Tuquita y Chelón, tablas y troncos

Después de empatar el partido que el maldito destino les hizo jugar y enfrentarse mutuamente, Tuquita y Chelón se fueron al café de siempre. Hablaron del encuentro, de los aciertos o errores que cometieron. Rieron a carcajadas de la apuesta maquiavélica que pactaron por debajo del agua antes del encuentro. (Dicha apuesta consistía en que cada uno alinearía su mejor tronco y el que más luciera en la cancha hacía ganador a su técnico). Las risas acabaron cuando Tuquita presumió ser el ganador y le cobró la apuesta al Chelón.

-Págame cagajo, gané.

-Estás muy equivocado, gané yo.

-¡Estás peguejo!, mi tronco fue como un oyamel en la cancha.

-No me insultes, que me pones sensible.

-Cagajo, está bien.

-Mi tronco fue como un abedul, un abedul pelón. Se movió por todos lados, brincó y bailó como loco, hasta centros y clases de lucha libre…

-Mi oyamel es karateca, maestro en clases de respiración y ya no se come los mocos, INGAO. ¡Gané!

Siguieron con la discusión, que a final de cuenta no llegó a ningún término porque Tuquita se puso agresivo e hizo llorar a Chelón. Para su infortunio (paradójicamente provechoso) entró Chuy Martain, muy, pero muy enojado, al café y se dirigió hacía ambos. En un hecho inédito se uniría a ellos para combatir a lo que él llamaba las “fuerzas del mal”.

-Mi estimadou Tuquitois y mi estimadou Shelong

-Chelón, soy Chelón.

-Shelón o como sea. Vengo muy herido de que me hayan humillado en la casa mía. Una pandilla norteña a venadear mi portería vino. Shelón, sé que la próxima semana a la pandilla vas a enfrentar y  quiero pedirte que les ganes, los humilles.

-Lo haré con mucho gusto, pero por mis propias convicciones y principios. Me aguanto las lágrimas, porque no las mereces Chuy Martain. Esto no lo haces de buena fe, algo quieres.

-Sí, que los humilles. Y a ti Tuquitois quiero pedirte que le ganes a las chiveries de Vergaradoux. Últimamente ese hombre me ha robado la imagen en cámaras y se habla más de sus tonterías que de las mías… y eso no lo soporto. Así que gánale.

-Uta madre, cagajo, lo haré con mucho gusto, pero por orgullo propio. Peguejo Martain, algo quieres.

-Sí, que los humilles.

Tuquita, Chelón y Chuy Martain planearon las estrategias a utilizar. Saben que con los abedules luchadores y los oyameles karatecas  no podrían combatir a la pandilla de forajidas y las chiveries de Vergaradoux. Chuy Martain se fue, no sin antes pagar la cuenta. Apenas salió del lugar y Tuquita y Chelón se soltaron en carcajadas.

-¡Peguejo!, jajajajaja.

-Quiero llorar…de alegría, jajajaja.

Lo que Chuy Martain no supo es que Tuquita y Chelón ya tenían un arreglo con los forajidos de la pandilla y con Vergaradoux.

-Todos contra Chuy Martain.

-¡Peguejo!, jajajajaja.

Las risas terminaron cuando Tuquita le mentó la madre a Chelón para cobrarle de nueva cuenta la apuesta –que según él- le hizo ganar el oyamel karateca. Chelón no dejó de llorar toda la tarde defendiendo a su abedul luchador… y pelón.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

  1. Miguel Sánchez viernes 2, octubre 2009 at 1:07

    Jajaja. Así, entre cuates, debería ser nuestro futbol. Estuvo de lujo, Elías. Felicidades.

  2. Elías Leonardo viernes 2, octubre 2009 at 18:01

    Bueno en realidad así es nuestro fútbol, pero en las altas esferas, entre cuatachos…

Your email address will not be published. Required fields are marked *