Habrá Estrellas Negras en Sudáfrica

Habrá Estrellas Negras en Sudáfrica. Así es conocida la Selección de Ghana, primero por su bandera, y ahora, además, por su gran equipo.

Marcha perfecta, cuatro juegos, 12 puntos. Han marcado siete veces y no han recibido gol. El más reciente fue 2-0 sobre Sudán en el Ohene Djan Stadium de Accra, con lo que aseguraron su presencia en Sudáfrica y por lo mismo, despidieron definitivamente a sudaneses, benineses y malíes. Los últimos por cierto, tenían grandes esperanzas con jugadores como Kanouté, Seydou Keita y Mahamadou Diarra, pero el pobre empate a uno con Benín les quitó cualquier posibilidad.

Ghana no tiene nada qué envidiar. Figuras les sobran y ellas sí estarán en la Copa del Mundo. Las dos más importantes son Sulley Muntari y Michael Essien, ambos con experiencia mundialista en 2006, e incluso también subcampeones mundiales Sub-20 en Argentina 2001, donde Muntari brilló con sólo 16 años.

Ghana históricamente ha sido de los más fuertes de su continente, aunque curiosamente sólo se han clasificado para un Mundial. Han estado en 15 copas africanas y se han llevado cuatro. Campeones mundiales Sub-17 dos veces, y dos subcampeonatos mundiales Sub-20. Han aparecido en seis Juegos Olímpicos, subiéndose al podio con bronce en Barcelona 1992.

En su única Copa del Mundo, en 2006, dejaron buenas sensaciones. Debutaron con derrota 2-0 frente a Italia en Hanóver, goles de Pirlo y Iaquinta. La sorpresa vendría después, cuando pasaron por arriba de República Checa, en Colonia, con goles de Asamoah Gyan y Sulley Muntari, ambos de Udinese en aquel entonces, y ahora del Stade Rennes e Inter de Milán respectivamente. Para cerrar actividad en el Grupo E vencieron 2-1 a Estados Unidos en Núremberg con anotaciones de Draman y Stephen Appiah, por cierto, hoy sin equipo y concentrado en su Selección. La despedida de Alemania se las concedió Brasil en Dortmund con contundente 3-0.

Y es todo lo que se registra de Ghana en la historia de los mundiales. A pesar de regalarle grandes figuras al fútbol internacional, no han podido participar asiduamente al nivel de Nigeria o Camerún.

Por lo pronto ya tienen un boleto para el Mundial de su continente, donde además es lógico pensar que los africanos pueden ser más protagonistas que en todos los anteriores. Han encontrado un estilo de la mano del serbio Milovan Rajevac, quien ha puesto orden luego de una larga, rara y turbulenta lista de técnicos. En los últimos 20 años pasaron 24 entrenadores y de todo tipo: rumanos, daneses, brasileños, holandeses, serbios, italianos, portugueses, alemanes y franceses… Ratomir Dujković había sido el único que pudo encaminarlos a un Mundial (tal vez lo recuerden con Estudiantes de Mérida venezolano), pero después de él ni Claude Le Roy, ni Sellas Tetteh pudieron enderezar un equipo que una vez calificado, será uno de los que tendremos que seguir de cerca dentro de un año.

En la lista de jugadores sobra talento. El arquero Richard Kingson del Wigan les da seguridad. La defensa se arma con jugadores de las mejores ligas, Sarpei de Leverkusen, Vorsah de Hoffenheim, Inkoom del Basel, Addo del Roda, Paintsil del Fulham y Mensah del Lyon. Su mediocampo presenta a Essien, Apiah, Muntari y Narry del Auxerre. Y la delantera la pueden alternar con Gyan, Matthew Amoah del NAC Breda y Owusu-Abeyie del Spartak de Moscú.

Si este equipo les suena insuficiente, también pueden echar mano de gente como Daniel Opare, lateral derecho del Real Madrid Castilla, Kwadwo Asamoah de Udinese, Derek Boateng del Getafe y Afful del Feyenoord Academy ghanés, titular en el reciente encuentro. En resumen, un cuadro muy completo, desde lo físico a lo técnico, con la mayoría de sus jugadores alcanzando la madurez futbolística en la más alta competencia europea, y con un técnico que les ha encontrado el modo para exprimirles todo el talento.

Son las Estrellas Negras, un equipo que muchos querrán evitar en el sorteo de diciembre, y que muchos queremos seguir en Sudáfrica 2010.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *