De fútbol no saben nada, ¿y de negocios?

Son ya dos partidos de liga en el presente torneo y en el América las cosas parecen seguir exactamente igual que en los últimos torneos. Eso empieza a poner nerviosos a más de uno en la parte directiva y a millones de aficionados que tiene este equipo en todo el país. América es un equipo de esos denominados «grandes» y su historia así lo demanda, pero parece que eso se está convirtiendo en un mito o leyenda y la realidad es que está convertido en un equipo del montón que ha dejado de ser ganador y glorioso como en décadas anteriores.

Ya se ha hablado mucho de qué es lo que le pasa al América. Que si los jugadores no le pone ganas. Que si los refuerzos extranjeros son de poca calidad… Curiosamente salen del equipo y suben el nivel. Que si la directiva está más preocupada por otros aspectos que por los deportivos. Que si dentro de la Institución hay directivos que son promotores y traen cualquier cantidad de jugadores ganándose miles de pesos por tales transacciones, o si los entrenadores han venido a robar y no saben nada de fútbol… entonces ¡Quién los contrata?!

Hoy, los cuestionamientos después de dos años y medio de pésimos resultados siguen siendo los mismos. Entonces, ¿Qué pasa realmente en el América? Acá algunos puntos a compartir con ustedes amigos lectores:

Emilio Azcárraga Jean, dueño del equipo y del emporio televisivo al cual pertenece el América, parece muy poco preocupado por el equipo o peor aún, muy poco ocupado. Entendiendo que seguramente tiene cosas más importantes en qué gastar sus energías, el heredero de los Azcárraga sólo hace acto de presencia en juegos importantes del equipo, clásicos y liguillas, las cuales por cierto hace cuatro torneos que no llega el equipo.

Me parece que el entorno global de este deporte ha venido a pegarle fuerte al fútbol mexicano en general, pero en particular al América, tanto, que su Presidente actual, el señor Michael Bauer, está lleno de buenas intenciones, pero poco sabe de fútbol. Es reconocido como un gran profesional en las cuestiones de mercadotecnia y aspectos económicos y no lo dudo, al contrario, pero me pregunto si, ¿Es Michael Bauer lo que el América necesita para regresar a los años gloriosos?

Curiosamente el América hoy día está convirtiéndose en una marca, que en efecto, vende porque hay muchos americanistas en México, pero ha dejado de ser un gran equipo de fútbol y recordemos que fue creado para ser justamente eso a partir de que el padre del actual dueño del equipo, lo tomó en la década de los sesentas y lo convirtió en todo un negocio, económica y futbolísticamente hablando. Inolvidable la frase de Don Emilio Azcárraga Milmo… ”De fútbol no sé nada, pero sí se mucho de negocios”.

Actualmente vemos en este equipo, uniformes plagados de publicidad, verdaderamente horrorosos y dejando cada vez más en el olvido aquella vieja frase americanista de que con la camiseta era suficiente para amedrentar a los rivales. Hoy día, en las famosas camisetas retro brilla más el patrocinador que el escudo del equipo. Lamentable en verdad, parecen once anuncios ambulantes corriendo en la cancha.

Me parece que cualquier aspecto comercial o de Institución en el fútbol, debe ir acompañado de resultados y en América eso es lo que justamente está faltando desde hace ya muchos años. El fútbol del equipo es regular pero porque siempre es malo, poco atractivo y en ocasiones hasta ofensivo pero no por la verticalidad de su juego sino por lo grosero del accionar de algunos  jugadores.

Las fuerzas básicas no proporcionan la calidad que debe aportar la cantera americanista. Los extranjeros tampoco funcionan y menos si los compras y a los seis meses los corres. Menos si llegan una semana antes del inicio de la liga y en lo que se adaptan a la altura de la ciudad de México debutan hasta la cuarta o quinta jornada, terrible que en América se permitan esas cosas. El presupuesto para la compra de jugadores ha sido mal direccionado, aunque a Bauer no le parezca y es que gastarse 20 millones de dólares en jugadores como el Topo Valenzuela, Édgar Castillo, Fernando Ortiz, Robert de Pinho… señores es una pésima inversión y los resultados hablan por sí mismos. Por cierto, los últimos tres sólo estuvieron seis meses y emigraron, no se les tuvo paciencia,  por cierto esa palabrita (paciencia) no existe en el América hasta el momento.

El desfile de Directores Técnicos es una rutina en este equipo. Los corren a la mitad del proceso y el que llega y fracasa, fácilmente tiene la excusa de que él no formó al equipo. Este es un círculo vicioso en el América. La cuestión es saber si Bauer se la está jugando con el Director Técnico correcto. Al parecer Jesús Ramírez está seguro este torneo y la intención es que termine este proceso el cual, se podría ver seriamente en duda si América no gana en las siguientes dos o tres jornadas, pues no hay que olvidar que la tabla de porcentaje para el descenso ya es un tema a pensar.

Nos damos cuenta que en el América no hay procesos, no hay proyectos a largo plazo porque la urgencia de tener un equipo exitoso es más una terquedad que un método que lleve a la entrega de resultados. No hay visores de calidad, no hay formadores de calidad y no hay gente que sepa de fútbol al parecer.
¿Qué hace Jaime Ordiales en el América? ¿Qué ha hecho para pertenecer al equipo? ¿Qué ganó en su carrera futbolística como para que sin ser americanista ahora tome decisiones que inciden directamente en el accionar del equipo? De verdad que yo no me lo explico…

¿Por qué Jesús Ramírez es el entrenador del América? Acaso porque ganó un campeonato mundial de selecciones menores. ¿Qué logros tuvo Ramírez en la Primera División como D.T., para llegar al banquillo del América? Señores, el América no debe ser semillero de nadie y al parecer todos los que llegan lo hacen para experimentar y después irse a producir a otros lados.

Afición sigue habiendo mucha y eso habla de lo que este equipo representa para sus aficionados. Es un sentimiento, es más que una pasión. América es mucho más de lo que hemos venido viendo pero curiosamente, ¡Las nuevas generaciones ya no le van al América!

El América de los ochentas, del que tanto  se habla y por el cual se hacen todas esas playeras retro, es de lo poco que queda en los americanistas. La ilusión de tener un equipo que haga una dinastía como aquel América que dominó una década y que les  ganó títulos a sus rivales por excelencia, Club Guadalajara, UNAM (dos veces) y Cruz Azul, hoy está más lejos que nunca.

Hay tiempo para enderezar el camino. Veremos si Ramírez y Bauer logran consolidar una mancuerna que le regrese al Club la mística de equipo grande y exitoso y para eso tienen que pensar, antes que nada, en el equipo, incluso por encima de sus intereses personales.

Soluciones quizás hay muchas. La llegada de gente que sepa de fútbol, de personas que amen al América pero sobre todo, de personas comprometidas a sacar al equipo adelante y regresarlo al lugar de donde lo han sacado un montón de sinvergüenzas que se han aprovechado del poco interés que tiene el dueño en este equipo que alguna vez fue un negocio redondo para directivos y aficionados en toda la extensión de la palabra.

Hoy las cosas ya no son como antes, eso me queda claro.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

  1. George (chocho) lunes 3, agosto 2009 at 12:05

    Que buena nota Sergio, es verdad que en América la palabra paciencia no existe, y menos ahorita que ya son 4 liguillas sin clasificar, que el fantasma del decenso acecha a este equipo que de GRANDE, ya no tiene nada, pues como bien lo dices tú, el escudo ha pasado estar en segundo plano.

    Faitelson dijo una vez que ya no había que preocuparse, pues América ya había tocado fondo, pero aún existe el decenso y vaya que eso sería un golpe anímico para los seguidores del club y para el futbol mexicano…

  2. Sergio Sánchez lunes 3, agosto 2009 at 17:37

    Hola George, creo que el sentir de los aficionados al futbol en México, sean o no americanistas, es el mismo. El América sigue generando pasión porque su historia lo sigue sustentando, pero la realidad es que ha dejado de ganar cosas importantes. América tiene en sus manos la solución, este equipo gana dos o tres juegos seguidos y enciende la flama nuevamente, ojalá sus directivos reflexionen al respecto. Gracias por tu comentario y por visitar el sitio.

Your email address will not be published. Required fields are marked *