Técnicos vs ¿improvisados?

Es normal que ahora el Director Técnico sea un ex jugador, no importando si era bueno o malo, pero pareciera que ese simple hecho de ser ex futbolista le da la categoría para ser entrenador profesional, y ya no digamos periodistas, ahí sí mejor ni nos metemos porque ahora hasta líderes de opinión son, sobre todo en México, de ahí la crisis en los medios deportivos nacionales.

Regresando al punto, me llama la atención la gran cantidad de estrategas que ahora surgen en las bancas de los equipos en las ligas más importantes del mundo. Es más, entiendo que en una liga profesional haya equipos que se la jueguen con entrenadores que no han tenido logros o pasajes importantes, pero una selección nacional, eso sí me cuesta más trabajo entenderlo.

Veamos. El tema de Maradona pues ya es más que sonado y ha sido comentado por todos, criticado y aceptado en algunos casos. Recordemos el caso Hugo Sánchez, quien criticó tanto a Ricardo La Volpe y cuando tuvo la oportunidad de su vida, simplemente fracasó, aunque hay quienes comentan que no le dejaron terminar su proceso, el cual iba de mal en peor, pues los fracasos en selecciones menores se dieron en su proceso. Si las selecciones menores triunfaban, el proceso por inercia crecería hasta llegar a niveles de selección grande, peor no fue así. Al final México no calificó a los Olímpicos y se perdió la Copa Oro contra los hasta hace unos meses, gigantes del área, Estados Unidos.

Recuerdo a José Antonio Camacho dirigiendo al Real Madrid en par de ocasiones y en sendas fracasó. Como jugador un grande, y como técnico, a pesar de que su carrera sigue, no es lo exitosa que se podría esperar.

Ricardo La Volpe es hoy un estratega de nombre en México. También fue jugador, muy hablador por cierto, pero era un guardameta confiable y de buenos reflejos. Como DT pasaron muchos años para que ganara algo y llegó a ser Director Técnico del seleccionado nacional mexicano, dejando resultados nada envidiables, si acaso una buena actuación en Copa Confederaciones en Alemania.

Por otro lado, Leo Beenhakker, que no jugó profesionalmente, ha sido un entrenador extraordinario desde mi punto de vista, y ha dirigido  prestigiosos clubes como Ajax, Feyenoord, Real Madrid -con quien ganó varios títulos-, Real Zaragoza y el América, en una época que en México se revolucionó el fútbol con la llegada del holandés y un par de africanos al equipo millonario. También ha sido seleccionador de Arabia Saudita y Países Bajos. Uno de sus mayores logros fue clasificar a Trinidad y Tobago para la Mundial 2006 por primera vez en su historia. La modesta selección antillana consiguió un empate contra Suecia en su primer partido del Mundial y dio muchos problemas a Inglaterra en el segundo.

Y qué tal Guus Hiddink, quien fue jugador profesionalmente, no de grandes logros, en el De Graafschap, en 1967. Después pasó por varios clubes de su país, como el PSV Eindhoven y el NEC Nijmegen.

Hiddink es ahora un DT reconocido. Su experiencia incluye el trabajo con el representativo de Países Bajos y de Corea del Sur en el mundial de 1998 y 2002 respectivamente, donde a ambos los ubicó en el cuarto lugar del Mundial. También llevó a Australia por segunda vez a un Mundial de fútbol, donde cayeron ante Italia en octavos de final, y a derrotar, como técnico de Rusia, a Países Bajos en los cuartos de final de la Euro 2008 para avanzar a la semifinal del torneo. Rusia cayó eliminada por España 0-3, siendo la tercera vez que Hiddink pierdería una semifinal en un torneo internacional (con Países Bajos en Francia 1998, Corea del Sur en 2002 y con Rusia en la Euro 2008).

Casos como el de Josep Guardiola hoy, flamante Director Técnico del Barcelona o el caso de Johan Cruyff, quien es considerado un maestro de la dirección técnica en el mundo, son casos de jugadores grandes. Cruyff en el plano de súper estrella, pero que han logrado triunfar dirigiendo a sus equipos. Quizás algún día Guardiola dirija al seleccionado, por qué no, y será evaluado por ese trabajo en su momento.

En fin, acá una probadita de lo que un Director Técnico debe tener como palmarés para realmente dar resultados, tomando en cuenta que los fracasos son parte de la vida misma de un entrenador profesional.

No todos los grandes futbolistas triunfarán por ley en la fase de entrenadores y cierto es que quizás los grandes entrenadores no han sido grandes jugadores, pero me queda claro que de un día para otro no se construyó Roma, como dicen por ahí, y si a alguien le quedó el saco, pues que se lo ponga.

1 comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *