¡Força Puyol!

Señoras y señores, hay Tarzán para rato. Y es que la garra, determinación y fuerza del hijo pródigo blaugrana, Carles Puyol, cumplió 300 partidos con el primer equipo. En el cotejo inaugural (del Barça) de la Liga 2009-2010 de fútbol español, disputado el lunes, entre el FC Barcelona y el Sporting de Gijón, donde los campeones reinantes se impusieron 3-0.

Desde el comienzo, Puyol atrajo miradas de propios y extraños. Su pasión, su entrega y sacrificio, llevaron al Capitán a apoderarse de la banda derecha. Gracias al holandés Louis Van Gaal, la confianza se fue apropiando cada vez más del catalán.

Toda una institución en Barcelona, eso es Carles Puyol. Luego del debut del ’99 y su desarrollo por la banda derecha, fue ubicado en la defensa central. Posición que altercó con sus orígenes carrileros y poco a poco fue consolidando.

Al tiempo, Puyol había logrado destacar tanto que la Selección Española fue su segunda casa, sólo un año después de su debut. Para entonces, ya era el capitán del Barça y el mundo lo empezaba a considerar como uno de los mejores.

Jugó también los Mundiales de 2002 y 2006, uno como lateral y otro como central.

Llegaron ampliaciones de contratos y el primer centenar de juegos disputados. Con Frank Rijkaard, se destapó como el central más querido del Camp Nou. Durante los últimos tiempos, lo han acompañado Milito, Márquez y Piqué. Carles pasó también a la banda izquierda, al campo central, pero su presencia siempre abarca los 110×90.

Hoy cumple 300 juegos. Sí señoras y señores, Carles Puyol, el más catalán de los culés, entra en el grupo más consentido de la afición blaugrana. El capitán, que durante éste último semestre ha empleado su fuerza más para levantar copas que otra cosa, está a 91 juegos de ser el máximo jugador de partidos… la meta es igualar o superar a Migueli, prodigioso defensor  de los sesentas y setentas.

El chiste, no sólo es cumplir con la proeza, sino volverse parte de ella y desarrollar el juego con la capacidad que ha mostrado desde un principio. A sus 31 años y con el nivel que ostenta, ¿Podrá romper el tan glorioso récord?

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *