Un tropiezo inesperado

El Manchester City dio este miércoles un revés fuerte al FC Barcelona, al derrotarlo sobre la cancha del Camp Nou en el marco del trofeo Joan Gamper ante su público y estadio lleno. Barcelona saltó a la cancha con un cuadro entre alternativo y titular pues Messi, Alves e Ibrahimovic fueron utilizados hasta la segunda mitad.

Más allá de estos aspectos cabe mencionar que el City jugó un partido pobre en donde fue ampliamente superado en la posesión del balón, jugó a la trampa y la salió bien, pues antes de ir al descanso se fue arriba en el marcador en una descolgada y ahí quedó todo.

Sin duda alguna, el momento esperado por todos los aficionados que llenaron el estadio, era la presentación ya en la cancha de Zlatan Ibrahimovic, el sueco habilidoso que causó tanto furor en Barcelona a su llegada.

Fue una triste presentación para Zlatan pues a pesar de que el juego se puede catalogar en el concepto de amistoso, la derrota dolió y fue de llamar la atención observar al Barcelona, en su estadio, recibir un trofeo de segundo lugar. Sea como sea, este equipo está obligado a ganar todos los torneos que juega y es parte de su filosofía y mentalidad.

Cabe mencionar que la presión en el segundo tiempo del equipo blaugrana fue impresionante, llegada tras llegada, con Messi, Ibra, Alves, Jhonatan dos Santos y todos los que podían estar dentro del área, pero simplemente el gol se negó y se ha perdido un trofeo que hasta antes del juego, tenía un espacio en las vitrinas del equipo, eso ni dudarlo.

Para la reflexión queda la derrota por lo que significa para el equipo culé perder en su estadio ante un rival, ciertamente, no de tanto potencial, porque el City no es el grande de Inglaterra ni mucho menos. En cierta manera era un rival de nombre pero cómodo para ganarle el juego y para la exhibición de sus nuevas contrataciones, Maxwell e Ibra, como se le conoce al sueco.

El desencanto de la afición fue grande pues me parece que veían lejos la posibilidad de la derrota y sobre todo la costumbre de ver al equipo siempre ganando este tipo de partidos donde se disputa algo, en este caso un trofeo.

No exagerar ni hacer dramas, me parece lo más prudente, pues a final de cuentas lo realmente importante viene en semana y media que arranque la liga y más adelante la Champions, pero es un buen momento para que Guardiola y sus dirigidos replanteen ideas y los recién llegados se ubiquen que no están en sus anteriores equipos en donde eran los mimados y que en Barcelona realmente tendrán que jugar al cien porque las exigencias de este equipo es ganarlo todo y para muestra pues lo que hizo el torneo anterior el equipo azulgrana.

Ibrahimovic mostró destellos buenos pero muy lejos aun de lo que realmente se espera. Se conoce que el sueco es de los jugadores que suelen ser caprichosos y que así como hacen magia en la cancha, hay juegos donde simplemente no se le da la gana jugar y en Inter de Milan dio muchas demostraciones de esas.

El Director Técnico tendrá que trabajar mucho con los nuevos y hacerles entender lo que significa jugar en el Barcelona, sobre todo en el Barcelona de Josep Guardiola.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *