Pumas y Chivas: sin ton ni son

Un partido infumable resultó del juego entre Guadalajara y Universidad.  A las doce del día, Ciudad Universitaria estaba preparada para ver un espectáculo digno de dos rivales, que en los últimos años han entablado una relación poco amistosa y de una pasión que crece cada vez más.

Sin embargo, las acciones de las escuadras se fueron guiando hacia la opacidad. Rescatable fue en algún momento las llegadas de los Pumas, que sin lugar a dudas, controlaron de principio a fin el rumbo del balón. Las Chivas, en cambio, se agruparon atrás cerrando espacios, aunque en realidad no lo consiguieron en su totalidad.

Los errores de la defensa tapatía le dejaron el poder de decisión a la delantera defeña, que nunca consiguió resolver de manera correcta, salvo el gol de Jehu Chiapas al inicio del primer tiempo. Fue hasta el segundo lapso cuando las Chivas lograron, por un momento, mantener a los Pumas dentro de su terreno. Fue ahí cuando Javier Hernández rosó un balón que había pateado fuertemente Xavier Báez y se deslizó hasta las redes de Universidad.

Así quedó el partido, dejando atrás al buen fútbol. Con Américo Scatolaro en el banquillo, las Chivas jugaron incluso peor que el partido de debut de Raúl Arias, donde por cierto terminaron sacando el resultado. Los Pumas se contagiaron de lo gris de sus rivales y ni siquiera los regaños del Tuca Ferreti hicieron que se concentraran a la hora de definir, fallando situaciones claras, terminando en lo ridículo.

¿Qué será lo que pasará en las filas de ambas escuadras? ¿Se terminará la segunda etapa de Ferreti al frente de la Universidad? ¿Cuánto tiempo aguantará Arias como DT tapatío?

Las preguntas que posiblemente no tengan respuesta. Por lo pronto se llevan cada uno un deslucido empate que los sitúa en la parte baja de la tabla. Chivas en 15° y Pumas en 16°, y en sus grupos 4to y 6to respectivamente.

Ni siquiera el factor Rafael Lebrija causó efecto en el conjunto de Jorge Vergara. Guadalajara, antes ofensivo, se resguarda en su área, dejando toda la tarea a la defensa, que hoy dejó todas las dudas posibles en la mente del resultadista Raúl Arias.

A Pumas no le ayudó ni el horario, ni el público que acudió como en los buenos tiempos.

Estamos viendo la peor etapa de los dos equipos grandes, en los últimos tiempos. El futuro inmediato tampoco promete grandes cosas y la realidad es dura, gris. Definitivamente Pumas y Chivas no tienen ni ton ni son en su andar por el Apertura 2009.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *