Cosas del destino…

Los dimes y diretes se han hecho presentes desde antes que Samuel Eto’o y Zlatan Ibrahimovic intercambiaran equipos. Esta historia tiene mucho de previo y curiosamente hay situaciones similares en cuanto a la preferencia de los entonces directores técnicos de cada uno.

De todos es sabido que Eto’o no era del gusto de Josep Guardiola. El torneo anterior donde el Barcelona ganó todo, Samuel Eto’o tuvo una temporada muy buena, quizás no brillante como otras pero fue fundamental en el juego contra el Manchester United en la final de la UEFA Champions League.

Eto’o además era uno de los consentidos de la afición culé, pues su historia es muy peculiar. Eto’o pertenecía al Real Madrid pero nunca tuvo la oportunidad de consolidarse ahí. Pasó por el Mallorca algunos años y curiosamente este camerunés se encargaba de lastimar la meta merengue y en el Bernabéu. Parecía que tenía cierto sentimiento en contra del equipo al que pertenecía pero que por uno u otro motivo, no le fichaba de manera definitiva.

No mucha gente sabe que en el año de 1997 lo llama el Real Madrid y debuta en la Primera División española el 5 de diciembre de 1998 en el partido RCD Espanyol 0-0 Real Madrid. Aunque a mitad de temporada se marcha en calidad de cedido al Espanyol, ése es el único partido de liga que disputaría Eto’o esa temporada, ya que con los Periquitos sólo disputaría partidos amistosos. A pesar de todo, esa temporada Eto’o consiguió proclamarse campeón de la Copa Intercontinental con el Real Madrid (1998).

El poco interés del Madrid por fichar a Eto’o, teniéndolo en su posesión, fue mucho tiempo un golpe fuerte para el camerunés que ha sentido el rechazo del equipo merengue. Hay quienes hablan de discriminación hacia el jugador de color, pero es un simple rumor de esos que abundan en el mundo futbolístico.

En el año 2004, Eto’o y el Barcelona dieron la nota justo cuando el equipo culé lo compró. Dicen que hubo muchas negociaciones y hasta un tercero en discordia, pero la realidad es que Eto’o marcaría su camino y su vida futbolística en el Fútbol Club Barcelona.

Samuel Eto’o fue toda una maravilla jugando para el Barça. Dieron en el clavo y le pegaron justo donde le dolía al equipo madridista, pues su peor verdugo ahora fichaba con el enemigo, con el rival de siempre, el Barcelona.

Los logros llegaron rápido. En 2005 ganó la Supercopa de España. La liga el siguiente año y también la Supercopa de España nuevamente. En 2009 ganaron la liga y la Copa del Rey. En el ámbito internacional ganó con el Barcelona la UEFA Champions League del 2006 y la más reciente del 2009.

Eto’o dio al Barcelona muchas alegrías, sobre todo al anotarle al Madrid casi en todos los juegos que disputaban. Realmente es su equipo favorito para marcarle goles.

Bueno, pues Eto’o hoy y después de todo esto fue vendido al Inter de Milán y el cambio se dio entre mucha polémica pues se habla que Guardiola definitivamente no lo quería en el equipo, ¿por qué? sólo Pep lo sabe, y es respetable, pues él es el director técnico. En la transacción apareció el nombre de Zlatan Ibrahimovic, uno de los grandes ídolos del Inter de Milán, un jugador fantástico de clase mundial, sueco de nacimiento y virtuoso con el balón en los pies.

Su conducta es la que lo ha hecho parecer un jugador irreverente y en ciertos momentos problemático, pero su gran fútbol y su individualidad lo han catapultado a la élite de los jugadores más importantes del mundo.

Zlatan es hoy jugador del Barcelona. Su ex director técnico, José Mourinho, apenas ayer comentaba que el fichaje de Ibra al Barcelona era lo mejor que podía pasarle al Inter, pues ve en Eto’o un jugador más completo en todos los aspectos. En fin, la polémica sigue y justamente el destino los pone  frente a frente al encontrarlos en el primer encuentro de la fase de grupos de la Champions League.

Inter y Barcelona se verán las caras hoy en el estadio Giuseppe Meazza de la ciudad milanista. Zlatan regresará al campo que le vio grandes jugadas y lo vio ganar tres Scudettos con el Inter y dos Supercopas de Italia con el Neroazzurro.

Hay quienes se atreven a asegurar que el fichaje de Eto’o será en porcentaje de más provecho para el Inter que el de Ibrahimovic al Barcelona, debido a las cualidades de equipo de cada uno. Ibra es un jugador que gusta lucir de sobremanera en las canchas y Eto’o quizás es más jugador de equipo y a eso suma su gol y potencia que es impresionante.

Guardiola decidió y las cosas se hicieron a su manera. Ibra es un crack y deberá demostrar que todo esto que se dice son dimes y diretes, y que el accionar de Eto’o no será reclamado por la afición culé. Eto’o por su parte seguramente querrá dejar claro que aún es un jugador confiable, y el mensaje tiene nombre y destinatario: Josep Guardiola.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *