De árbitros, perros y ¿fútbol?

En el fútbol mexicano como en otras ligas, la española por ejemplo, la figura del árbitro es pilar fundamental para justificar la derrota. La responsabilidad de jugadores, directivos y cuerpo técnico bien puede ser una alusión al pasado; un tiempo lejano donde si existía el compromiso de toda una institución por salir a ganar cada partido que se disputaba. El siglo XXI trajo consigo un nuevo esquema táctico para desarrollar dentro y fuera de la cancha: la culpa es del árbitro.

Sí, en efecto, la figura del nazareno siempre ha sido polémica, incluso necesaria para dotar de una dosis de pasión a este deporte. Recordemos la figura de Joaquín Urrea: sin él la rivalidad América-Pumas tan sólo se quedaría en una anécdota pactada en un 0-0 cada torneo. Bien, por el otro lado, después de ver la mediocridad que vive actualmente la liga mexicana resulta hasta irrelevante culpar a los árbitros de malas actuaciones.

Seamos sinceros. Si el partido estuviera 3-3 y los dos equipos se están despedazando por conseguir el triunfo, ¡órale!, todos contra el árbitro (incluida su jefa) por marcar un penal o falta inexistente. Sin embargo, tratándose de un encuentro donde el 0-0 predomina con la ausencia de fútbol -situación de cada jornada- pues el sonido del silbato viene a romper con ese hielo y bien que mal ya hay algo que opinar. (Hasta el mismísimo Can Bermúdez se podría dar el lujo de hacer un comentario digno, y miren que sería un lujo para todo lo que ¿comenta?)

Recientemente Jesús Ramírez se contradecía al puro estilo cantinflesco: “no quiero hablar del arbitraje, aunque sí nos perjudicó, pero dije que no hablaría de ellos; ustedes vieron el penal, pero quedamos en que no hablaríamos de ellos”. Caray, tan sencillo que es decir “no sé a qué juega mi equipo” o “perdimos porque nomás no damos una”. ¿Qué pasaría si Jesús Ramírez, Leaño, Miguel Herrera, entre otros, pertenecieran a la Liga Premier?

Bueno, pues resulta que la Federación Inglesa de Fútbol prohibirá a entrenadores, directivos y jugadores realizar cualquier tipo de manifestación respecto a los árbitros antes de cada partido para evitar cualquier tipo de intimidación o influencia. De igual manera, se permitirán comentarios después de cada partido siempre y cuando no ataquen la integridad del árbitro o desacrediten la imagen del encuentro. Además, se sancionará a los jugadores que rodeen al árbitro con el fin de increparlo o insultarlo.

Bien, sonaría a inmunidad total para el árbitro y atentado contra la libertad de expresión. ¡Es Inglaterra! Nos llevan años de distancia en materia futbolística (y en muchísimas otras, casi todas) y sus integrantes, incluidos hooligans, se preocupan por la actitud y juego del equipo. ¿Qué pasaría en nuestra liga si se aplican esas medidas?, pues quizá hasta jugadores, técnicos y directivos tengan la capacidad de reconocer sus errores, debilidades y mediocridad reflejadas dentro y fuera de la cancha.

Vamos bien. Sigamos culpando a los árbitros y evadiendo responsabilidades. ¡Ah! Y cuando no son los nazarenos, son los medios de comunicación los responsables. Sí, también los medios debemos aceptar nuestras fallas al consentir, solapar o no contribuir con soluciones en esta decadencia llamada fútbol mexicano. Ya dejemos los 0-0 y los empates, dejemos las gárgaras, ¡queremos fútbol!

Mientras escuchemos la misma anécdota del Can Bermúdez cada vez que juegan los Pumas, o equipo donde juegue Francisco Palencia. “Ufff, ¿saben por qué le puse Gatillero?

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

  1. Israel miércoles 5, agosto 2009 at 13:51

    Primero que todo burmudez es un imbecil perdon por mis palabras pero no hay narrador de fut mas mamon que el… eso de poner apodos y sentirce el chistoso… eso de za za za zalcita (a zalcido) no bueno por eso se le cayo el pelo porque no tiene cerebro el cabron… y bueno le cambias de canal y en tv azteca no hacen mas que hablar mal de los demas y cuando juega mal el quipo estan del carajo pero si meten un gol que partidazo estan dando.. o se la pasan tirandole al america como su papa jose ramon les enseño… y bueno creo que a pesar de que los arbitros cometen sus errores mas que eso seamos honestos el futbol esta mas vendido que nada.. que extraño es que siempre america vs pumas siempre quedan ceros… o porque el america vs chivas paso de ser clasico a un partido mas… donde quedaron los partidos donde se rompian el alma… y pues todos sabemos donde quedaron.. en el negocio de los dueños de los equipos de ver que nos conviene mas perder, ganar o empatar…. estoy empezando a perder credibilidad en el fut bol nacional…

    • Elías Leonardo miércoles 5, agosto 2009 at 17:43

      Mi estimado Israel tanta emoción juega con la ortografía, pero lo importante es la voz y emoción del lector. Es su punto de vista sobre el Can Bermúdez y respetable. Ojo, jamás dije que fuera un imbécil y mucho menos lo insulté. Respecto al tema pambolero, pues si, el clásico América-Chivas ha perdido la pasión de antaño y el duelo América-Pumas debe seguir siendo intenso, pero también se ha contaminado del bajo nivel de juego en nuestra liga. Y extraña que vaya perdiendo credibilidad… ahora. Un saludo

  2. abril miércoles 5, agosto 2009 at 20:03

    Tampoco me agrada mucho ‘el audio’ de las transmisiones televisivas de los partidos de fut, nada como estar en el estadio apoyando a tu equipo… desgraciadamente, no siempre se puede. ¿la solución? bajar el volumen de la televisión!!! o simplemente no poner mucha atención en tan ‘interesantes’ charlas entre los comentaristas de fútbol…. ja!

    Coincido en el punto de que todos esos partidos ‘clásicos’ y de gran audiencia, han quedado mucho a deber a la afición desde hace ya un par de años… es momento de exigir mayor compromiso de parte de todos los que participan en dichos eventos, jugadores, árbitros, directivas, afición, comentaristas y demás… no por nada es uno de los espectáculos más lucrativos en nuestro país, hagamos valer lo que invertimos para disfrutar -y hasta sufrir- los partidos…

    Momento de hacerse responsables… dejemos de culpar a los árbitros y aceptemos los errores y falta de compromiso en todos y cada uno de los equipos de la liga mexicana (y de la selección, con todo y su copa), en pro de nuestro futbol.

    un abrazo!

    • Elías Leonardo jueves 6, agosto 2009 at 10:26

      Abril, es una buena solución! En verdad es agobiante e insufrible tener que escuchar las narraciones por televisión abierta (de más acceso para el grueso de la población).

      Punto dos. Con tu opinión estás haciendo valer lo que haces (o dejas de hacer) para disfrutar y sufrir los partidos como aficionada a este deporte, y a un equipo en especial. Gracias por leer sobre el Buen Fútbol con nosotros

  3. Miguel Sánchez domingo 9, agosto 2009 at 9:56

    Elías, Sólo hay que recordar que nuestro futbol es tan mediocre que hasta las excusas son copiadas de otros países. Particularmente en sudamérica se estila engañar al árbitro (¿leyeron lo que dijo Daniel Montenegro?) y jugar sucio (ni más ni menos) cuando este no se da cuenta. En México se hace una cosa parecida, pero a mí me ha tocado ver a muchos jugadores hacer cosas ridículas y vergonzosas, como fingir que recibieron un golpe y desplomarse entre estertores, cuando un rival les hizo una caricia en la mejilla; o a otros dar alaridos y derramar lágimas por una supuesta lesión en el pie cuando recibieron un recargón en la cadera, pero está corriendo el tiempo añadido; o cuando un jugador que fingió una falta y fue amonestado hace como que se revisa la cara en busca de sangre, sólo por que sabe que las cámaras lo están tomando.
    Y los comentaristas… ¿Recuerdan el «inteligentemente se tiró un clavado? Mejor ni le sigo.
    En cuanto al árbitro, creo que merece todo el respeto y la protección, aunque ejemplos como el de Urrea son tan nefastos como las ridiculeces que mencioné. Y del Perro, ¿qué se puede decir? Yo lo invito a que se retire y disfrute sus millones.No creerán que hace sus papelones de gratis, ¿o sí?

    • Elías Leonardo martes 11, agosto 2009 at 20:47

      Miguel, gracias por el comentario. Lamentablemente el fútbol como deporte cae como un espectáculo que no es reflejado en el arte del balón, sino en actuaciones televisivas-que bien mencionas- que sólo lastiman a este deporte. Y coincido, el Can ya debe disfrutar de la vida. Un abrazo

Your email address will not be published. Required fields are marked *