Hasta siempre y gracias, Míchel

Faltaban sólo unos minutos para que diera inicio el juego que el Real Madrid iba a disputar ante el Rosenborg noruego por el trofeo Santiago Bernabéu, pero antes, quizás el momento más importante de este día, un día en que Ronaldo, Kaká, Xabi Alonso , Benzema, Albiol y muchos más iban a jugar ante el público del Bernabéu, era  el adiós de un  guerrero blanco que este día opacó la salida de las grandes estrellas o nuevos galácticos, pues del acceso a la cancha ubicado justo entre las dos bancas surgió la figura de Míchel Salgado.

Ese histórico número “2” del Real Madrid que este día, dejó de pertenecer, en teoría, al equipo merengue, más no en alma, en espíritu y en corazón, pero sobre todo, no dejará de pertenecer en la memoria y sentimiento de los hinchas del Real Madrid.

Fue así, como los dos equipos que ya estaban en la cancha, desplegaron una formación de pasillo, para recibir al campeón, sí, a Míchel Salgado que en compañía de sus hijas salió a recibir el cariño del público del Bernabéu quien le ovacionó por muchos minutos mientras él,  Salgado, posaba con sus hijas y los trofeos que ganó con el equipo de Real Madrid.

Míchel  fue despedido como un grande por la afición pues los números del famoso Principito Valiente reflejan el éxito de este defensa lateral en su paso con el equipo blanco. Sus números con el Madrid: (4 Ligas, 2 Copas de Europa, 1 Intercontinental, 1 Supercopa de Europa y 3 Supercopas de España), el defensa pontevedrés explicó lo duro que le ha sido aceptar que su larga etapa en el Real Madrid ha llegado a su fin.

El dos madridista también tuvo palabras para los aficionados merengues, a los que agradeció el cariño y el respeto que le han mostrado en la última década. Aseguró que vaya donde vaya y esté donde esté, será un aficionado más de corazón del Real Madrid, que sufrirá y disfrutará con lo que el equipo haga de acá en adelante que el ya no estará.

Jorge Valdano, director general del club, acompañó a Míchel Salgado en su despedida. «Estamos aquí para despedir a un grande. Tenemos como testimonio de su paso la cantidad de trofeos que ayudó a conseguir. Se va una gran persona, un gran profesional, uno de esos jugadores que dejarán huella. Como toda despedida tiene aire de tristeza, pero como ha hecho las cosas tan bien, el Real Madrid quería darle las gracias por su comportamiento impecable del primer día al último. Hoy se va del club pero seguirá siendo su casa para siempre».

Así dijo adiós un grande del equipo merengue y que seguramente será recordado no nadamás por el espíritu que imprimía en cada jugada que disputaba en la cancha sino por su fidelidad al Real Madrid y como uno de los grandes gladiadores que hoy ha decidido decir adiós al equipo, más no al fútbol y es que en los planes de Manuel Pellegrini, ya no tenía cabida. La edad y las condiciones físicas han mermado y Michel supo decir adiós. Su carrera continuará seguramente en Inglaterra, el mismo Salgado ha comentado que aun creé que puede jugador dos años más y después despedirse para siempre del deporte que le ha dado todo en su vida, concluyó…

Hasta siempre y gracias Míchel Salgado.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

1 comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *