¿Y Rafa Márquez?

Se han preguntado a últimas fechas, ¿y Rafa Márquez?
Hago este cuestionamiento porque es cierto que cuando las cosas marchan bien resaltan los aspectos positivos.

Hace unos meses la preocupación por las lesiones de Márquez no dejaban dormir al técnico nacional y a muchos aficionados que veían muy mal al equipo tricolor. Los medios, como es su costumbre, hacían drama al ver cerca el duelo entre los Estados Unidos y México de agosto pasado y la ausencia de Rafa que sería determinante, según algunos periodistas.

La actualidad es que los resultados han sido buenos y que el ánimo está por los cielos. Pocos recuerdan al capitán e internacional mexicano y hay quienes se atreven a decir que no es tan indispensable en la Selección.

Quizás esta tipo de declaraciones sean válidas en el medio porque cada quien es libre de opinar, pero siendo un poco más objetivos, la realidad es que el equipo nacional no se ha visto en aprietos defensivos y ha resuelto perfectamente las situaciones que se les han llegado a presentar, aun sin Rafa Márquez, lo cual no quiere decir que no haga falta, pienso yo.

Rafael Márquez es el futbolista mexicano que más prestigio tiene actualmente en el mundo, por sus logros con el Barcelona y su titularidad en ese equipo por muchos años ya, es un referente que ubica al defensor mexicano en la élite del fútbol. Sin embargo, el gran pecado de Rafa ha sido su irregularidad jugando con el seleccionado y dos o tres jugadas que lo han marcado en su carrera no sólo con los medios sino con los aficionados.

Curiosamente Rafael Márquez en los juegos importantes del equipo nacional parece carecer de temple para liderar al representativo mexicano, pero es importante resaltar que en un equipo la responsabilidad debe ser entendida como una labor de todos y no de uno, a pesar de que existen líderes naturales y quizás Márquez no sea uno de esos personajes.

Poner en duda la capacidad de Márquez para estar en la Selección me parece muy atrevido, pero se vale porque actualmente hay jugadores en el Tricolor que hacen la labor correctamente y que, como se ha demostrado, pueden suplir al capitán sin muchos problemas.

El peso específico de Rafael Márquez como seleccionado se ha visto suspendido sobre todo ante la secuela de lesiones que lo han marginado del primer equipo y que hoy lo tienen viendo los toros desde la barrera. Esto es positivo para la Selección pues de antemano Rafael sabe que su regreso al Tri será festejado pero también será competido pues Jonny Magallón, Ricardo Osorio y cualquiera que quiera jugar, estará dispuesto a pelearle el sitio con todas las de la ley, como debe de ser.

Parece que la dependencia de ciertos jugadores en la Selección mexicana se está terminando y hablo de Márquez hoy, pero que con el surgimiento de Magallón, de Juárez, Israel Castro, Carlos Vela, Giovani, y algunos más que están destacando, se empieza a olvidar el tema de Sinha o de Pável Pardo, por citar a algunos que aunque son elementos de selección, ahora no son indispensables.

Las actuaciones de los que hoy son seleccionados es lo que los llevará a hacerse de la titularidad o, de lo contrario, permitirán que jugadores de categoría mundial como Márquez no tengan competencia y por lo tanto ocupen un puesto eterno en el Tri, estén o no en buen momento.

Me parece que hasta en ese aspecto la Selección ha evolucionado, pero no dejemos de lado los rivales ante los que han jugado y que la exigencia en una Copa del Mundo será totalmente distinta, y quizás ahí, la experiencia y la madurez de ciertos jugadores sí jueguen un papel determinante, y ese renglón es justamente en donde Rafael Márquez ha quedado a deber.

Veremos su regreso.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

8 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *