Los portugueses… ¡Penden de un hilo!

Increíble, pero cierto. La Selección lusitana, cuarta en el Mundial de Alemania 2006, podría quedar fuera de la fiesta del fútbol del próximo año. Tras una serie de altibajos, de cambios en la estructura de su Selección, los portugueses se han instalado en el cuarto lugar del Grupo 1 de la clasificación europea, rumbo a Sudáfrica 2010.

Luego de una Eurocopa en la que quedó a deber, siendo eliminados en cuartos de final por Alemania, la Selección de Portugal sufrió un descalabro mayor: Luis Felipe Scolari los abandonó, y con él, todo el proyecto del buen fútbol que habían desarrollado hasta el momento.

Llegó Carlos Queiroz, comenzó la eliminatoria para el 2010 y en su primer partido arrasaron a Malta. La fantasía de ese partido, exactamente hace un año, los despegó del suelo y no han podido aterrizar. Más allá de creérsela, está también la figura de Queiroz, que como DT ha dejado mucho que desear.

En el camino al Mundial, se tropezaron con Dinamarca quien ahora es el único líder del primer sector de la eliminatoria europea. Portugal iba ganando el juego 2-1, a un minuto del final, en cancha propia (el estadio Dr. Magalhaes Pessoa), momento en que Poulsen y Jensen cambiaron la historia. El resultado final fue favorable para los daneses por 2-3.

Los dos encuentros que siguieron fueron aburridos y dispersos. Los de Queiroz nunca encontraron la brújula y empataron, ambos, por cero a cero. En ese mar de incertidumbre hicieron un viaje a Brasil, que les resultó mucho peor de lo que hubieran imaginado: los colonizados y locales brasileños les bailaron samba en la cara: 6-2 y la resaca de la que tampoco han despertado.

Este año prometía cosas diferentes. Su técnico ha tenido más tiempo, ha trabajado más con el grupo y su idea (puede que) está tomando forma. Nada de eso, el Dr. Magalhaes Pessoa fue testigo de otro empate desabrido ante los suecos, terceros, dos puntos arriba de los lusos.

Las aguas calmaron el maremoto que se avecinaba, cuando el pasado 6 de junio le ganaron a Albania, de visitantes, por 1-2. Partido en el que Bruno Alves, defensor del FC Porto, marcó el gol de la victoria y del salvamento justo en el mintuo 90.

Con todo este contexto llegó Portugal al Parken Stadion, casa de los daneses, el sábado 5 de septiembre. Con ánimos de voltear la página y renovar los ánimos, los once de Queiroz tomaron el balón, levantaron la mirada y con otra actitud encararon el encuentro. Los dirigidos por Morten Olsen asumieron el partido con seriedad y sabedores de que no tenían a sus principales figuras. Solo en el ataque estaba el gunner Nicklas Bendnter.

Y así fue. El esférico recorrió los botines de Deco la mayor parte del encuentro. Cristiano Ronaldo se mostró animado, pero fue detenido en todo momento. Las ideas revueltas del ex ayudante de Ferguson, sí mantuvieron a Portugal con la posesión, pero con pocas variantes y muy, muy predecible. Toda la noche giró en las manos del arquero Stephan Andersen, de Dinamarca, simplemente increíble.

Liedson Da Silva compartió el frente con Ronaldo, pero poco pudo hacer. Bendnter adelantó a los vikingos daneses justo antes del entretiempo. Los 48 mil asistentes, algo incrédulos, festejaban hasta la locura. Sólo el propio Liedson (recién nacionalizado) pudo darle aire a los portugueses. Hasta el minuto 87 marcó el tanto del empate y con ello cerró el marcador.

A tres fechas de clausurar la eliminatoria de la UEFA para la Copa Mundial, las esperanzas del fútbol (antes) alegre lusitano se siguen derrumbando en caída libre. Ni el arte de Cristiano, ni la paciencia de Deco, ni el temple de Carvalho. Portugal pende de un hilo en su camino a Sudáfrica y no parece que haya salvación alguna. Su diferencia de goles es de +4, tiene 10 puntos. Le faltan dos encuentros contra Hungría (segundo en el grupo) y el trámite ante Malta del 14 de octubre, que cierra la fase regular del Mundial 2010.

Es importante considerar que Cristiano Ronaldo no ha marcado un solo gol en esta instancia… sería importante que despertara. Su máximo anotador es Almeida, con tan sólo dos tantos. Cierto es que los lusos han calificado a la justa máxima del fútbol únicamente en cuatro ocasiones, y por supuesto eso no significa ningún pretexto.

“Aficionados que viven la intencidad del fútbol”: un Mundial sin el fútbol más latinoamericano de Europa… tendría un alto precio, ¿No creen?

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *