Es la más hermosa

¿Qué pasaría si fueras aficionado a los deportes, que cada noche tuvieras la necesidad de informarte y que además lo hiciera alguien que fuera tu amor platónico?  Sí señores, lo confieso: últimamente he caído en cuenta que tengo cierto colapso cada vez que veo o escucho a Adriana Monsalve, conductora de ESPN.

Para aquellos afortunados que cuentan con algún formato de televisión de paga, o que han visto el noticiero nocturno Sportcenter, y que han tenido la dicha de toparse con Adriana Monsalve, sabrán de lo que les estoy hablando.

Probablemente habrán experimentado una sensación de comodidad, de atracción hacia la locutora. Pero lo mío es ya algo descarado. Desde que la vi por primera vez (qué cursi, jajaja), me llamó la atención.  Ahora que le pongo más atención y me gana la pasión.

Todo transita porque la señorita sabe, conoce, le gusta y disfruta lo que hace: hablar de deporte.  Con todo eso, cómo no íbamos a volvernos locos.  Dentro de sus cualidades está la improvisación y la voz imponente que tiene. De su voz, también podríamos hablar con mucho… detenimiento, pero les dejaremos la cosquillita, para quienes no la conocen.

Adriana nació en Caracas, Venezuela; ahí estudió la carrera de comunicación. Empezó su prodigiosa aventura en la televisión en Venevisión TV de Caracas.  De ahí emigró a los Estados Unidos en busca de consolidarse y lo logró en la televisión de Orlando, primero en Azteca América (canal 21) y luego en Telemundo Orlando, donde despegó totalmente. De ahí fue contactada por ESPN y llegó para quedarse.

Siempre ascendiendo, siempre impactando con su figura llamativa. Y su voz, ¿ya hablamos de su voz?

En fin, dejo aquí constancia de mi declaración de amor y admiración hacia una exitosa conductora de deportes.  Si usted conoce alguna otra, o alguien que le atraiga como Adriana a mí, es bienvenido a externarnos su opinión y  sentimientos.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

10 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *