Rapa Nui ya está más cerca de Chile

Buena tarde de fútbol exótico en medio del oceáno. La FIFA lo calificó como “El partido del Siglo”, y aunque algo de exageración había en la frase, fue un evento que se guardará en la historia.

Primer partido oficial en territorio de la Isla de Pascua. Esto por la Copa Chile, recibiendo nada más y nada menos que a Colo-Colo. Les voy a adelantar el resultado porque era esperado y queda nada más que en lo anecdótico. El Cacique goleó 4-0 a Rapa Nui. El primero fue autogol de Pérez, el paraguayo Cristian Bogado haría dos más, y cerró el partido Araos de penal. Colo-Colo avanza, mientras el seleccionado local quedó fuera de la Copa. Carlos Chandía pitó el suceso.

A propósito les cuento que el juego no tuvo nada extraordinario, el típico choque entre un equipo amateur y uno profesional. Posesión de balón total de los albos, contra lucha y sincero esfuerzo de los pascuenses. La técnica profesional sólo se llegaba a emparejar por las complicaciones que generaba un campo que, hasta hace unos cuantos días, fungía como lugar destinado para los caballos de la zona. Las tribunas ni las busquen, no existían. Sí había pequeñas lomitas y algunas estructuras que recibieron a los asistentes, pero nada más. Los baloneros eran a veces jóvenes, a veces señoritas y a veces policías que rodeaban la cancha. Los bancos de suplentes jamás se vieron, quizá algunas sillas o bancas habilitadas entre los aficionados que poblaron ese lado de la tribuna. Eso sí, el paisaje fue un sueño. Playa y Oceáno Pacífico ocupando todo el fondo de la pintura, flanqueados entre dos moáis descansando a no más de 10 metros de la línea de banda.

Pero el suceso nos obliga a ir más allá del marcador y del partido. Lo que vimos fue un hito deportivo, pero sobre todo cultural. Un momento imborrable en la noble historia del fútbol. Ha pasado más de un siglo desde que se jugó el primer partido oficial entre selecciones, 137 años para ser exactos, y resulta increíble que en pleno 2009, todavía sigan disputándose partidos de fútbol por vez primera en algunos rincones del mundo.

Ya hemos dicho que Rapa Nui ha disputado dos únicos partidos válidos para la N.F.-Board, pero nunca por torneo oficial chileno. La Copa Chile desde el año anterior ha buscado integrar a todo el territorio. Participó el equipo Magallanes de Punta Arenas, ciudad y puerto localizados en el extremo austral del país, a orillas del Estrecho de Magallanes en la Patagonia chilena, a unos pocos kilómetros de Cabo Froward, que es el último punto del continente americano. Esto convierte a Punta Arenas en la ciudad continental más austal del mundo.

La Isla de Pascua (Rapa Nui) está ubicada a tres mil kilómetros del continente, en medio del Pacífico. Es uno de los tres puntos que conforman el triángulo que encierra todas las islas polinesias. Los otros dos son Hawái y Nueva Zelanda. Un lugar único por su misteriosa cultura ancestral, así como único en cuanto a su ecología, ya que representa quizá el ejemplo más extremo de destrucción forestal. Todo bosque ha desaparecido, y con él, se han extinguido todas sus especies. Por supuesto este fenómeno se relaciona mucho más con eventos climáticos y características geográficas, que con el hombre. Son muy pocos los árboles que se encuentran por la isla. Algunos los pudimos observar rodeando el campo, mojados por la lluvia típica del clima tropical acostumbrado, encerrados por un arcoiris que no se perdió ni un minuto del partido.

Este día tuvo tal trascendencia que el juego se transmitió a toda América, y muchas partes del mundo, por televisoras argentinas, bolivianas, ecuatorianas, hondureñas y venezolanas. Un acontecimiento mundial irrepetible que va directo a los libros de historia chilenos, así como a los anecdotarios futboleros.

Estuvieron presentes la alcaldesa de Hanga Roa, Luz Zasso Paoa, el Presidente del Fútbol Chileno Harold Mayne Nicholls, y el subsecretario de Deportes Jaime Pizarro. Previo a la patada inicial de la alcaldesa, se entonaron los himnos de Chile y de la Isla.

El equipo rapa nui recibió a sus rivales al más puro estilo maorí, con una danza tribal conocida como Hoko. Seguramente muchos lo habrán visto en partidos de rugby, especialmente con los All Blacks, equipo nacional de Nueva Zelanda. También lo practican Samoa, Tonga y Fiji. Se utiliza como bienvenida y como signo de hospitalidad. Igualmente mediante el Haka hacen patente el respeto a su historia y cultura.

Así sucedió este histórico momento del fútbol criollo, con un equipo profesional jugando en territorio insular, y que pese al abultado marcador, significó una fiesta de principio a fin. Otra muestra de que el deporte es un inigualable motivador de eventos culturales. Gracias al fútbol por otro capítulo más.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

3 comentarios

  1. Oswaldo Ugarte domingo 9, agosto 2009 at 22:53

    Como me gustaría verlos en la VIVA World Cup 2010.

  2. Enzo lunes 20, febrero 2012 at 22:06

    Hola, qué tal? Los leo, pero recién me meto a comentar.
    El baile es el “hoko”, el haka sí es el de Nueva Zelanda, pero este es distinto.
    El artículo dice que en Argentina pasaron el partido, pero no fue así, lamentablemente. Las emisoras deportivas estaban enfocadas en asuntos mucho más chimenteriles, como los que tratan en todo momento.
    Saludos.

  3. Jairo Martínez martes 21, febrero 2012 at 0:29

    Listo Enzo, corrección tomada. Gracias. Y el partido sí fue transmitido acá en México por la argentina TyC Sports, que hasta donde recuerdo, sí abrió transmisión por allá. En fin, más allá de eso, el evento fue inolvidable. ¡Un saludo!

Your email address will not be published. Required fields are marked *