Y México ganó

No hay fecha que no se llegue ni plazo que no se cumpla. México enfrentó a Estados Unidos en el estadio Azteca por las eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010 y el tri ganó por 2-1 a un equipo estadounidense que decepcionó y que mostró muy poca ambición en su visita al Coloso de Santa Úrsula que lució espectacular con un lleno bárbaro y teñido de verde, un espectáculo esplendoroso realmente.

México ganó y lo hizo con más corazón que fútbol y quizás así debía de ser, porque después de la final de Copa Oro era poco probable que una exhibición de ese tamaño se repitiera ante los gringos, que a pesar de haber sido poco ambiciosos, sí se pararon muy bien atrás e incomodaron, hasta el último minuto, el accionar del equipo azteca.

Reflexiones quedan muchas. Algunas de ellas muy importantes, pues a pesar del triunfo,  México no mostró mucho juego de conjunto, al contrario, me parece que en esta ocasión las individualidades hicieron su aparición y es válido, pero el juego de equipo quedó a deber. Aun así, México ganó.

De señalar también, el gol norteamericano que cae de la única manera que podía sucederse y no hablo del balón parado, sino en una jugada donde se gana la espalda de la defensa, Landon Donovan mandando a profundidad y la certeza del delantero para vencer a Ochoa que nada pudo hacer. México debe mejorar mucho la marca en la última línea, siguen habiendo desatenciones claras en esa zona de la cancha. El juego terminó con el apretar de quijadas de los millones de mexicanos que sufrieron esos tres minutos últimos viendo centros y balonazos al área mexicana y esperando el no error de la defensa. Aun así, México ganó.

Me parece que la salida de Cuauhtémoc Blanco descontroló a todo el aparato ofensivo nacional, pues al irse alguien que sabe hacer las cosas, que sabe dar pausas, que maneja los tiempos a la perfección, haciendo correr el balón y cambiando el ritmo del juego, la responsabilidad recayó en Gerardo Torrado quien a pesar de ser un buen jugador, no es justamente un virtuoso con el balón y erró más de dos pases en mitad del campo, cuestión seriamente peligrosa.

Definitivamente el Estadio Azteca es un aliado para el equipo mexicano. Es su mejor amigo y su incondicional, pues en esta ocasión pesó todo el entorno que rodeaba al juego. Pesó el clima, pesó la contaminación, pesó el Estadio y su monumentalidad pero sobre todo, pesó el público que hizo su partido, su labor y me parece que este triunfo lo trabajaron afición y equipo de la mano.  Y así, México ganó.

La soberbia de los gringos no jugó a su favor en esta ocasión y ciertamente son un equipo fuerte y disciplinado, pero esas sonrisitas al inicio, las palabras antes del juego y peor aún, a sabiendas que en el Azteca siempre pierden, quisieron jugar un partido externo en el cual no cayeron los jugadores mexicanos y creo que desde ahí el entorno cambió y se inclinó, al menos, en lo mental, a favor del equipo mexicano.

Creo que el 2-1 reflejó fielmente lo sucedido en la cancha, sin exagerar ni caer en triunfalismos, México simplemente ganó el partido que tenía que ganar y lo hizo bien, con seriedad y con algo que hace mucho no se le veía al tri, con hambre de ganar. Le puso ganas, le puso coraje y en momentos complicados, como el final de juego cuando parecía que el 1-1 prevalecería hasta el final, Efraín Juárez hizo lo que tenía que hacer, meterse con todo, jugársela hasta el final, hizo la jugada y Miguel Sabah la metió y puso de cabeza al estadio que explotó y festejó como hace mucho no lo hacía. Y por eso, México ganó.

Dos momentos a destacar del equipo mexicano, primero, la fuerza mental para levantarse después de verse abajo en el marcador de manera tempranera, y el segundo, al no desesperarse nunca a pesar de que el tiempo se terminaba y el juego seguía empatado a un gol. Trabajó, empujó, siguió siempre de pie y logró el triunfo a escasos ocho minutos del final.

México ganó a Estados Unidos y creo que por este momento han quedado saldadas algunas cuentas y algunos pendientes que se tenían con el equipo norteamericano. Y me refiero al sentir de los mexicanos que con la goliza en Copa Oro y el triunfo de este 12 de agosto en selecciones grandes, parece que se vuelve a hacer costumbre festejar ante el vecino del norte.

Que siga siendo así por muchos años más… 

Reports final thoughts projecturf is https://www.besttrackingapps.com/ one of the very best project management apps I have come across in the recent past and has a boatload of features
FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *