Relatos donde el balón mata sexo

En algún lugar, en un tiempo…

Matilda se levantó con una emoción distinta a otros días. Salió con toda tranquilidad de su casa para ir a trabajar. El tráfico y la muchedumbre no la agobiaron para nada. Al llegar a su oficina, saludó a la recepcionista que tan mal le cae. Los gritos y reclamos de su jefe no le hicieron ni cosquillas. Todo el día permaneció de buenas y trabajó con mucho entusiasmo, sin sentir alguna presión.

Antes de salir del edificio donde trabajaba, pasó unos minutos al baño para colocarse el neglille negro que salió a comprar durante la hora de la comida. Escondida la sensualidad bajo el traje sastre que vestía, se dirigió de nuevo a casa. En la esquina se detuvo un momento y abrió su bolso para comprobar que no había olvidado el lubricante que le vendió una de sus compañeras dedicadas a ese tipo de negocio.

En cada paso que daba antes de llegar a la puerta el sonido de los tacones le producía una sensación distinta, las posiciones del kamasutra le inundaban la mente. Aceleraba el paso; ansiaba llegar a los brazos, al cuerpo de su hombre. Su respiración se aceleró y sus entrañas comenzaron a sudar. Pero al abrir la puerta… ¡gooooool! Ahí estaba su hombre, que en compañía de los amigotes, festejaba la anotación del equipo al cual era aficionado. Ups ¿Se le olvidó a Matilda que esa noche había fútbol?

En otro lugar, otro tiempo…

Mauro tenía todo preparado para el partido: botanas, cervezas y un control con pilas nuevas. Debutaba la selección en el Mundial y era el momento de dedicarle toda la atención debida al televisor. En el baño, su chica moría de ansias por hacer el amor; inquieta e indecisa se acariciaba los senos. (Días antes habían discutido porque ella le reclamó la falta de detalles en la relación, a lo que él le respondió con un azotón de puerta).

Sonó el pito del árbitro y el juego comenzó. Ni tardo ni perezoso, Mauro comenzó a alentar a su equipo. “Venga, venga”. Ella más se acariciaba los senos y deslizó su mano por todo el cuerpo. Falta a las afueras del área y tiro libre a favor de la selección: el cobrador se preparó y voló el balón. “Era nuestra, era nuestra”, gritó un enojado Mauro. Ella se acariciaba los muslos, mientras una lágrima se derramaba con flojera por su rostro.

Y pasaron los primeros 45 minutos, y pasó el medio tiempo y el partido terminó 0-0. Mauro estaba frustrado, calló el gol que tanto había deseado gritar. Pasado el letargo del partido, con la bipolaridad que genera un partido mundialista, Mauro se acordó de su chica. La buscó en el baño, en la recámara, en la cocina, hasta pensó que jugaba a las escondidas. “Mi vida, tengo ganas de hacerte el amor”. De repente Mauro volteó hacia la puerta, estaba abierta. Desconcertado, y por un impulso, corrió a la ventana para asomarse si ella se encontraba sentada en la acera frente al edificio, donde le gustaba sentarse a fumar. No vio a nadie, sólo a una paloma blanca que a velocidad pasó frente a él… y entonces la puerta se cerró.

Textexpander 4 is a worthy upgrade, but if you’re http://celltrackingapps.com/ content with standard text expanding and don’t need the new fill-ins, you might do just fine with your existing version
FacebookTwitterWhatsAppEmail

21 comentarios

  1. michell viernes 31, julio 2009 at 12:41

    ke fueeeeerte carnal!!

  2. Israel viernes 31, julio 2009 at 12:56

    hijoleeee a como esta la selección y el torneo local… si esta de pensarce… jejeje

  3. Queta viernes 31, julio 2009 at 13:01

    ¡Ándale pues!
    Me dejó intrigada la segunda historia, ¿se le fue la chica?
    ¿Qué no para eso se inventó el medio tiempo? (para el rapidín) jajajajaajaaaa

  4. Isabel viernes 31, julio 2009 at 13:08

    Me gusta su sarcasmo, la ironia al escribir de temas tan distintos y a la vez tan apasionantes.

  5. George (chocho) viernes 31, julio 2009 at 13:18

    Esto es precisamente lo que uno lee en H Para Hombres, será que la tan famosísima Yadira, quien escribe relatos eróticos, sea YADIRO y se esconda dentro del cuerpo de nuestro querido Elías???

    Dicho esto, creo que esta nota es una de las más fregonas que he leído… Y como diría el gran amigo de Elías, es preciso que pidas APLAUSOS!!!!!!

  6. George (chocho) viernes 31, julio 2009 at 13:19

    Y ese gran amigo que no mencioné es MEMO RÍOS

  7. Sergio Sánchez viernes 31, julio 2009 at 14:43

    Para la reflexión, a veces el fútbol nos desconecta de todo y de todos. En lo personal cuando juega la selección en un mundial, pido no ser molestado por nadie!!!! Saludos , muy bueno Elías.

  8. Bombona viernes 31, julio 2009 at 15:43

    Lic

    Buen mensaje sr. Elías, para que no se clavennnnnn hombres!!!!!!! Equilibrar y priorizar…

    ¿Quién le inspiro a escribir tal artículo, acaso aprendió de alguna experiencia como la de Mauro? Cuenteme, pues temo que el hombre del que le comento se olvide de ciertos detalles, solo por un partido de fútbol.

    Besos

    • Elías Leonardo viernes 31, julio 2009 at 15:54

      Estimada y querida Bombona, bien dice: equilibrar y priorizar. A su pregunta, le comento que recientemente tuve una ligera discusión con la fémina de mis suspiros a causa de los famosos “detalles”, que nada tenían que ver con fútbol. Si su hombre es fanático como para priorizar el fútbol, déjelo. Pero si su hombre es pensante, pues no tema y hágale ver que los detalles son importantes (ya lo viví). Eso sí, usted también comprenda la devoción y pasión que genera el fútbol. Siga acercándose al Buen Fútbol para que siga conquistando a su chico. Le devuelvo los besos (mi señora ni enterada)

  9. vergarasteam viernes 31, julio 2009 at 18:02

    yo conozco a yadira, es una gran escritora…la verdad.

  10. Itsu lunes 3, agosto 2009 at 17:02

    …y es que los caballeros como que no terminan de encontrarle más sentido al futbol que las patadas y los goles…creo

    • Elías Leonardo lunes 3, agosto 2009 at 17:59

      Itsu, veo que eres nueva en esta página y bienvenida al mundo futbolero. Gracias por tu comentario y esperemos que los ¿caballeros? se pongan las pilas. Ya leyeron jóvenes (y no tan jóvenes): no todo son goles y ¿patadas? Un saludo y esperamos te cultives del Buen Fútbol

  11. abril lunes 3, agosto 2009 at 19:50

    wow!!! intenso creatura!!! intenso!!!

    me recordó viejos tiempos… sólo q yo era la q veía el fut jajajaja XD …q cosas, no?

    ahora las cosas han cambiado… como dice Queta en uno de los comentarios anteriores… para eso tmb sirve el medio tiempo…

    saludos y espero con ansias tu próximo artículo

  12. MOLLETUCA jueves 6, agosto 2009 at 1:47

    Qué le puedo yo decir!
    Para mí es de lo más agradable ver y vivir el futbol junto a un agradable caballero que lo disfrute de igual forma, y muchas veces la pasión de un gol puede trasladarse a otros ámbitos…
    Me agradaron bastante los cuentos.
    Un abrazo, señor.

    • Elías Leonardo jueves 6, agosto 2009 at 10:37

      Molletuca, como para nosotros también. Claro, tenemos que ser equitativos en algunas ocasiones, como cuando las acompañamos a comprarse ropa. Y sin duda, la pasión del gol pueder derivar en otras pasiones. Un saludo

  13. franciss ortega lunes 23, mayo 2011 at 2:34

    Suele pasar como en la historia de Mauro, te consume un partido y se te olvida el mundo; he estado ahí. Muy bueno Elías.

Your email address will not be published. Required fields are marked *