Chismes, goliza y pitos temerosos

¡Y que se salvan!, puros chismes: Vergara Dixit

Después de la intensa y larga mediatización que se realizó en torno al posible despido de Francisco Ramírez y Ricardo Ferreti como entrenadores, de Chivas y Pumas respectivamente, no pasó nada. Uno respira gracias a un empate (y un chisme) y otro hasta corre después de haber ganado al rival más propicio para hacerlo, Querétaro. Las miradas se enfocaron en Guadalajara y Universidad, dejando huérfano de juicio visual al Atlas, que nomás con Ricardo La Volpe no da una. Se ha cuestionado el trabajo de Ramírez y Ferreti, pero ¿el de La Volpe? Regresó a México para el Monterrey después de fracasar en Boca –sólo era cuestión de levantar el título de Campeón, él no quiso- y en Vélez, mientras que con Rayados consiguió llegar a una semifinal y párenle de contar. Chivas y Pumas apuestan por la continuidad: Ramírez ha demostrado que el paquete le queda grande (aunque sea un chisme) y Ferreti es el actual campeón. Total, uno pronto se irá (es chisme), él otro quizá no, pero de que esta semana su chamba entra en la nómina para cobrar, entra. ¿Y La Volpe cuándo será cuestionado?, hay que ser parejos.

Agua Bendita en el Azteca

Conforme pasan los partidos, el tiempo comienza a darle la razón a Jesús Ramírez. Ha encontrado un equipo base, motivado y entregado. Si bien es cierto que algunos movimientos tácticos han sido muy cuestionados, también lo es que le han dado grandes resultados. Debo aceptar que yo mismo he cuestionado a Esqueda, a quien incluso ya daba por muerto, y hoy me retracto con un reconocimiento. Sí Esqueda, te han colocado en una posición en la que parece te sientes cómodo, aunque en el fondo quisieras meter más goles, pero apoyas al juego de conjunto y lo reflejaste contra Toluca. Y no sólo Esqueda, toda la escuadra águila. Cabañas y Montenegro jugaron como si se conocieran de muchos años. Pardo haciendo notar que su ausencia en la Selección sea vista como injustificada. Mosquera contagia alegría y seguridad a sus compañeros. Bien por el América que no sólo barrió a los Diablos, sino que los exhibió como hace muchos años nadie lo hacía. Lo siento por Cristante, que se llevó siete del equipo que más odia en nuestro fútbol. Hagamos dos preguntas, una para el América y otra para el Toluca. ¿Qué se siente humillar al Toluca? ¿Qué se siente ser humillado por el América, Hernán? Y hay que recalcar el marcador, que no todos los días: 7-2.

Dudas arbitrales (pitos temerosos)

En el partido Guadalajara vs Pachuca hubo una jugada curiosa en la que a mi parecer debió ser penalti a favor de Chivas. Lanzan un centro al área tuza y jugador chiva brinca tratando de ir por el balón, mismo que no alcanzó debido a la altura del centro. La cuestión es que al brincar y dejar pasar el balón, el jugador chiva fue arrollado por Miguel Calero, portero de Pachuca. Pase o no pase el balón es falta, por ende penalti.

La otra acción se suscitó en el Morelia vs Cruz Azul. En un balón disputado, jugada normal, Gerardo Torrado puntea el balón y Droguett le deja un planchazo en el tobillo. Era falta y roja, en mi opinión. Pero no fue así. El árbitro, Paul Delgadillo, contempló el dolor de Torrado como si nada. Habría que recordarle a Delgadillo que Torrado es capitán de la Selección y que juega un partido importante en la semana, además de que es un jugador de fútbol que pudo ser expuesto a una fractura. La cuestión es qué se marca y cómo se castiga un planchazo hoy en día.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *