La paciencia se agota…

Para Argentina el partido de este miércoles entrante ante Paraguay podría ser definitivo para sus aspiraciones de clasificarse al Mundial de Sudáfrica. Los focos rojos empiezan a hacerse presentes, no sólo en el cuerpo técnico y jugadores, que deben estar concentrados y sin pensar negativamente, pero en la afición hay un sentimiento de tristeza y decepción hacia el seleccionador de La Albiceleste, Diego Armando Maradona.

Hoy, un alto porcentaje de argentinos están molestos con el famoso Pelusa y piden su salida, mientras otros prefieren esperar aún el siguiente partido ante Paraguay. La realidad es que Diego no va a salir en estos momentos y si por él fuera tampoco pediría su salida, al contrario, Maradona sabe que tiene un compromiso grande con la Selección y no dejará el cargo excepto se lo indiquen los dirigentes del fútbol argentino.

El próximo miércoles la Argentina de Maradona podría iniciar el juego ante Paraguay en el sexto lugar de las eliminatorias, o sea, sin siquiera el repechaje debido a que Colombia y Ecuador para esa hora ya habrán terminado sus juegos correspondientes.

Para Maradona las horas al frente del seleccionado argentino podrían estar contadas, pero oficialmente no hay nada en riesgo con su continuidad aún. Ese es sólo el sentir de la afición argentina, que vaya que pesa e incide sobre su Selección pues, a final de cuentas, ellos son un público bastante exigente y pasional.

El amor por Maradona quizás no se rompa nunca y menos si logra llevarlos al Mundial, pero de lo contrario, podría fracturarse y en gran parte por la necedad de muchos que pusieron ahí al Diego solo por lo que históricamente dio a Argentina como futbolista, sin evaluar quizás, sus blasones como director técnico.

Argentina normalmente califica y domina su Confederación junto con Brasil, pero ahora las cosas se le han complicado más de la cuenta y no parece haber un revulsivo inmediato al mal pampero.

Veremos si Diego Maradona y Carlos Bilardo, son capaces de mantener un ambiente sano, sin permitir que los rumores afecten a jugadores o a ellos mismos y sacan adelante a la Selección, pues a final de cuentas para eso los contrataron, ¿o no?

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *