Rafa, el polémico

Miércoles 11 de febrero de 2009. Howard salta con la rodilla levantada, como le enseñaron en la escuela de porteros. Alza las manos para quedarse con la pelota, que salió bombeada. Su portería está de nueva cuenta fuera de peligro. Él ha tenido una noche fantástica, apoyando a su equipo, salvándolo y animándolo. De repente unos tachones se le incrustan en el muslo izquierdo. Se nubla, se cae, se toma la pierna con un dolor amargo.

Márquez, el capitán, no ha podido parar los embates del equipo local. La afición de Columbus, divida entre mexicanos y estadounidenses, le ha pesado más que otras veces. Cansado de las disposiciones tácticas del sueco, agotado del funcionamiento de sus compañeros, decepcionado por su propio accionar; ve de reojo al portero rival. Cree que puede llegar a la pelota antes que Tim Howard. Piensa que así podría cambiar un poco la historia y hacer reaccionar a sus compañeros. Pero el arquero gringo llega antes, así que Rafa suelta una patada desquitando todo el coraje que le está apretando el nudo en la garganta.

Un tarjetón de color rojo sale de entre la multitud. Carlos Batres lo expulsa, la mitad del estadio se queda callada y lo corre, la prensa impotente lo decapita, Eriksson lo manda a casa y, cabizbajo, Rafael Márquez regresa a Barcelona.

En Televisa, TV Azteca, FOX Sports, Canal 28, e incluso los “críticos” de ESPN, lo crucifican. Traen a colación su ausencia en la Copa América de 2007, recuerdan la mano en Alemania 2006 contra Portugal, platican sobre el codazo-rodillazo-cabezazo a Coby Jones en Corea-Japón 2002, muestran videos de las faltas cometidas por el central blaugrana: “casi rompe al jamaiquino”, “cómo es posible que no lo hayan expulsado”, “lo hace para quedarse en Barcelona”, “no quiere a la Selección”, “tiene la mente débil”…

Carlos Albert se queja de sus lesiones, de sus rodillas de cristal. Ciro Procuna no cree en su dolor. Martinoli le desea buen viaje, y que no regrese. André Marín piensa que con los nacionales jugaríamos mejor. Gómez Junco no lo quiere ni ver y Alarcón lo secunda. Tréllez lo maldice, el Perro ya no le dice Duque de Catalunya.

Miércoles 5 de agosto de 2009. Márquez está pensando en el siguiente partido. Por fin tiene actividad, luego de su larga, larga lesión que sufrió en la rodilla izquierda, en el juego semifinal de la Champions League, contra el Chelsea. El amistoso anterior al de esta tarde, jugó. Quiere tomar ritmo y parece que todo va viento en popa.

Calentando se rompe la fibra del gemelo interno, de la misma pierna. Rafa escucha poco. Una imagen muy clara, comienza a desvanecerse: Estados Unidos, 12 de agosto.

Los medios de comunicación, que antes lo tiraban de loco, hoy se lamentan el hecho de que no jugará el capitán. “Y ahora quién estará en la defensa, sin Rafa”, “Quién marcará a Donovan y compañía”, “Es como si se les lesionara el propio Donovan u Onjewu”, “El líder de la defensa se ha lesionado otra vez”.

Es un hecho, Rafael Márquez regresa a Barcelona y no se vestirá de verde ante los Estados Unidos, en (probablemente) el partido más crucial del año para la Selección. Pero, ¿Es una pérdida?¿es lo que necesitaba el Vasco para que los jugadores de la liga nacional se consagren? O ahora sí, ¿no hay manera de frenar a los norteamericanos?.

Sin duda que Márquez es una pieza clave, el capitán de un toque privilegiado, jugando a un nivel impresionante en el mejor equipo del mundo. Es verdad que por momentos se olvida de su clase y tira uno que otro leñazo. El hecho es que con o sin Rafael Márquez, los medios de nuevo olvidan su papel crítico de fondo y alucinan dentro de lo espectacular; lo venden, lo compran, lo sacrifican y lo bendicen. Vuelven a un futbolista, centrado y crítico, un vaivén de polémicas extra-futbolísticas.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

  1. George (chocho) jueves 6, agosto 2009 at 16:42

    Emiliano, creo que los 2 vimos Futbol Picante, a mi me parece una exageración el comentario de Joserra, de que sin Márquez, México no puede derrotar a EU, tú que opinas?? por otra parte, hay que tomar en cuenta el estado anímico ahora que se ganó la Copa Oro, aunque haya sido selecciones diferentes, pero creo que esto funcionará bastante para este crucial partido eliminatorio.

    Ya lo había adelantado tu colega Elías en su nota de piernas de mexicristal… QUE DEMONIOS PASA CON LOS LESIONADOS EN ESTE PAÍS (EN LO QUE A FUTBOL SE REFIERE)????

  2. Emiliano Castro Sáenz jueves 6, agosto 2009 at 23:39

    Estimado George, concuerdo contigo acerca de José Ramón. La selección no es Márquez, ni ningún otro. Es un conjunto de personas que juegan por un mismo fin, de ahí tan importante el manejo del vestidor.
    Hoy escuché a Guillermo Celis parlotear, acerca de que otra vez Rafa buscaba cualquier pretexto para no jugar. Yo tambien coincido en el sentido de la piernas de Mexcristal. Pero de ahí a buscar motivos para NO jugar??? Está lejos.
    Si fuera así, porqué habrá decidido lesionarse contra el Chelsea, y perderse la final de la Champions.
    Tal vez los mosquitos marrulleros del billetón, son los que debilitan las defensas del sistema inmunológico de la Liga nacional,
    Gracias por comentar y seguir como un incondicional de El Buen Fútbol

Your email address will not be published. Required fields are marked *