Correcaminos y el síndrome Beninca

Muchos aficionados jóvenes al fútbol, así como algunos despistados o seres ajenos a este deporte, ni idea tienen de que alguna vez existió un equipo tamaulipeco llamado Correcaminos, auspiciado por la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Bueno, dicho equipo vestía con uniforme naranja como local y blanco como visitante. Su estadio: el Marte R. Gómez. En efecto, y como bien saben o imaginan, no fue un equipo tan importante como para permanecer en la Primera División de nuestro país.

Tras su ascenso en 1987, los Correcaminos vieron desfilar técnicos y jugadores que tomaron al equipo como si se tratara de un carrusel monetario o de año sabático. Nombres como Diego Malta, Carlos Miloc, Héctor Pulido, Héctor Hugo Eugui (hoy estratega de Indios), Ignacio Jáuregui, Juan Ramón Fleita, Jesús Bracamontes (padre de Jacqueline Bracamontes, digo, por aquello de los espectáculos) nunca supieron hacer de la escuadra un equipo de categoría, ni mucho menos. Sin embargo, sus esfuerzos no fueron en balde, pues escribieron en los anales de la historia del fútbol mexicano escenas verdaderamente tragicómicas.

Historia 1

Héctor Hugo Eugui tomó las riendas del equipo y entre sus refuerzos trajo a un jugador uruguayo, Aldo Beninca, del que habló maravillas y aseguró sería la nueva figura del fútbol mexicano, además de que sería el artífice para mantener al equipo en Primera División. Fue así que tras el arribo de dicho jugador, El Diario de Ciudad Victoria se congratulaba de ser el primer medio que fotografió al tan sonado refuerzo que estremecería la liga local. Toda era fiesta y júbilo en Tamaulipas.

No pasaron muchos meses -a las pocas jornadas- se revelaría que Berninca no contaba con las condiciones físicas para jugar ya que había estado en retiro ¡más de 1 año! Al enterarse de dicha afrenta, los directivos decidieron darlo de baja. Lo peor de todo es que la rescisión de contrato los obligaba a mantener al jugador durante lo que restaba del torneo, es decir 8 meses. Mientras ellos se sentían defraudados, Beninca se paseaba por los tacos ubicados en el ferrocarril de Ciudad Victoria.

Posterior a Beninca, figuraron varios jugadores extranjeros y mexicanos que llegaban al cuadro tamaulipeco recién sacados del retiro o con una edad en la que ya no se podía correr por un balón. Patricio Mcallister, otrora figura y estrella argentina que prácticamente no hizo nada en Correcaminos. Y entre los nacionales destacaban Raúl Arias, todo un nómada de los clubes mexicanos. Así fue el peregrinar de los Correcaminos.

Historia 2

En la temporada 1993-94, el mismo Héctor Hugo Eugui hizo debutar a un jugador de ¡53 años! Sí, de 53 años. “Es un novato con muchas facultades”, argumentó Eugui. Fue en un partido contra el América que Eugui daba la gran oportunidad a Humberto Filizola, que entre otras cualidades, era ni más ni menos el Rector de la Universidad Autónoma de Tamaulipas.

El partido terminó 1-1 y el Rector jugó los últimos 20 minutos, incluso tuvo la oportunidad de meterle un gol a Adrián Chávez tras una jugada de rebote. Aquella narración corrió a cargo de Raúl Orvañanos: “El balón le pasó muy rápido al señor Rector”. Pero lo increíble ocurrió después, cuando salía como elemento de banca. Se le promocionó por el Citlalli al Mejor Novato del Año y lo mejor: un equipo nicaragüense de primera división se interesó por sus servicios; a lo que Filizola respondió que él ¡no estaba en venta!

Ahora saben algo más un equipo tamaulipeco que existió en nuestro fútbol y nos dejó anécdotas increíbles, pioneros y fieles seguidores de lo que se denomina El síndrome Beninca: traer refuerzos sin comprobar su origen, sin reafirmar siquiera que son futbolistas, sin saber edades y que cobren poco. Así fue la historia de los Correcaminos.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

23 comentarios

  1. George (chocho) martes 4, agosto 2009 at 10:12

    Bueno yo conozco un caso similar de un debutante, pero tenía 35 o 36 años, era de la trinca fresera, osease del Irapuato, su nombre creo es Jorge Pérez o Jorge Rodríguez y el que lo hizo debutar fue el polémico Juan Alvarado. Ojalá EL BUEN ELÍAS nos cuente una anécdota del polémico Juanito Alvarado.

    Saludos

  2. michell martes 4, agosto 2009 at 12:12

    Ésto si es una mamada del Eugui ese!!!…nota que me inspiró a escribir al menos esto..muuuuy biemm.
    ( al américa hace cosas similares hee no se vayan tan lejos )

    • Elías Leonardo martes 4, agosto 2009 at 14:49

      Michell, gracias por el comentario. Bien dices, el América hace cosas “casi” similares, como la contratación de Carignano o Fantick. Eso sí, las águilas no tienen un Rector para debutarlo… aunque en una de esas debutan al Loco Valdés.

  3. Itsu martes 4, agosto 2009 at 13:14

    Ojalá sólo en el futbol nos gastáramos este tipo de “bromitas”…

  4. Israel martes 4, agosto 2009 at 17:03

    Lo recuerdo perfectamente ese debut hace ya sus buenos años pero recuerdo tambien goleadas del America al Correcaminos… como vien lo dicen en otros comentarios creo que eso fue el inicio de lo que es ahora nuestro fultbol un mercado de piernas (de cristal) que no saben ni su origen… si quiera si son jugadores de soccer… caso el America que tienen al Basile mmta quien es ese wey jejeje o jugadores asi…. para triunfar en mexico necesitas tener un apellido raro e inpronunciable y ya la armaste aunque no seas bueno en lo que haces…

  5. Isaura miércoles 5, agosto 2009 at 0:02

    Jajaja. Lo del rector es tremendo, muy divertido por un lado pero muy muy lamentable por el otro. O sea, si el don tenía ganas de jugar al futbol (jamás usaré la forma con tilde en la U, es una fijación que tengo, ustedes disculpen) profesioanal, que bien que alguien le dé cabida y libere su alma infantil o juvenil, pero cuánta tomadura de pelo. Y el síndrome Beninka… ya lo hemos comentado, nos da risa, pero chale, los buenospamboleros no deben dejarlo pasar.

  6. Miguel Sánchez domingo 9, agosto 2009 at 10:10

    Hay clubes enamorados de sudamérica. Ahora los jugadores ya no dicen “qué gran juego”, sino “un lindo encuentro”; ya no dicen “estoy feliz en esta ciudad”, sino “estoy feliz acá”; “doy las gracias a la afición”, sino “doy gracias a la hinchada” y hay algunos jugadores mexicanos que pronuncian fútbol (así, como ustedes lo escriben y lo manda la mamá academia) y no fut-bol, como solía pronunciarse aquí (no acá): como dos palabras monosílabas, ambas tónicas.
    Los Correcaminos son un gran ejemplo de lo que es nuestro nivel futbolístico. Por cierto, ¿ya notaron que los comentaristas también quieren hablar como argentinos? “No jugó jamás un Mundial”, dicen, cuando el jugador en cuestión tiene 22 años y apenas comienza su carrera. ¿No serías más entendible si dijeran “no ha jugado un Mundial? En fin… Un abrazo.

    • Elías Leonardo martes 11, agosto 2009 at 20:51

      Miguel, muy atinado el comentario final. Hay que ver que en nuestro fútbol ya nuestros jóvenes debutan a los 20 años, o sease pisar la cancha; para jugar 90 minutos nos salen con el “está en su etapa de madurez”. Ahora bien, Correcamino debutó a uno de 53 años y lo querían en el extranjero, ¡en Nicaragua!. Un aliciente para nuestros chavos. Un abrazo

  7. ovlg domingo 20, septiembre 2009 at 22:13

    Soy de victoria, ciudad donde juega mi equpi CORRECAMINOS
    aun soy muy joven como para haber visto esa anecdota, pero es pa la “botana”
    aunque a la vez lamentable que desde esos tiempos sigan jugando con este equipo que lleva mas de 20 años sin subir a primera, 12 años sin disputar alguna final y 2 sin semifinal.
    Es triste pero no siginifica que pierda la esperanza de que algun dia estemos arriba.

    Saludso.

  8. Luis Oliver jueves 6, mayo 2010 at 21:32

    jajaja buenísimo lo de Eugui y que tal lo del rector, que bárbaro.

    Hubo también no hace mucho un jugador que debuto con Tigres en un Clásico y hasta creo si mal no recuerdo se dio el lujo de anotarle a mis Rayados del alma.

    En fin excelente pagina, saludos!

    • Elías Leonardo jueves 6, mayo 2010 at 21:44

      Luis Oliver, bienvenido a este espacio de ELBUENFÚTBOL* Lo del Rector es para los anales de la historia, una cosa impresionante. Digo, si no tenemos fútbol por lo menos tener humor, y estas puntadas son una joya. Un saludo y bienvenido

  9. turygar viernes 7, mayo 2010 at 10:45

    Pues, como dirian Martinolli y Luis Garcia: LAMENTABLE!!!! lo de este equipo debutando a un novato de 53 años. Y por otro lado, no criticaron mucho al Guadalajara por un merecido reconocimiento a Don Chava Reyes en un partido contra Pumas? pues con estas anecdotas de fut-bol con esos debutantes y esas sorpresas!!!!
    Tambien, Elias, si mal no recuerdo cuando estaba Eugi dirigiendo a Indios por ahi hubo contrato con un jugador que luego tuvieron que regresar por su estado de salud y algunos otros que se presumian de buen cartel pero resultaba que ni tenian ni minutos en divisiones inferiores en su pais de origen o tiempo sin jugar. No es de pensarse si ya antes habia pasado lo mismo con el mismo entrenador? o fueron de los errores que segun la directiva se reconocieron? que nos comentas…

    • Elías Leonardo viernes 7, mayo 2010 at 14:44

      Turygar, como tengo presente el debut del Rector frente al América. ¡Por poco mete gol! Increíble, y como dices, lamentable.

      Respecto a lo que mencionas, no es exclusivo de Eugui. Recordemos que América trajo a Carignano, un argentino que venía lesionado y nadie lo conocía. Venía como refuerzo y nunca pisó ni la banca. Por citarte otro caso, recuerdo a Juan Alvarado debutando a Jorge Sosa, de 36 años, con Irapuato en Primera División.

      Este tipo de situaciones derivan sin duda de la directiva. Pues en teoría contratas a un técnico que sabe de fútbol, y esos conocimientos implican el panorama futbolístico. Podría alegarse que la presencia de promotores les joden la capacidad de elegir, pero ellos sucumben o ¿que no saben que tienen autoridad para traer a los jugadores que consideren los indicados? Este es nuestro fútbol, un círculo vicioso. ¿Tú cómo la ves? Un saludo

  10. julio cesar miércoles 12, mayo 2010 at 17:34

    claro que recuerdo ese incidente del rector, que despues, el mismo dijo que fue para alentar a la juventud victorense, naaa, ma….das, se sentia el dueño del balon y quiso sus 20 minutos de fama, imaginense si hubiera metido ese gol

  11. Pingback: Glorias Pasadas: ¿Qué fue de Raúl Martínez Sambulá? « Glorias Pasadas

  12. HP sábado 21, agosto 2010 at 17:09

    Un apunte: Correcaminos todavía existe, estuvo cerca del ascenso en el Invierno 1997, pero cayó misteriosamente ante los Tigres; durante la década de los 2000 ha tenido algunos torneos bastante buenos, aunque bajó su nivel (como pasa con muchos equipos) llegando a la liguilla. En el torneo actual no se han dado los resultados, pese a no jugar mal.
    La directiva sigue sin estar a la altura de los aficionados…
    Buena página ésta.
    Saludos.

    • Elías Leonardo sábado 21, agosto 2010 at 19:35

      HP, existe y se extraña. Correcaminos sin duda podría ocupar el lugar de algún otro equipo de la primera división. Señalas que la directiva no está a la altura de los aficionados, pero eso pasa en todo el fútbol mexicano. Y mira que si hay una afición fiel es la tamaulipeca. Un abrazo

  13. ozzz jueves 26, agosto 2010 at 15:15

    comprate trusas
    AGUANTE LA UAT

Your email address will not be published. Required fields are marked *