Ubaldo Matildo Fillol

Ubaldo Matildo Fillol nació el 21 de julio de 1950 en San Miguel del Monte, provincia de Buenos Aires. Realizó sus primeros pasos en el fútbol en las divisiones inferiores del Quilmes Athletic Club. Allí dio firmes pasos que le permitieron llegar a su sueño: jugar en Primera División. El 1° de mayo de 1969 Fillol debutó en Quilmes en un encuentro frente a Huracán, en el cual debió soportar seis goles.

Durante su grandiosa carrera como futbolista se lo conoció con muchos apodos, además del ya conocido Pato, como por ejemplo: Superman, el Hombre Biónico y el Monstruo Verde. Todos estos apodos se debieron a sus increíbles atajadas, apoyadas en sus reflejos, reacción y unas piernas con una fuerza impresionante.

En 1972, el Pato recibió la gran oportunidad de llegar a un equipo de renombre, a un grande de la Argentina, fue así como el 27 de febrero de 1972, Racing Club abrió las puertas a Fillol al hacer válida la opción de compra del total del pase del guardameta. Ese día Racing venció a Huracán por marcador de 3-2 con buena actuación del Pato.

Enrique Omar Sívori, director técnico del seleccionado argentino lo convocó por primera vez al equipo nacional a principios de 1973 en una gira europea en donde Argentina venció en Múnich al equipo alemán. Esta fue una de las primeras glorias que Fillol vivió, aunque no era titular, con el seleccionado de su país. En 1974 dio un paso fundamental en su carrera: River Plate compró su pase. Su debut en el equipo millonario fue una catastrófica goleada en La Bombonera.

En 1974 integró el plantel argentino que disputó la Copa del Mundo Alemania ’74. Fillol fue como tercer arquero detrás de Daniel Carnevali y Pepé Santoro. Fillol debutó oficialmente en la selección en el último encuentro argentino de aquel Mundial. Jugó en el empate en un tanto de Argentina frente a Alemania Oriental.

En 1975 llegó a River un histórico: Ángel Labruna. Esta leyenda riverplatense de todos los tiempos forjó un River ganador. Un River que pudo terminar con la interminable “agonía” de 18 años sin obtener un campeonato. Fillol fue, desde su seguridad, una figura clave de aquel gran equipo. River ganó de ahí en más varios campeonatos y fue el equipo con mayor cantidad de jugadores en la Selección Argentina del Mundial de 1978.

En 1978 es campeón en el Mundial de Argentina, con rendimiento altísimo. Durante este mundial le contuvo un tiro penal a Deyna y además fue elegido el mejor arquero del mundo. Entre 1974 y 1985 atajó en la Selección 58 partidos. Durante esos años disputó tres mundiales y jugó todas las eliminatorias para el Mundial de México 1986, finalmente dejado afuera por el técnico Carlos Bilardo, quien fue considerado un malagradecido.

En 1983 es transferido a Argentinos Juniors. Jugó 17 encuentros. Pasa al Flamengo de Brasil, donde jugará hasta 1985. Sale campeón de la Copa Guanabara en 1984. En 1985 pasa al Atlético de Madrid con 35 años y sale subcampeón de la Recopa de Europa. Asimismo, obtiene la Supercopa española de 1985.

En 1988 regresa a Racing Club de Avellaneda. Gana la primera edición de la Supercopa Sudamericana.
1991: Finaliza a los 41 años de edad su carrera en Vélez Sarsfield. Cuida el arco contra River Plate y ataja un penal, quitándole a su ex equipo la vuelta olímpica. Ese día los medios de prensa lo calificaron con 10 puntos y además consiguió el récord de penales atajados en el fútbol argentino.

Fue considerado por medios argentinos como el “Mejor Arquero de la Historia del Fútbol Argentino” y por periodistas de todo el mundo como el “Mejor Arquero de la Historia de Sudamérica”.

Desde el Torneo Apertura 2008 se entrega en Argentina el Premio Ubaldo Matildo Fillol al arquero que termine con la valla menos vencida del campeonato.

Muchos porteros argentinos podrían llevar el peso de ser el mejor de la historia, pero Fillol, sin duda alguna, es uno de los grandes consentidos de la historia del fútbol pampero…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *