Deberíamos aprovecharlo

Hoy, para no variar, se jugó otro partido amistoso entre los suplentes de la Selección Mexicana y los suplentes de otra selección. El beneficio, como siempre, no fue otro que algunos miles de dólares de ganancia para la empresa organizadora y para la Femexfut.

Les digo que el marcador terminó 2-1 a favor de los colombianos. Giovanni Moreno y Carlos Darwin Quintero, con descuento de Paul Aguilar. Jackson Martínez, pretendido hace poco por San Lorenzo de Almagro y con supuesto interés del América, falló un penal. El resumen se los adelanto porque a fin de cuentas es lo de menos. Sí, lo menos importante de los juegos amistosos del Tri en Estados Unidos es el fútbol.

No importa si gana, si pierde, si anota, si juega bien o si juega mal. Hasta resulta ridículo que en los grandes medios se pierda tiempo en debates bobos del tipo de si es justificado que Aguirre convoque a Jonathan Dos Santos o si tiene trascendencia que Corona arranque como titular.

Señores, no importa. Vaya, ante la derrota inminente, Aguirre estaba sentado, tranquilo, con la pierna cruzada, sin preocuparse por nada más que por regresar lo antes posible a México para pensar en lo que interesa, el próximo partido por eliminatorias.

El sentido real de estos partidos, y no descubro nada que nadie no sepa, es ganar dólares. Entonces si todos sabemos eso, no perdamos tiempo discutiendo si jugaron bien, mal o regular. ¡No importa!

Los paisanos que han tenido que dejar su tierra por la miseria que impera en este país, tienen un buen pretexto para reunirse, verse, sonreírse, saludarse y disfrutar de una especie de fiesta mexicana justificada por la presencia de un equipo vestido de Selección. Ellos, así como los que vemos el partido desde este lado, no se engañan. Saben que no verán al equipo titular, que no verán grandes partidos y que no verán el buen fútbol que merecerían por el alto costo de los boletos. Sin embargo, también saben que a los alrededores del, en este caso Cotton Bowl, habrá bandas de música norteña, funciones de Lucha Libre, puestos de comida mexicana, juegos mecánicos y varios detalles que te hacen sentir en tu país al menos por unas horas. Sinceramente los entendemos. Así somos. Nos gusta juntarnos, celebrar, brindar y divertirnos. Mucho más si la gran mayoría han sido obligados a un destierro a disgusto a cambio de una vida un poco menos sufrida.

Y por estos lados la cosa no es muy diferente. Insisto, ya sabemos que no veremos un gran juego. También sabemos que eso no nos importa. Lo que sí sabemos es que el evento igualmente sirve como irrefutable excusa para reunirnos.

Camino a mi casa, minutos antes del inicio del partido, hice una escala obligada en el Oxxo de la esquina. ¿Qué me encontré? Una interminable fila de alegres vecinos comprando lo necesario para disfrutar el juego. Chelas, refrescos, botanas y cigarros no faltaban en la bolsa de ninguno. Varios aún vestidos de traje, inconfundible signo de una oficina en sus horas previas. Otros, con gran orgullo, ya con la verde como si se prepararan para un partido de Mundial. Los tenderos felices, y no era para menos, también recibían ganancias inusuales para un miércoles por la noche.

Septiembre nos trajo alza en los impuestos, gobernantes cada vez más empequeñecidos en sus puestos, así como deslucidas fiestas de Independencia desde lo simbólico aunque espectaculares en cuanto a (peligrosas y desorganizadas) funciones luminosas. Aún así, hoy hubo reuniones mexicanas por todos lados, aunque sabíamos que poco nos interesaba el motivo.

Este 30 de septiembre, último día del mes patrio, me enseñó que cada vez nos interesa menos la Selección, pero cada vez nos gusta más tener pretextos para sentirnos mexicanos.

Deberíamos aprovecharlo para algo más positivo…

3 comentarios

  1. Sergio Sánchez jueves 1, octubre 2009 at 10:04

    Al final el resultado y el juego terminan siendo lo menos importante.
    Ayer Aguirre nos transmitió eso y queda la misma pregunta de siempre que el TRI juega amistosos en Estados Unidos…¿para qué?

    Saludos Jairo, acá le seguimos, chauu.

  2. Miguel jueves 1, octubre 2009 at 11:51

    Bueno la unica, necesidad de jugar en usa es por los verdes, lo mismo era ganar o perder, desde que aguirre hizo la lista (que mas bien la hizo nestor), era para cumplir, los medio acomo en el campo y a jugar, no si vio un juego de equipo, mas individualidades que otra cosa, pero se perdio, igual se hubiera ganado, y las televisoras dueñas de los derechos hubieran una fiesta, por haberle ganado a la seleccion B de colombia, en fin lo unico rescatable de esto para mi fue braulio, que le echo ganas y que quiere seguir en la lista, y como comentas jairo muchos programas hasta se estaban discutiendo sobre que te dejaba el partido, si chicharito, que el avion, que corona, que jona para presidente…bueno una serie de cosas, que ni al caso, pues la lista de 18 para el salvador y T&T solo sale gio y entra marquez……osea aguirre, ni se la quiebra, tiene su grupo tan compacto, que no se va a arriesgar a convocar 6 y sacar 6, por que traicionaria lo que ha predicado con el grupo, por ahi el unico que esta en la cuerda seria saba, por la lesion y que cuando lo puso de titular simplemente no funciono, por ahi y entra cacho…pero no mas…………seguiria con la misma base hasta el mundial, por ahi su tercer portero va a ser el conejo, y los 4 jugadores que faltan seria una seleccion de aqui a los 2 meses antes del mundial que pidio aguirre, osea los que esten en mejor momento, o que se necesiten para cumplir ciertas funciones en el campo…..saludos….

  3. lachi lopez jueves 1, octubre 2009 at 12:48

    Es cierto; el mexicano noble que no tiene otra clase de diversion, se deja ir por la mas facil, TELEVISA lo sabe perfectamente y de ahi saca carretadas de dolares. Es mas declino hacer el mundial de 2022, porque la plata esta en USA, calculando unos 50 millones de mexicanos

Your email address will not be published. Required fields are marked *