Regresaron los hooligans

Si vieron la película Hooligans ya alguna idea tendrán de la rivalidad que viven West Ham United y Millwall FC.

Resulta que estos dos equipos salieron sorteados para enfrentarse en la Carling Cup, lo que ya prevenía a las autoridades de algunos probables enfrentamientos entre sus aficionados.

Así sucedió. Hubo problemas por todos lados, antes del partido y hasta cinco horas después. Es más, el juego tuvo que interrumpirse en tres ocasiones por invasión de cancha.

El partido se jugó en Upton Park, y los locales West Ham se lo llevaron 3-1. Los Leones de Millwall pertenecen a la League One, que sería la Tercera División inglesa, por lo que la Copa de la Liga es una de las pocas oportunidades para enfrentarse a sus rivales de toda la vida.

Los graves desordenes conmocionaron Londres y abrieron camino para una investigación de la policía. «Condenamos todo lo que ocurrió en el Upton Park», dijo hoy un portavoz de la Federación. «Esperamos que todos los culpables sean excluidos de por vida del fútbol. No tienen lugar en nuestro juego».

Como siempre sucede, centenares participaron en los disturbios dentro del estadio y en los alrededores. Arrojaron piedras, prendieron fuego e invadieron el campo. Un hombre de 44 años fue herido con arma blanca, pero está fuera de peligro según comunicó la policía.

Gianfranco Zola, DT de los Hammers mostró preocupación: «No había visto nunca algo semejante. Esto no es bueno para el fútbol». Kenny Jacket, de Millwall, dijo: «En ningún momento temí por mi seguridad».

Estos equipos no se enfrentaban desde abril 2005. Encuentros anteriores acapararon varios titulares de la prensa por los desmanes de sus hooligans. En 1978 hubo numerosos heridos durante un clásico y 70 de ellos fueron detenidos.

«El fútbol ha sufrido una recaída como en los peores viejos tiempos», escribió hoy el sensacionalista Daily Star.

Calientita comenzó la Carling.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *