En busca de la tranquilidad

El Real Madrid ha vuelto a ganar en la Liga española y suma ya cinco juegos ganados de cinco disputados. Esta tarde derrotó por tres goles contra cero al Tenerife y fue más complicado de lo que supone el marcador, pues fue hasta los segundos 45 minutos que el panorama se abrió para los Merengues.

Como siempre que un juego está tan cerrado, debe haber un jugador que cambia el juego y esta ocasión, en efecto, salió de la banca pero no fue justamente un jugador típico de relevo, sino que al gran Kaká le tocó rotar y fue hasta que él ingresó al campo que el Madrid volvió a funcionar.

Manuel Pellegrini entendió que olvidar las bandas no era opción y abrió el juego, entró Kaká e hizo brillar a los demás. Fue así como Benzema se despachó con dos goles, tuvo otro más y Kaká hizo el tercero que sentenció el juego por completo. Un tiro desde afuera del área, sensacional, un disparo potente, colocado y que terminó en el fondo para darle forma a un marcador que estaba poniendo nerviosos a más de uno.

Esto ha sido una constante en este Real Madrid, que de repente se complica la existencia pero que siempre tiene, en la cancha o viniendo de la banca, a la figura que da ese toque de calidad e inteligencia que hasta el momento a Manuel Pellegrini le han resuelto ciertas complicaciones.

Sigo insistiendo en que a este Real Madrid le falta conjunto pero al momento han tenido la paciencia para no desesperarse y sobre todo, han tenido los jugadores para sacar los juegos adelante, a veces hasta con margen grande en el marcador pero no por eso dejamos de señalar que aún le falta mucho para consolidarse como equipo y que su juego sea el de un relojito que marcha a la perfección en tiempos y ritmos.

Hoy fue Kaká quien cambió el juego y Benzema se destapó al fin. A mitad de semana fue Cristiano el que brilló y así van dándose los resultados perfectos hasta el momento, sin embargo las individualidades siguen siendo el fuerte de este equipo que puede enorgullecerse de sus contrataciones, pues para eso los contrataron, pero la realidad es que aún tienen mucho por mejorar como conjunto.

Las rotaciones son importantes y aunque son entendibles a Kaká no le gustó quedarse 45 minutos en la banca y a Ronaldo le disgustó salir antes de terminado el juego. Éstas son cosas de estrellas quizás y seguro Pellegrini sabe el cómo, cuándo y por qué rota a sus jugadores. El miércoles la Champions regresa al Bernabéu. El Madrid recibirá al Olympique de Marsella y está asegurado el lleno desde ahora así como la titularidad de los nuevos galácticos desde el inicio.

El Madrid vuelve a ganar en la Liga y no cesa en la búsqueda de un juego que le sustente 90 minutos de tranquilidad. Al momento, ahí la llevan…

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *