Qué raro verlo ahí

Que raro me resulta ver un festejo en el Real Madrid cuando cae un gol y no ver el 7 de Raúl González por ahí. Normalmente era el festejado o quien llegaba a felicitar al respectivo anotador, sin embargo este año esa estampa está desapareciendo y todo parece ser una ley de vida. El final de la carrera de Raúl González quizás esté tocando a su puerta y seguramente el jugador merengue lo empieza a reflexionar.

Este miércoles el Real Madrid venció al Olympique de Marsella en juego correspondiente a la segunda jornada de Champions League y jugado en el Santiago Bernabéu de la capital española. Raúl jugó los últimos 16 minutos cuando ya todo estaba definido.

Curiosamente el juego se le complicó de más al equipo merengue y tuvo que ser Cristiano Ronaldo quien abriera el marcador. De ahí la luz se hizo y el Madrid definió hasta con facilidad finalmente este duelo con marcador de 3–0 para los de Manuel Pellegrini.

Ronaldo salió lastimado y entró… Higuaín. Raúl veía ansioso el juego y su mirada denotaba desesperación por pisar un buen rato la cancha. Higuaín ingresó y Raúl continuó en la espera. Salió Kaká, todo definido, y entró Raúl quien apenas tocó el balón y cuando lo hizo recuperó uno perdido y puso el cuarto gol, pero el Pipita no pudo definir. Raúl pesó en esa jugada y nada más.

Resulta triste ver al jugador emblema del Real Madrid en estas circunstancias, pero la vida así legisla y parece que a Raúl le ha llegado el tiempo de entender que su momento y su puesto, tienen ya nuevos nombres y protagonistas que están siendo benéficos para el equipo. Esto no quiere decir que él no lo sea, pero sí condiciona mucho su tiempo de juego en cada partido.

Lo peor del asunto es que cuando el Madrid no veía claro, sobre todo en los primeros 45 minutos, poca gente se inclinaba por el “7“ blanco, se pensaba quizás en la entrada de Higuaín y así fue a final de cuentas.

El ingreso de Raúl al campo de juego fue entre aplausos y reconocimiento de la afición, que a pesar de sentirse mal, ante la situación que vive el famoso Ángel de Madrid, también demanda ver más tiempo en el terreno de juego a las nuevas «contrataciones bomba» que este año Florentino Pérez trajo al equipo.

A esto le sumamos que Cristiano Ronaldo ha estado molesto por salir de los juegos 10  minutos antes de que terminen. ¡Nadie quiere salir! La banca tiene que esperar a que sea necesario realmente un cambio táctico que les permita ingresar a la cancha.

Las rotaciones que está haciendo Manuel Pellegrini suponen que hoy le tocaba a Raúl quedarse en la banca, pero la realidad es que no tiene cabida sobrada en el once titular de Pellegrini, y a pesar de que el Ingeniero ha hecho un buen manejo de rotaciones, lo cierto es que Kaká, Cristiano, Benzema y Xabi Alonso, hoy son más titulares que Raúl e Higuaín mismo, quien incluso, se ha convertido en la primera opción de cambio para Manuel Pellegrini cuando hay que modificar al frente.

Ni hablar, los años no pasan en balde y las noches gloriosas de Raúl en Champions parecen que empiezan a ser un bello recuerdo para los fanáticos merengues. Sin embargo, su profesionalismo y calidad está demostrado, y no nos extrañe que en esta Copa de Campeones sea Raúl el que le de un triunfo grande al Madrid que a veces, con todo y sus “nuevos galácticos”, parece apoyarse en la historia del Club y por ende, en los históricos con vigencia. Uno de ellos y quizás el último héroe, es Raúl González…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *