El show lo dio Kaká

La visita del Madrid al estadio de Cornellá, nueva casa de los Periquitos del Espanyol de Barcelona, era el evento del día, lo fue de la semana. La visita de los nuevos Galácticos y la inauguración de este inmueble que presagiaba un encuentro formidable por lo que siempre inspira jugar ante el Real Madrid, era más que suficiente para hacer de este sábado, una fiesta en el majestuoso estadio que hoy abrió sus puertas y será testigo de lo que el Espanyol hará de acá en adelante, pero hoy, fue testigo de la exhibición merengue y de la presencia de dos jugadores que cambiarán liga: Kaká y Cristiano Ronaldo.

Antes del inicio, el minuto de silencio obligatorio en memoria del ex capitán periquito Dani Jarque, momento que conmovió a más de uno en la tribuna y que desbordó las lágrimas de compañeros que aún lo recuerdan jugando en la defensa del equipo. Hoy, Dani Jarque ya no está más, pero el esfuerzo del juego iba dedicado a él.

Ya en el partido, de entrada la sorpresa: Cristiano estaba en la banca. El ataque madridista conformado por Benzemá e Higuaín igual anunciaba que la tarde para Kameni, el meta españolista, no iba a ser muy tranquila. Sin embargo, esa primera mitad nos enseñó que el Real Madrid no jugará excesivamente para que brille un jugador en especial, en este equipo cualquiera podrá llegar al área, hasta Metzelder, que estuvo a nada de abrir el marcador pero voló el balón frente a la portería desguarnecida del local.

Granero hizo el primero para el Madrid en jugada sensacional de pared con Kaká, el mejor de la cancha, y así pasó a la historia del estadio Cornellá como el primer anotador en el inmueble.

Corrían 30 minutos y en ese momento el juego estaba sentenciado a pesar de no ser mucha la ventaja, pero la superioridad táctica del Madrid estaba de manifiesto en la cancha. Espanyol tuvo dos aproximaciones pero nada que Casillas no pudiera evitar.

La segunda mitad siguió un proceso similar, pero en la banca merengue estaban preparadas aún varias sorpresas, pues Raúl y Ronaldo esperaban ansiosos el momento de entrar a la cancha.

Kaká desbordaba ya por la derecha y era imparable a pesar de no jugar a un ritmo exigido, simplemente su manera de tocar la pelota y de medir los tiempos y ritmos para repartir juego, lo hace un jugador diferente a todos en el mundo.

Con Cristiano Ronaldo ya en la cancha, Kaká hizo un jugadón dentro del área y Guti, de actuación discreta, mandó un mensaje al banquillo de Pellegrini al rematar el pase de Kaká y poner el segundo.

La sentencia estaba dictada pero el jugador más seguido en el mundo quizás, ese que entra y le silban y aprietan por cualquier situación, habría de estampar su firma con jugada personal dentro del área ya cuando el tiempo indicaba que los gladiadores debían retirarse.

Ese último suspiro de tiempo de juego fue aprovechado por Cristiano Ronaldo que hizo el tercero y dejó las cosas claras, y además pone al Madrid en la cima de la Liga con esta goleada que dejó ver el potencial que podría llegar a tener este equipo una vez que sus piezas terminen de conectarse.

La parte de juego en conjunto la deberá trabajar el Ingeniero Manuel Pellegrini, pero hoy se vio un intento de equipo donde sus estrellas no sólo lucen por su elegante fútbol, sino que tienen una labor de trabajo dentro de la cancha, y no es justamente la de correr como locos por todos los balones, simplemente está para servir al equipo. Los detalles de elegancia, eso sí, corren por su cuenta.

Real Madrid en pleno ascenso, borró al Espanyol.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

5 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *