar Bonfiglio, del Marte, y que en ese momento se escuchó el grito de Serallonga: “Fuera lágrimas y a jugar contra los franceses”.

Los mexicanos fortalecieron su mente y espíritu al recordar el pasaje histórico entre nuestro país y los franceses, la Batalla de Puebla y a Ignacio Zaragoza, quien ganó un combate al ejército francés el 5 de mayo de 1862. Por supuesto que el ámbito religioso estaba más presente que nunca y la Virgen de Guadalupe fue otro sentimiento que los llenó de orgullo para enfrentar aquel primer encuentro. Lamentablemente a la hora del juego, ni eso pudo ser determinante, México fue superado ampliamente. Era el 13 de julio de 1930, el primer día en la historia de los mundiales.

El equipo mexicano, sin fogueo internacional importante, únicamente contaba con la experiencia de  los Juegos Olímpicos de Ámsterdam de 1928. En aquella ocasión, España lo había goleado por marcador de  7 – 1.

Después de ese 30 de mayo de 1928, solamente jugaron otro partido, pero en una ronda que los holandeses llamaron de consolación, para los equipos que ya nada tenían que hacer en la competencia. Ese juego fue el martes 5 de junio, contra Chile y los andinos ganaron por 3 – 1 y el gol de México lo anotó Ernesto Sota.

La realidad era que para esas fechas, México empezaba su historia futbolística prácicamente a comparación de otros países que ya mostraban ligas perfectamente organizadas y estructuradas. La primera temporada de Primera División que se jugó en México fue en 1902, tan sólo ocho años antes de que se disputara la primera Copa América, por citar un  ejemplo.

Cuando en México se produjo el primer campeón auténticamente mexicano, el América de 1924, Francia ya había jugado más de 55 partidos internacionales, Chile más de 30 y Argentina más de 120. Y así, en ese orden, México jugó sus primeros tres juegos de Copa del Mundo. Antes de jugar contra Francia aquel primer partido, México realizó un solo partido de entrenamiento, este fue ante el Botafogo brasileño quien prestó sus canchas para que los aztecas entrenaran. Así llegó México a su primer encuentro mundialista.

Al llegar a Uruguay la Selección se concentró en el barrio de Colón donde entrenó en unas canchas que los organizadores pusieron a su disposición. Fue allí donde se le unió el masajista Tramagglia, aquel que se sorprendió al oirlos cantar el Himno Nacional antes del primer juego.

Del futbol mexicano, los uruguayos tenían únicas referencias de los jugadores del Nacional, que en 1927 había hecho una gira de cinco partidos contra equipos mexicanos (uno de ellos, por cierto, contra la Selección Nacional, a la que ganó 9–0). Cinco jugadores de ese equipo, formaron parte de la escuadra uruguaya que conquistó los olímpicos de 1928 y el mundial de 1930.

Contra Francia, los mexicanos poco pudieron hacer y su inexperiencia fue determinante pues al final del primer tiempo los galos ganaban por tres goles. Los últimos dos cayeron en tan sólo tres minutos. Al final, los franceses ganaron 4-1 gracias a que Juan el trompo Carreño logró marcar para los mexicanos.

El primer equipo extranjero en realizar una gira en México fue el Colo Colo chileno, esto en el año de 1927  y jugó cinco partidos ante equipos mexicanos, fue el España el único que logró vencerle. El 16 de julio de 1930, México jugó su segundo partido del Mundial ante Chile y perdió por marcador de  3-0.

El cierre fue contra los subcampeones del mundo, los argentinos. Muy temprano en el partido Argentina ya ganaba por tres goles. Parecía que estaban dormidos los jugadores mexicanos pero más que eso sorprendidos por el desempeño argentino que al final terminó ganando por 6-3 y México terminó en el último lugar de las 13 naciones que participaron. Fue hasta el Mundial de Suecia en 1958, que la Selección Nacional lograra su primer punto en las Copas de Mundo…

Referencia y datos estadísticos “Los Mundiales, la fantasía del siglo” de Miguel Aguirre Castellanos.

Essay Writing, alongside entries for balayage, https://writemyessay4me.org/ chandelier earrings, double denim, fauxhawk, flatform, geek chic, jorts, and pixie cut
FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

  1. Emiliano Castro Sáenz viernes 31, julio 2009 at 10:40

    Sería bueno motivar a la Selección de esa manera, hoy en día. Tal vez como lo hicieron los Pumas argentinos de rugby, conmoverse para ganar e imponerse.

  2. Sergio Sánchez viernes 31, julio 2009 at 14:33

    Así es Emiliano, canalizar esos sentimientos de manera positiva, podría ser determinante para conseguir los objetivos. Me viene a la mente la selección de Camerún del 90, como fue creciendo a medida que fueron creyendo en ellos y su entorno era cien por ciento emocional, de ser víctimas seguras de muchos, terminaron siendo, para mí, la reveleación de ese mundial. Claro que lo técnico y físico complementaría este aspecto. Gracias.

  3. HOLA SOY SOBRINO DE UN JUGADOR DE ESTA EPOCA SI DESEA INFORMACION TENGO TODOS LOS PERIODICOS Y FOTOS DE CUANDO EL MARTE HIZO ESTAS GIRAS FUE MI ABUELITO SI LES INTERESA MANDE CORREO A miércoles 9, mayo 2012 at 0:52

    Tu comentarioVY ME DA GUSTO QUE TENGA ESTA PAGINA ASI PODREMOS COMPLETARLA Y SABER MAS ACERCA DE ESTO.

  4. MI ABUELITO ERA EL CHECO SANCHEZ.DELANTERO Y JUGO EN LA SELECCION MEXICANA EN EL AÑO 1930. Y MAS miércoles 9, mayo 2012 at 0:59

    Tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *