Su mejor decisión: Renunció al Guadalajara

Era demasiada tolerancia. Ya lo habíamos comentado en textos anteriores que Paco Ramírez no tenía con qué ser el director técnico del Guadalajara, pero ¿quién es el responsable de esto?  Sí, acertó usted, el señor Jorge Vergara, mandamás del equipo, que si bien ha intentado hacer las cosas correctamente en este club y algunas las ha hecho muy bien, cuando se trata de directores técnicos, parece no tener idea clara de elección. Elige mal, o peor aún, deja ir a algunos que valían la pena, caso José Manuel Chepo de la Torre, caso Efraín Flores, y otros.

Parecía que el tema de continuidad, que no se le da a Vergara, lo iba a poner en marcha, y era Paco Ramírez el elegido para este proyecto. La pregunta era, ¿por qué él? ¿por qué alguien sin experiencia dirigiendo profesionalmente? No lo sabemos, quizás son muy amigos o compadres, pero era lamentable ver a Ramírez con una presencia apagada, seca, sin vida en la banca del equipo más popular del país.

Ayer sábado le metieron cuatro goles a cero en la cancha de San Luis y ya fue demasiado. Un triunfo, cuatro derrotas este torneo y la peor defensa, han recibido 18 goles. Mala, malísima la gestión de Paco Ramírez al frente del equipo.

Puso la renuncia en la mesa y el Consejo de Fútbol del Club Guadalajara la aceptó simplemente porque no había nada más que intentar con Ramírez, que su único logro fue ganar el clásico en su jornada de debut el torneo pasado, y si analizamos, esa victoria vino solita pues el América andaba mal, y ese torneo Chivas, seamos honestos, venía aún con la inercia del equipo que había dejado Efraín Flores y que Arellano tomó sólo un juego y lo corrieron para traer al hoy ex técnico del Guadalajara. ¡Terrible manejo!

Yo sí le quito méritos a Paco Ramírez, no ha hecho nada en su vida como director técnico, siempre ha sido el «asesor» de los seleccionadores, pero por favor, señores del Guadalajara, ¿a quién le cupo en la cabeza que este señor podría darle algo al equipo?

El problema con el Venado Medina acusa poco control sobre los jugadores. La misteriosa renuncia a la capitanía de Ramón Morales, ícono del equipo, quien por cierto en sus palabras de explicación del caso se notaba que estaba leyendo, mal por cierto, y ni siquiera sus propias palabras pudo exponer, triste en verdad.

Ahora se habla de Fernando Quirarte para sustitutir a Ramírez, quien ha tenido una carrera no muy larga pero ya fue campeón con Santos Laguna hace algunos años. Además es referente del equipo, eterno líder en la defensa durante la década de los 80’s. Es una opción viable.

La otra y considero óptima, es el regreso de Efraín Flores al banquillo rojiblanco, pero señores, que eso suceda significaría que el señor Vergara acepte que se equivocó rotundamente en correrlo en su momento. Como sea Efraín ha seguido en el Club trabajando y conoce a la perfección a los jugadores.

Paco Ramírez pasó sin pena ni gloria en el equipo tapatío y no entendemos cómo es que se acomodó en el banquillo de Guadalajara, pero lo que sí me queda claro es que no tenía con qué llevar las riendas del equipo, no había posibilidades de que lograra cosas importantes porque simplemente no tenía los elementos para hacerlo, porque nunca lo ha hecho y con todo y eso le dieron la oportunidad. Algún día debía tenerla, pero señores, no en este equipo. Quizás en otro de menor jerarquía.

Guadalajara sin técnico hoy está mejor que ayer, y se espera que esta semana se anuncie al nuevo líder de la banca, que seguramente será una opción mejor, quien por si fuera poco no era aceptado por la afición del equipo. Su renuncia es la mejor decisión que ha tomado desde que se sentó en la banca del equipo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

3 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *