¿Cuál es el miedo?

Algunas preguntas frecuentes que nos hacemos como aficionados a la hora de que se contrata al director técnico encargado de tomar las riendas de nuestro equipo favorito son las relacionadas a quién es, qué ha hecho, cuáles son sus logros y a qué juega. ¿Con base en qué se mide el éxito o la capacidad de un director técnico? Sin duda la respuesta más inmediata son los resultados. El mejor argumento para justificar el éxito de un técnico, que no estratega, es acudir a su tabla de cocientes (numeritos) y comprobar que tenga más triunfos que empates o derrotas, en ocasiones sin tomar en cuenta los goles a favor o en contra. Todo se aplica a una media aritmética que si rebasa el 50% indica que el técnico es productivo.

Afortunadamente no todas las elecciones o decisiones son así. Por ejemplo, hay equipos que apuestan a dar primeras oportunidades y jugársela con procesos, ya sea a mediano o largo plazo, que darán resultados. Apuestan por identidad, calidad y espíritu triunfador. Apuestan por el juego del fútbol, por la colectividad, por las fuerzas básicas. Apuestan por la renovación constante, por el hacer muy por encima del no hacer.

Muchos comentarios se han suscitado sobre la llegada de Raúl Arias a Guadalajara. Comentaristas se refieren a él como un técnico exitoso, ganador y triunfador. ¿Les cae? El señor ha ganado un título con Necaxa y dos subcampeonatos, uno con los Rayos y otro con San Luis, además de un tercer lugar en el Mundial de Clubes y un descenso con el Necaxa. Lo peor del asunto es que cada vez que lo mencionan se hace referencia a sus más de 11 años en el banquillo. ¡Un título en más de 11 años!

Como el caso de Arias se han citado a Rubén Omar Romano, Luis Fernando Tena, José Luis Trejo y Fernando Quirarte como técnicos exitosos y ganadores. Si la memoria no nos falla, ninguno de ellos se caracteriza por ser ofensivo o espectacular. En el caso de Luis Fernando Tena ha ganado dos títulos en más de 15 años como técnico, Romano ni siquiera uno ha ganado y miren que junto con Trejo han transitado por casi todos los equipos de Primera.

Casos paralelos son los referentes a Enrique Meza, Manuel Lapuente y Víctor Manuel Vucetich, que están probados y sin queja en contra. Pero más destacables son los nombres que figuran en las nuevas generaciones de técnicos, y estrategas, que sí deben ser valorados como exitosos y triunfadores (sin necesidad de tablitas y numeritos) por sus logros futbolísticos en tan breve lapso de tiempo. Un caso es el de José Manuel de la Torre, que ya ha ganado dos títulos, uno con Chivas y otro con Toluca, en menos de cinco años como técnico. Otro caso es Daniel Guzmán, que se la ha rifado salvando equipos muertos y ha hecho protagonistas a otros con lo que tiene a la mano. Basta recordar que salvó a Veracruz y a Santos, ganando un campeonato con éstos últimos y logrando un subcampeonato con los Tecos. José Guadalupe Cruz debuta y debuta jóvenes en el Atlante, haciendo de éste equipo un ejemplo de buen fútbol pese a lo limitado de los planteles que le tocan. Ya tiene un título con los azulgrana.

Y el ejemplo más claro de los últimos tiempos es Josep Guardiola con el Barcelona. En su primera temporada como técnico ganó la liga, la Copa del Rey, la Champions League, la Supercopa de España y la Supercopa de Europa, jugando de manera excelente al fútbol. Con Guardiola, el Barcelona aplicó la fórmula 3G: gustar, ganar y golear. ¡Y de que forma!

Todo lo anterior para resumir en una pregunta ¿por qué volver a las fórmulas reiteradas y desgastadas de siempre en lugar de apostar a la renovación, que como consecuencia generan procesos que a la postre derivan en muy buen fútbol? En Puebla apostaron por Sánchez Solá y en menos de dos años salvó al equipo, lo alejó del descenso y lo llevó a semifinales, a pesar de las limitaciones de su plantel. América apostó por darle la oportunidad a Jesús Ramírez, que no había dirigido en Primera División, y hasta el momento ha salvado a las Águilas del descenso, les regresó el gol y el buen fútbol. En el olvido está Alfredo Tena, que tiene dos títulos en Primera: uno con Santos y otro con Pachuca; que por cierto apostó por Rivarola y no lo está haciendo mal.

Les pregunto ¿en verdad Arias es un técnico exitoso, triunfador y ganador?, ¿hay que volver a los técnicos de siempre? Según ustedes ¿a qué le tenemos miedo para renovar el fútbol? Si eres aficionado indio, jaguar, zorro o puma no te preocupes, seguramente el próximo técnico de tu equipo saldrá de estos nombres: José Luis Trejo, Rubén Omar Romano, Luis Fernando Tena, Ricardo La Volpe, Eduardo de la Torre o Isaac Mizrahi.

1 comentario

  1. Miguel martes 22, septiembre 2009 at 16:37

    buen articulo, se llega a lo mismo la baraja de entrenadores es muy poca, y siempre son los mismos, y la realidad es que arias es ganador de batallas, pero de guerras, es perdedor de 4 1 osea su efectividad es del 25%???? entonces, no es una gran opcion para vergara que prometio el mejor entrenador del mundo este no lo es, deberia de haber traido a pep pues en %%%% es el mejor de la actualidad 100% de 100% en todo lo que jugo………..claro el futbol es otro, pero aqui en mexico son demasiados exagerados en dar un cambio de entrenador pues ahorita…no hay alguien que digas, ese nos va a sacar campeones……..el sistema de competencia……y los torneos cortos……no pueden hacer equipos ganadores como en europa, un manchester, un madrid, un inter, un barcelona………es dificil………en fin……arias……a mantener la chamba……con puntitos y futbol…………a no perder….

Your email address will not be published. Required fields are marked *