Freud y la resaca de la jornada

Miedo al padre

En el país que habitan millones de madres solteras (lamentablemente) todavía existen padres responsables que se hacen cargo de sus hijos, tal es el caso del América. Las Águilas cumplen cabalmente con sus obligaciones hacia su hoy pequeño hijo: Cruz Azul. Los cementeros no pueden quejarse de contar con la figura paterna; a la que aún no se atreven a enfrentar respaldados en un procedimiento sano y normal que debe existir en dicho vínculo familiar: la confrontación. Y no es precisamente por una cuestión de respeto, sino de miedo.

Encarar al padre y recriminarle (o agradecerle) sus atenciones significan un fuerte tabú para el mexicano, pues piensa que dejará de percibir el afecto y los aspectos materiales. Sin embargo, una célula del hijo azul lo hizo: Miguel Sabah. Este jugador se atrevió a decir que existía miedo al papá amarillo; tal fue su osadía que terminaron por correrlo de casa. ¡Le hicieron y se hizo un favor!

Rompió el yugo y encontró su libertad. Actualmente Sabah juega en Morelia y figura en la lista de goleadores nacionales, además de tener un merecido lugar en la Selección Nacional. Incluso venció el miedo y le metió gol al América. Recomendación a La Noria: acudan al psicólogo (o psicoanalista freudiano) expresen sus miedos y confronten al padre. Por hoy se cumple cabalmente la tradición machista: papá es la cabeza del hogar.

Ladridos y más ladridos

Resulta que durante la transmisión del partido Atlante vs. Guadalajara -por televisión abierta- se escucharon los ladridos de Enrique Bermúdez, cada vez más cansados y repetitivos. En un par (o una terna) de ocasiones comentó que Santiago Fernández era un excelente jugador que le haría mucho bien a los Potros. Para los aficionados al fútbol las pifias del Perro no son sorpresa, pero sí la presencia de Santiago Fernández: que no juega ni en Atlante ni en Guadalajara. Él, Bermúdez, se refería a Santiago Solari, jugador argentino que llegó este torneo como flamante refuerzo atlantista. ¿Solari igual a Fernández?, vaya, ni siquiera riman.

Por si fuera poco, se quiso autoimponer en la cúspide de la narración al referir que Amaury Ponce, jugador chiva, se llamaba así en honor a Amaury Epaminondas, ex jugador toluqueño. Para fortuna de los televidentes el Perro no estaba solo, lo acompañaba Juan Dosal, que además de ser ex jugador toluqueño, es un conocedor de lo mexiquense en el aspecto futbolístico. Dosal desmintió a Bermúdez al decir que Amaury Ponce no era nacido en el Estado de México y que su nombre se debía a un mero gusto de los padres. Ya ni hablar del nuevo apodo que osó en poner a Santiago Solari, al que todos conocen por el Indiecito. Bueno, pues Bermúdez le puso el Cuñado, ya que cuenta con una hermana que es un “cromo de nena la chamaca”. ¿Qué es eso Enrique? ¿Qué es eso? ¿Hasta cuándo?

Senilidad de esta pluma

Con el triunfo de Monterrey sobre Tigres se comentó que al fin había roto el maleficio de no ganar en el Volcán desde hacía 14 años. Si la memoria no me falla, cuando Monterrey salió campeón bajo el mando de Daniel Alberto Pasarella enfrentaron a Tigres en semifinales. El partido de ida se disputó en el Volcán y los Rayados sacaron un triunfo contundente de 1-4; para  perder el de vuelta en el Tecnológico por 1-2.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

  1. Zucaro lunes 24, agosto 2009 at 11:36

    Buen texto…. jajajaja afortunadamente no escuche al perro…. de por si trato de no sintonizar juegos cuando narran en el 2… pero bueenooo saludos…

    de un nuevo lector

    • Elías Leonardo lunes 24, agosto 2009 at 20:25

      Zucaro, gracias por visitarnos y esperemos sigas haciéndolo. Afortunado eres de no haberlo escuchado, es una experiencia no recomendable para nadie. Es la bronca de ver los partidos por tv abierta y en uno de los canales, como el que mencionas. Enfrentarte a escuchar sus narraciones es un suplicio. Saludos.

  2. Diego martes 25, agosto 2009 at 20:44

    hehe… e imagina pasar decenas de noches a lado de buenos amigos jugando al FIFA con «El Perro» narrando virtualmente con la misma incoherencia. Una buena opción es poner «mute» y escuchar universal stereo o mix de fondo. Pero sí, sin duda, este personaje ya cada vez nos hace menos gracia.

    En cuanto a lo de la paternidad…. vaya, muy bien retratada

  3. Isaura sábado 29, agosto 2009 at 11:47

    Qué buena nota… nada tengo que decir, usted dígalo mejor.

    Jajajajaja…. tuve la desfortuna de escuchar al perro en esa transmisión, de verdad qué le pasa «es un cromo de nena la chamaca», ¿qué dirán los Solari al respecto?

    • Elías Leonardo sábado 29, agosto 2009 at 13:15

      Isaura, gracias por el comentario. Y más allá de lo que digan los Solari, está lo que decimos los televidentes que nos amolamos viendo el fútbol en sistema abierto. Da gusto conocer más gente que padece el síndrome Bermúdez. ¡Hagamos algo por detener esa masacre! Saludos

Your email address will not be published. Required fields are marked *